Bienvenido. Eres el visitante No.

Mr. TRUMP Y Mr. HIDE.

El bondadoso Dr. Jeckyll y el sociopata Mr. Hide convivían en la misma persona como sugiere su creador Robert Louis Stevenson, pero fue la pócima que bebió el generoso médico la que exaltó el lado obscuro y tenebroso de su personalidad, haciendo aflorar a Mr. Hide en cruentas noches de furia. Por fortuna la fórmula se perdió, pero no sus efectos. Ahora sin química alguna, el Mr. Hide interior emerge y el “yo” bueno y malo flotan como icebergs a la deriva prestos a colisionar con quien sea. En este punto es necesario advertir, que este trastorno de la personalidad proverbial entre los políticos latinoamericanos, también ocurre entre los políticos al norte del Río Bravo.
En Estados Unidos los “Mr. Hide” suelen estar mas controlados que en México donde están desatados, pues la violencia institucional es muy persuasiva, y existen miles de clínicas para los psicópatas, a pesar de ello también existen norteamericanos “descontrolados” que un día amanecen viendo al mundo y a las personas como “maravillosas”, y al siguiente andan buscando el botón para dispararles todas las bombas nucleares habidas y por haber.
Así es el presidente Donald Trump, tan estable como un castillo de naipes y tan racional como un pollo a medio freír, eso lo sabemos bien los mexicanos que fuimos su bandera electoral, pues ni a China, ni a ISIS les dedicó más criticas que a nosotros. La razón es que simplemente somos “el rival más débil”, es decir aquel al que se le puede pegar a sabiendas de que no contestará, tristemente los mexicanos en EEUU, como los mexicanos en México somos apolíticos y masoquistas, con siglos de malos gobiernos y peores gobernantes hemos terminado por aceptar los malos tratos y los abusos con naturalidad.
Claramente nosotros también tenemos un trastorno de la personalidad, la de ser muy, pero muy listos y astutos cuando nos plegamos totalmente a Estados Unidos, y la de ser al mismo tiempo muy, pero muy pen... tontos, cuando somos incapaces de influir en la política norteamericana, a pesar de que los México-norteamericanos pudieran ser la minoría electoral mas importante de EEUU, cosa que no ocurre porque tampoco hacemos gran cosa por nosotros aquí mismo, en nuestro propio país. No podemos exigir a los mexicanos en el exterior lo que los mexicanos en el interior tampoco hacemos. Esta personalidad apolítica y acomodaticia, es más lamentable que la de Mr Trump y Mr Hide.

Por Antonio Limón López.

FUERO Y DESAFUERO DE LÓPEZ OBRADOR.


Hace unos días, el Congreso del Estado de Baja California votó en unanimidad por la desaparición del Fuero establecido en la Constitución del Estado, y el mismo Congreso presentó iniciativa ante la Cámara de Diputados a efecto de derogar al Fuero establecido en la Constitución Federal.
No es Baja California el primer estado en derogar al Fuero, ya lo han hecho Jalisco, Veracruz, Querétaro y Campeche ¿Pero es esta reforma favorable a los temas mas urgentes de México, como lo son la Democracia abortada y a la siempre presente Corrupción?
Comprendo que es difícil argumentar en favor del Fuero, sobre todo cuando en general los funcionarios que gozan del fuero, sean electos o designados suelen ser personajes de la picarda y la corrupción mexicana, sin embargo el Fuero no fue concebido para proteger a los pillos, aunque estos formen legión, sino para proteger a los políticos verdaderos que a la sazón, son tan escasos.
Sin rodeos voy a citar un buen ejemplo de político verdadero, que sin el Fuero ahora estaría dedicado a sembrar coles y nabos en su finca; me refiero a Andrés Manuel López Obrador, el político tabasqueño que entre 2004 y 2005 fue sujeto a un Juicio de Procedencia, indispensable para despojarlo del Fuero de que disfrutaba como Jefe del Departamento del Distrito Federal, con el propósito de ponerlo tras las rejas acusado de Desacato a la Suspensión decretada por un Juez de Amparo.
Debo advertir, que este no es el momento para juzgar si el Jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador, cometió o no el Desacato, sino para analizar la importancia del Fuero, y la importancia del Fuero solo se puede medir por la importancia del político al cual se quería poner fuera del combate político por la vía de la acusación penal. Así de sencillo.
Durante once meses, México dejó de lado cualquier otro asunto, y se concentró en la épica batalla del tabasqueño, no contra los poderes fácticos, sino contra los poderes formales del Estado mexicano, contra el Poder Ejecutivo representado por el Procurador General de la República que fue quien solicitó a la Caámara de Diputados que se iniciara el Juicio de Procedencia, contra el Poder Legislativo en cuyo seno se debió conceder el desafuero, y contra el Poder Judicial, específicamente contra la Suprema Corte de Justicia de la Nación que terminó haciendo el oso, ya que dijo y se desdijo, quedando en el feo papel de mercenaria política.
Todo un tinglado legal, que al menos en las formas aparentaba la pureza de un juicio llevado en la civilizada Suiza, pero el único problema es que era en la Ciudad de México.
Durante esos fatídicos once meses, Andrés
Manuel López Obrador en plena libertad, lanzó todo el Poder fáctico de que disponía para acusar al Presidente Vicente Fox de que esta era una sucia maniobra para impedir que fuera el candidato de la izquierda en 2006, todos los días hábiles los dedicó a dar al menos una conferencia de prensa donde reiteraba su acusación, y esta conferencia de prensa, se transmitía en vivo y diferida por todo el territorio nacional.

Gracias al Fuero y a sus propios y personales poderes fáctico políticos y oratorios, López Obrador desacreditó a tal punto la acusación ante los mexicanos, que a pesar de que la Cámara de Diputados aprobó el desafuero y Andrés Manuel debió salir de la Jefatura de Gobierno, esto fue solo cosa de unos cuantos días, pues Vicente Fox no soportó la presión nacional e internacional y anunció que la acusación se volvería a analizar por el nuevo Procurador Cabeza de Vaca, ya que Macedo de la Concha renunció a su puesto.
Sin el Fuero, López Obrador habría sido aprehendido a de regreso a casa, le habrían dado “sabadazo” y la historia sería diferente.
Gracias al Fuero, Andrés López Obrador ha sido el actor político mas constante en México, desde 2004 y seguramente será....

Por Antonio Limón López.

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.