Bienvenido. Eres el visitante No.

KIKO VEGA NO SE DOBLA, SE RAJA.


A principios de enero todo México reaccionó indignado, la razón fue el “Gasolinazo” y la displicencia con la que el Presidente Enrique Peña Nieto anunció la medida, ya que la presentó como un asunto secundario al nombramiento de Luís Videgaray como Secretario de Relaciones Exteriores, no se imaginó el presidente el nivel del enojo de los mexicanos ante su superficialidad, y después la indignación se desbordó ante aquel oprobioso discurso del y “¿Usted que habría hecho?.
Los mexicanos ya están hartos de la ratería en el gobierno, a través de los partidos políticos, de los concesionarios de servicios y bienes públicos, hartos del derroche faustoso de los políticos mexicanos, de lo voraz de los empresarios mexicanos adictos al gobierno, a los contratistas de obra pública, a los proveedores rateros de los gobiernos, y no quieren seguir mantenimiento a cuerpos colegiados de pillos, sea la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Senado, la Cámara de Diputados, los Cabildos, los medios de comunicación, las grandes televisoras, los diarios nacionales, los bancos, y tampoco a los especuladores de nuestra moneda. Hemos soportado todo y ellos han hecho de todo para humillarnos y robarnos, porque para ellos todos está permitido y no existe limite.
Pero en Baja California sucedió algo adicional, el Gobernador Francisco Vega de la Madrid presentó en el Congreso de Baja California (en que su grupo tiene mayoría absoluta), una nueva Ley del Agua, que fue aprobada en tiempo “record”, y que fue sometida al Pleno en ausencia de los restantes diputados, cosa que ocurrió a media noche. 
Esto cuando se supo, se sumó a la indignación acumulada por el “Gasolinazo” y se catapultó cuando se conoció que la nueva ley establecía en ella tarifas de asalto en despoblado, y otorgaba al organismo la facultad de privatizar prácticamente cualquier área de ese servicio público.
La indignación fue mayúscula al ser reconocido el gusto incontrolable del gobernador por los bienes públicos en su proceso a convertirse en sus negocios personales, y por las filtraciones de malos manejos en las comisiones estatales de servicios públicos, donde se realizan licitaciones dirigidas en favor de empresarios testaferros del gobernador, como lo son los hermanos Fernando y Castulo Beltrán Rendón, ambos con un historial en los negocios con el Gobernador Kiko Vega, desde el primer año en que se recolectaron mas de ciento veinte millones de pesos para el hospital CRIT de Tijuana.
Los Beltrán Leyva son piezas claves e indispensables para ganar cualquier licitación en los organismo del agua en el Estado, de manera que en prácticamente todas las licitaciones de mas de dos o tres millones de pesos, intervienen para llevarse una tajada compartida con "la superioridad".
Además uno de los regidores del nuevo ayuntamiento panista de Tijuana, Luis Torres Santillán de 37 años, se encuentra siendo procesado en San Diego California, por Lavado de dinero, pues durante la campaña compró millones dólares en compañía de otros panistas tijuanenses, que depositó en cuentas a su nombre, sin que pueda justificar la fuente de esas enormes sumas. 
Ahora sabemos que Luís Torres es amigo, socio y apoderado legal de Fernando Beltrán Rendón, compadre del Gobernador Vega, y camarada político del alcalde Juan Manuel Gastelúm. 
Lo anterior aunado a que el gobierno del Estado orquestó una amplia campaña contra la directora del Semanario Zeta, la respetada periodista Adela Navarro Bello, y contra periodistas de la talla de Dora Elena Cortes y Antonio Heras a quien incluso le armaron en la procuraduría de justicia estatal una oprobiosa acusación penal. Todo esto urdido por el funcionario del área de comunicación Jorge Alberto Cornejo Manzo, quien ante la indignación y los señalamientos, fue obligado a renunciar.
Debo decir, que desde 1989 el Semanario Zeta adoptó una postura de apoyo a los gobiernos panistas, practicamente renunció a su liderazgo político, en aras de darle una oportunidad a los gobiernos supuestamente democráticos que sin embargo, probaron ser una cueva de ladrones, incluso Eugenio Elorduy para proteger a una empresa extranjera, Sempra, en un litigio, expropió miles de hectáreas que fueron indemnizadas con miles de millones de pesos, y que les fueron restituidas a los expropiados no obstante el multimillonario despilfarro.
Sin embargo, nadie se atrevió a hostilizar al Zeta, hasta que llegó Kiko Vega, y con osadía sin par, acosó a los medios, utilizó intermediarios para lavar dinero en su favor, convirtió los organismos del agua en maquinas de hacer dinero para sus fines personales, apropiándose de todas las licitaciones, y finalmente ante las criticas inevitables, optó por tomar revancha bandolera.
Así, la indignación nacional se multiplicó a la enésima potencia en este Estado, ante un periodismo herido, pero honesto que presentó hechos para que la sociedad juzgara, y así Baja California se convirtió en el mismo volcán de 1989, pero ahora los malos son los panistas, las lacras eran y son azules.
Esto no conmovió a Kiko, que seguía insistiendo en su negocio del agua, con empresarios testaferros para apoderarse de una vez para siempre de esos organismos. Sin embargo, las acciones crecientes de la sociedad, en actos de oposición y dignidad, resultaron insoportables para el gobierno federal, que intervino y amenazó a Kiko con auditar cada centavo que le fue proporcionado, y cada licitación pública con ese dinero, y entonces Kiko Vega se derrumbó, se le fue el valor al suelo y presentó a regañadientes una iniciativa para revocar su entuerto.
Es una tristeza que el PAN termine como una partida criminal en el Estado que se abrió a él desde los años sesenta, que llevó al primer gobernador de oposición y que despertó tanta esperanza, y ahora tanta desilusión e indignación. Tantos perseguidos, tanta injusticia soportada, para terminar siendo exactamente aquello contra lo que otros lucharon, y que por fortuna no vieron la estulticia azul en Baja California, .... afortunados ellos.

Por Antonio Limón López
Seamos amigos en Facebook 

¡BARACK OBAMA ES EL VICENTE FOX DE EEUU!



Cada que se compara a un político norteamericano con uno latinoamericano se debe decir: “guardando las debidas proporciones”,  y aquí lo digo. Ciertamente Obama, quien todavía es Presidente de la primer potencia mundial, y Vicente Fox que fue presidente de México, son distintos, pero entre ambos existen muchas coincidencias de carácter y de efectividad como políticos y como jefes de Estado.
En primer lugar ambos lograron hacer campañas presidenciales muy exitosas, supieron despertar simpatías personales y empatía pública, incluso entre los miembros de los partidos políticos contra los que compitieron, aunque lógicamente también provocaron animadversiones viscerales. En la elección del 2000, Vicente Fox barrió con el partido oficial, y en dos ocasiones, en 2008 y en 2012, Barack Obama obtuvo votaciones históricas contra los republicanos.
Sin embargo el éxito electoral de estos talentosos candidatos no evitó que sus gobiernos fueran frustrados, incluso desastrosos para los fines que se propusieron, o en aquellos que la sociedad consideró como sus principales objetivos. No solo fracasaron, sino incluso desilusionaron a la misma sociedad que creyó en ellos con ingenua fe.
Obama prometía cordialidad y suavizar las fobias históricas de la sociedad norteamericana, es cierto que esto era un propósito enorme, pero no supo o no quiso llevarlo a cabo, y por el contrario, las fobias se magnificaron en nuevos odios, en nuevos racismos, en nuevos motivos de discordia. Obama desafío a esos norteamericanos heridos por el rencor o el descontento y no supo que hacer, prefirió dejar que las cosas tomaran cualquier camino.
Tomó la cómoda decisión de asimilar a Hillary Clinton como Secretaria de Estado, con lo cual aseguró su segunda candidatura pues ella era la mejor representante del Partido Demócrata, pero este era un partido anquilosado, enfermo, y en el mejor de los casos una maquinaria electoral, dedicada solo a comprometer el voto y acarrearlo al estilo mexicano, pero además la Sra Clinton resultó un desastre no solo como Secretaria de Estado, que como tal llevó al mundo a una crisis cuyos efectos nocivos siguen en proceso, sino que en lo personal fue descuidada y avariciosa.
Derrotado o traicionado en su círculo interior, Barack Obama prestó oídos sordos a las voces de su propio país y a las del mundo, a falta de propuestas y de respuestas, la animadversión social creció, los radicales volvieron a las trincheras, no disparando, ni linchando a nadie, sino a las trincheras políticas, contra los viejos enemigos y contra los nuevos, los latinos, en particular lo mexicanos desorganizados, mal educados políticamente desde México, despolitizados, incapaces de asimilarse a una sociedad democrática, sin reacción alguna ante la agresión y por todo ello, enemigos a modo.
Puso sus ojos en Cuba, a quien prometió una nueva era de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, y Cuba angustiada por la miseria, y gobernada por una élite burocrática acosada por el mundo y sin recursos, renunció a su postura contra Estados Unidos. Todo parecía un sueño, pero en el último momento, Obama cruelmente puso fin a la política migratoria de “pies mojados y pies secos”, con lo que el sufrido pueblo cubano queda atrapado en la isla, y sin esperanzas de escapar de una dictadura efectiva y desafiante.
Al pueblo palestino le correspondió dando a Israel 35 mil millones de dólares en armamento, con lo que Israel se extiende ocupando nuevos territorios y arrinconando a Palestina, pero también en el último momento se abstuvo EEUU de votar en una crucial votación de reproche a Israel, y el resto del Consejo de Seguridad de la ONU condenó a Israel por su política de expansionismo, con lo que Obama logra quedar mal con los palestinos y con los israelitas.
A Rusia, Obama terminó convirtiéndola en heroína en Siria y Oriente Medio, pues mientras que EEUU fue incapaz de imponerse militarmente en ninguna parte, Rusia actúo de manera muy efectiva, mostrándose como una aliada confiable y segura, en tanto que EEUU finalmente quedó como un picapleitos, que corre al momento en que es necesario repartir golpes. En el último capitulo, la comunidad de inteligencia de Obama fue burlada por la comunidad de inteligencia rusa, pues descaradamente “hackeó” a Estados Unidos en las elecciones, sin que se dieran cuenta oportunamente, algo equiparable a ser bombardeados y descubrir el ataque cuando las bombas lo han destruido todo.
Es cierto que consolidó a Nueva York y a California como ejes culturales del mundo, pero ese imperio cultural de talla mundial, es visto como algo ajeno a la mitad de Estados Unidos. Ahora para ser actor en ese país se requiere licencia de un sindicato, y estas se obtienen solo estudiando en las escuelas de élite que son inaccesibles para la mayoría de los norteamericanos, incluso para los de la agónica clase media, y lo mismo ocurre para todas las profesiones.
Wall Street, fue fortalecida por la incapacidad de Obama para restringir sus maniobras en favor de la opacidad en las finanzas, lo que impide el cobro legítimo y correcto de impuestos, con lo que esta actividad se extiende con las mismas anti reglas por el mundo, imitando lo malo, lo execrable.
Todos los débiles y optimistas perdieron durante el gobierno de Barack Obama, los latinos, los negros, los demócratas, los aliados incondicionales como México, e incluso con Venezuela a la que abandonó por cobardía o por dejadez, a Europa misma, Oriente medio, e Inglaterra. No deja tampoco un legado cultural, más allá de la “Nueva familia” que provocó la ira de los conservadores. Pero al fin, esa fue una de las dos o tres victorias no electorales de Obama.
Otro de sus menguados triunfos fue el “Obama Care”, que inspirado en muy buenos y razonables propósitos fue diseñado sobre la marcha, por lo que se ha estado rectificando, lo cual legitimó a Donald Trump para descalificarlo, al mismo tiempo que amenaza con derogarlo en favor de las empresas de seguros privadas.
Barack Obama no es una línea divisora que se traza entre la modernidad de Estados Unidos, y su pasado. Es una zanja que precipitó a los norteamericanos a una época de desconfianza y de irritación, que desalentó a millones de electores, que desilusionó a quienes creyeron en él y que ahora perdieron no solo la fe en Obama, sino en su futuro. 
Barack Obama dilapidó sus mayorías de 2008 y 2012, y el Partido Demócrata perdió las elecciones del 2010 y del 2014, por falta de liderazgo. Lo que como presidente no pudo o no supo hacer es injustificable por cualquier razón de política práctica, pues le faltó el coraje que cambia las cosas, le faltó la claridad para comprender su propio papel.
Ese es el caso de Vicente Fox, cuya incapacidad mental ya es proverbial, pero que al menos en medio del fracaso, entregó la estafeta presidencial a otro de sus camaradas de partido, en tanto que Barack Obama se la entregará a quien mejor representa a sus adversarios, a Donald J. Trump, que es su antagónico en todo, en su relación con Rusia, con Europa, con México, con Cuba, Venezuela, con Arabia Saudita, con Israel, con Palestina, con su visión cultural de Norteamérica y del mundo.
No niego en Obama su buena fe, su simpatía, su gran talento oratorio, reconozco todas sus virtudes personales, pero como líder de un mundo mejor fue un fracasado, un personaje dañino, un mal ejemplo, otro afortunado que no estuvo a la altura de su momento, ni del desafío que él mismo se fijó. Por desgracia el mundo pagará, pagarán los "dreamers" y ya pagaron millones de latinos a los que inmisericorde expulsó.

Por Antonio Limón López.

ENERO DEL 17

Cada primero de enero asistimos al nacimiento de un año nuevo ¿Puede haber algo más gozoso? Es como si por un momento todas las mujeres fueran madres parturientas y todos los hombres felices padres, asistiendo al milagro de traer a este mundo de desdichas a nueva vida. 
2017 nació en México en medio de grandes sosobras, ya estaba profetizado que ese mismo primero de enero México sufriría un “gasolinazo” de grandes proporciones, que Donald J. Trump, una especie de energúmeno, de monstruo poseído por el “furor teutonicus” del que hablaba Julio César, nos atacaría. Sí lo sabíamos.
Furioso, amenazante y antes de asumir como el 45 presidente de Estados Unidos, lanzó la primera carga de estridentes amenazas contra las empresas ensambladoras establecidas en México, y el castillo de naipes de nuestro optimismo se vino abajo, y se llevó al suelo al maltrecho Peso mexicano.
La pesadilla de enero sigue, el “Gasolinazo” despierta ya no la normal indignación, sino una gran rabia incontenible, los pacíficos mexicanos salieron a la calle a protestar, otros a atacar a gasolineras de Pemex, fueron 7 días de una sorpresiva rebelión donde ocurrió algo increíble, el mayor deterioro de la imagen mas deteriorada del país, la del Presidente Enrique Peña Nieto.
En Playas de Rosarito los vecinos bloquearon las instalaciones de Pemex, desde donde se surte la gasolina en el Estado de Baja California, un automovilista embistió a un cerco policial ocasionando a dos policías graves heridas, en Tijuana como dirigidos por un general verdadero un grupo ciudadano se apoderó de la garita de ingreso a México desde EEUU, sitiaron el SAT en sus instalaciones de El Chaparral y las autoridades norteamericanas bloquearon el regreso a México, para evitar riesgos mayores.
He visto las calles de Tijuana vacías en Sábado por la noche, algo increíble en esta ciudad noctambula, también a largas filas de desesperados con galones en las manos, esperando comprar el combustible para mover su automóvil, también automóviles a la vera del camino, abandonados, gasolineras atestadas, y modestos empleados de gasolineras imponiendo orden y trabajando generosamente para auxiliar a todos, a gasolineros cobardes que cerraron su negocio para evitar perdidas, robos o daños, y a otros valientes y comprometidos socialmente que abrieron sus instalaciones para servir la Magna y la Premium a los tijuanenses.
No nos reunimos el 6 de enero a disfrutar la Rosca de Reyes, escucho comentarios y leo hechos insólitos, al menos increíbles para la sociedad tijuanense, tan consecuente con los malos gobernantes, ni siquiera pasar a Estados Unidos es algo seguro, yo por mi parte sigo leyendo el formidable “Maquiavelo” de Louis Gautier-Vignal y pienso que vivimos en la gloria, comparando nuestros apremios con los de Florencia al amanecer del siglo XVI.
El auto de uno de mis hijos sin gasolina duerme frente a la casa de unas amistades que gentilmente lo cuidan, el de otro de mis hijos con poca gasolina se queda en casa.
Escucho las justificaciones del Presidente Enrique Peña Nieto en su discurso del “¿Ustedes qué habrían hecho”, justificando el Gasolinazo por las obras pías del gobierno, para sostener programas sociales, hospitales, escuelas, para proveer medicamentos e insumos al Seguro Popular, al IMSS, etc, y todos sabemos que en realidad es para seguir sosteniendo a la corrupción desenfrenada, a las cúpulas de los partidos políticos, a regidores, diputados locales y federales, y a los senadores, a unos 50 mil políticos parásitos y rateros con ingreso faraonescos, además de periodístas chayoteros que están dispuestos a que México se pudra, antes que a renunciar a sus beneficios. Algo bueno, al menos Peña desenmascara al populista, con el dinero del pueblo, Felipe Calderón Hinojosa. 
Comparto la rabia y la impotencia nacional, sobre todo a partir del acto de lacayismo insuperable de nuestro presidente: Nombrar a Luís Videgaray como Secretario de Relaciones Exteriores, pues se considera que fue el puente para la visita de Donald Trump a México durante su campaña. Cual nación servil nombramos canciller a quien pensamos que es el más cercano a Donald J. Trump, como si las dificultades entre México y Estados Unidos fueran cosa personal, de amigos, pleito o malentendido de compadres.
Hubo un tiempo en que creí ingenuamente que con la elección democrática del Presidente corregiríamos nuestros males ancestrales, pero al contrario, solo los profundizamos, solo exploramos nuevas formas para seguir siendo gobernados por los mismos anti demócratas, farsantes, despiadados, falsos, crueles, ignorantes, mentirosos, zafios e idiotas de siempre.
La única esperanza es ahora un pueblo que no cree en nada, dispuesto a desafiar a la autoridad a la que no respeta en lo más mínimo, que cataloga justificadamente a toda la clase política como una organización de la Delincuencia Organizada. Este pueblo escéptico y ofendido es realmente una esperanza, por desgracia no basta eso, es necesario algo de lo que ahora carecemos, una idea clara de sentido, de objetivo y de método para lograrlo.
Con todo, es ahora mas importante decirlo y creerlo: Feliz año 2017.

Por Antonio Limón López.

El verdadero discurso de Enrique Peña Nieto

El cinco de enero de este 2017, el Presidente Enrique Peña Nieto por segunda ocasión en este año,  formuló el saludo tradicional de año nuevo, y acto seguido y también por segunda ocasión en este mismo año, intentó justificar el incremento en el costo de las gasolinas, la explicación consistió en colocar en un lado de la balanza el precio de la gasolina y en el otro, una serie de servicios públicos para los más necesitados, argumentado que estos solo serían posibles pagando el nuevo precio.
La explicación no contuvo la irritación nacional que se expresó violentamente en las calles, pues para todos es un hecho que el nuevo precio de las gasolinas no es para el beneficio de los mas pobres, sino para el beneficio de la casta privilegiada.
Si bien el discurso en su parte central expresó solidaridad con los pobres, el pueblo en realidad lo escuchó de otra manera. A continuación reproduzco el verdadero discurso del Presidente Enrique Peña Nieto 


Es un gusto saludarlos al iniciar 2017 ...
Este será un año de importantes retos ..se que hay mucha molestia ...
Por eso, hoy quiero ofrecerles una amplia explicación sobre este tema ...
En primer lugar ...
¿Por qué subió entonces el precio de la gasolina?
(Aquí recita los típicos "factores externos", y se sigue..)
Tratar de mantener el precio artificial de las gasolinas nos hubiera obligado a recortar el gasto a partidos políticos y a sus dirigentes, a suspender la pensión de nuestros ex presidentes, afectando incluso la mía que recibiré en su momento, subir impuestos o a incrementar la deuda del país, poniendo en riesgo la estabilidad política actual.
De hecho, mantener un precio artificial de la gasolina en 2017 –como el que teníamos en diciembre–, habría significado un gasto adicional de más de 200 mil MDP.
Este monto equivale a:
  • Dejar de pagar por un año a regidores, a diputados locales y federales, y a los Senadores sus sueldos y prestaciones.
  • Dejar de pagar a partidos políticos y al INE sus presupuestos para mantenimiento de sus partidos y el de sus parásitos;
  • Suspender por un año el gasto público en materia de publicidad del Presidente, gobernadores y de los alcaldes;

Aquí les pregunto: 
Además, mantener precios artificiales de la gasolina significaría quitarles recursos a los políticos mexicanos, a sus socios empresariales, y sobre todo a los contratistas de obra pública que honestamente se "mochan" con abundancia.
A pesar de esta explicación… sé que el hecho de que las gasolinas se ajusten a su precio internacional… es un cambio difícil, por fortuna no para nosotros.
Pero como Presidente… mi responsabilidad es justamente tomar decisiones difíciles para el pueblo en el presente, para evitar afectaciones mayores al patrimonio de los políticos en el futuro.
Si no cuidáramos la estabilidad de nuestra economía, ¿qué pasaría?
  • Habría regidores, diputados y senadores que perderían su trabajo;
  • Jóvenes que hoy se están graduando, no encontrarían trabajo cargando banderolas en las campañas, pintando bardas o gritando consignas;
  • Las parejas de políticos que acaban de comprar una casa en Estados Unidos o en Europa, verían más difícil completar sus pagos;
  • Y los políticos verían que su gasto ya no les alcanza ni para sostener a su segundo frente, pues subirían todos los precios.

Eso es lo que pasa cuando un país pierde su estabilidad económica: los políticos, empresarios cómplices y gobernantes, acaban siendo profundamente afectados.
Y para evitarlo, es que hoy el Gobierno está tomando decisiones difíciles.
Para proteger a la clase política y evitar que el aumento en el precio de las gasolinas sea pretexto para incrementos injustificados, he dado indicaciones a las dependencias de gobierno, para que mantengan una permanente vigilancia para coadyuvar para que se realicen los abusos necesarios.
Además, el Gobierno de la República está dialogando con los sectores productivos, para diseñar un paquete de medidas que apoye la economía de las familias gobernantes, fomente la corrupción, aumente los porcentajes en las "mochadas" y promueva la farsa nacional.
El otro reto que deberemos enfrentar en 2017, es el de construir una relación positiva con el nuevo gobierno de los Estados Unidos, ante el cual estaremos de rodillas para lo que se le ofrezca.
Refrendaremos los sentimientos de servidumbre del pueblo de México .., y trabajaremos con toda decisión para mantener a parásitos y a familiares...
México sabrá defender y asegurar el nulo respeto, y el desprecio internacional que se ha ganado en el mundo gracias a su clase política y empresarial.
Para hacerlo, nuestro gobierno cuenta con su inquebrantable indignidad, con la fuerza de su falseada historia, y, hoy como siempre, con la tolerancia del pueblo en favor de su gobierno sin importar lo ratero que sea.
La unidad es el valor hitleriano, que ha permitido a México entregarse a cualquier pillo o a cualquier nación extranjera con bolsas para sobornar autoridades, y afrontar, fracasando y fracasando los mayores desafíos de nuestra historia.
La unidad nacional es la demagogia de cada día.
La unidad está hecha... para mantener a la pandilla de rateros que gobernamos este país, cosa que hacemos con nuestro esfuerzo generoso por incrementar nuestras fortunas, "casas blancas", "moches", propiedades mal habidas, y engrosar nuestras cuentas bancarias en paraísos fiscales al rededor del mundo. 
Para mantener y desplegar nuestra prosperidad a cambio de robar a un pueblo sometido, engañado y pisoteados en todo momento, y en especial en los momentos difíciles.
Tengo plena confianza en que, inspirados en nuestra clase política, y en este discurso, México y los mexicanos seguirán siendo engañados y obligados a atragantarse su indignación.
Con esa confianza, trabajaré para que cada hogar y cada familia mexicana, tenga un 2017 al menos tan miserable como los de siempre, o incluso peor. 

Muchas Gracias.


Corregido por:

Antonio Limón López.
Sígueme en Twitter 
Se mi amigo en Facebook 
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.