Bienvenido. Eres el visitante No.

BENDITO ESPIONAJE

Todos sabemos que Estados Unidos sostiene un gran sistema de espionaje mundial, también sabemos que Rusia e Inglaterra espían a su vez a todos los países que pueden, también México espía en estos momentos a Nueva Zelandia, o al menos eso espero. El espionaje no se reduce al campo de lo militar, sino que también se espían a los políticos, a los organismos de todo tipo, de derechos humanos, de justicia. A los gobiernos de todo el mundo les interesa tomarle el pulso económico, político, social y militar a Estados Unidos, a Rusia, a Francia e incluso por increíble que parezca, a México.
El espionaje es tan antiguo que ya lo practicaban los persas, los griegos y los romanos, y si bien siempre han existido sensibilidades que lo consideran una conducta indigna, hoy en día, después de las dos grandes guerras mundiales, de la Guerra Fría y de decenas o cientos de guerras y guerrillas a lo largo y ancho de este planeta, el espionaje es visto como lo que es, algo benéfico.
Saber siempre es bueno para todos y si bien todos tenemos secretos también queremos que lo sigan siendo, y si como ciudadanos simples podemos exigir respeto a nuestra intimidad, el hombre de estado no goza de este privilegio y nada puede hacer contra la revelación de sus secretos, en especial cuando estos entrañan conductas indignas, amorales, anti patrióticas. Gracias a las grabaciones de la oficina del presidente Nixon los norteamericanos se enteraron del lenguaje soez y ofensivo con el que se expresaba este hombre de estado y por ello su desprestigio fue absoluto. Algo que a la postre fue bueno para todos.
En la Segunda guerra Mundial los servicios de espionaje lograron capturar una maquina “Enigma” de la Alemania Nazi y descifraron sus códigos con lo cual los aliados tomaron una importante ventaja táctica. Fueron científicos americanos los que proporcionaron a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas toda la información necesaria para fabricar bombas nucleares, lo cual contribuyó al equilibrio bélico y a su vez, fueron científicos soviéticos los que informaron a Estados Unidos de las redes de espionaje dentro de su gobierno.
Humboldt proporcionó a la joven nación norteamericana toda la información militar, económica y demográfica de la Nueva España, con lo cual Estados Unidos creó el departamento de Guerra contra nosotros después de conocer nuestras enormes y descuidadas riquezas, esto fue gracias a este ilustre sabio alemán, naturalista, escritor, científico, viajero y formidable espía.
El espionaje rompe los secretos, y los secretos salvo algunos excepcionales son siempre malignos, así que romperlos, descubrir lo que ocultan siempre es bueno, por lo demás todos sabemos de la inevitable existencia del espionaje. El único problema es que al espía lo descubran espiando, que lo agarren "con las manos en la masa" eso no solo es malo, es peor que eso, es simplemente algo indecoroso, feo, algo que abochorna, que da vergüenza.
Edward Snowden, como otros norteamericanos antes que él sintió repugnancia moral por el juego doble de su país, el cual conocía directamente como uno de los contratista encargados de los sistemas informáticos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), a cargo de clasificar los cientos de millones de datos derivados del espionaje. En el pasado lo normal hubiera sido que entregara discretamente esa información a la URSS, es decir que se convirtiera en espía doble, pero nada parecido se le ocurrió a este escrupuloso norteamericano, así que hizo lo que nadie antes hubiera siquiera imaginado, filtró esa información por el internet, no a una potencia especifica sino a la opinión pública mundial, la deslizo genialmente a los grandes medios informativos del mundo y a cada uno de nuestros hogares y para cuando la NSA se dio cuenta, ya millones de datos eran resorteados desde la red a todo el planeta "y más allá".
Las revelaciones de Edward Snowden conmocionaron al gobierno norteamericano más que la amenaza nuclear de Corea del Norte o el uso de armas biológicas en Siria y esas filtraciones no se han quedado en un punto terminal, sino que siguen lloviendo como nuevos hechos que a nadie sorprenden, pero que ruborizan hasta a los más  atildados embajadores, ahora convertidos en vulgares tapaderas de sucios fisgones.
Esta carambola de secretos pequeños y vergonzantes divulgados impúdicamente al mundo originó una ola de ofendidos, no es que a los espiados les importe la revelación de sus secretos, pero es una oportunidad grandiosa para darse importancia de héroes. El más destacado es el presidente François Hollande de Francia, que descubrió la enorme veta propagandística depositada en las divulgaciones de Snowden, según las cuales fue espiado por la NSA. Francia además de ser una superpotencia aliada de Estados Unidos, es también la nación más chauvinista y xenófoba de la historia mundial, que odia sincera y cordialmente a todo el resto del mundo pero en especial a todo lo norteamericano (excepto a los dólares). Así que este cóctel explosivo terminó por estallar, Francois Hollande casi declara la guerra a los norteamericanos.
El pobre de Barack Obama ya tuvo que pedirle disculpas al astuto galo, que desde que dejó de ser el simple Monsieur Hollande para ser el candidato socialista al gobierno en octubre del 2011, se transformó en objeto de espionaje por parte de Estados Unidos, de Rusia, de Inglaterra y de todo el mundo, así que su fingida indignación le puede dar unos cuantos cientos de miles de votos para reelegirse como el francés que obligó al todopoderoso presidente norteamericano a pedirle disculpas. Acosado por Le Monde James Clapper, Director de la NSA solo atinó a decir que Estados Unidos “solo recoge información del tipo que recogen los países del mundo” y pidió clemencia: "Estados Unidos da mucha importancia a nuestra larga amistad con Francia",  y "Continuaremos colaborando en materias de seguridad e inteligencia".
El ministro de Exteriores francés Laurent Fabius, convocó de inmediato a Charles Rivkin, el ahora sufrido embajador de Estados Unidos en ese país y calificó a las prácticas del gobierno norteamericano como “inaceptables” y esto lo divulgó Francia con un tono indignado y sin que importaran los oficios de John Kerry.
En México José Antonio Meade Kuribreña, el siervo de Felipe Calderón y que se desempeña como Secretario de Relaciones exteriores de México, encontró en este asunto la oportunidad de servir a la vanidad infinita de su amo residente en Harvard y al presidente de México Enrique Peña Nieto, su patrón, pues ambos fueron también espiados durante las elecciones del 2012, así que imitando a Laurent Fabius, convocó al embajador Anthony Wayne para que “investigue”, cosa que dejó perplejo al sorprendido embajador, ya que no hay nada que investigar, pues es un hecho que la NSA interceptó correos electrónicos y vamos, hasta llamadas telefónicas de estos personajes mexicanos y seguramente también de López Obrador y de Josefina Vázquez Mota.
Mientras que Enrique Peña Nieto ha guardado discreto silencio sobre este divertido e irrelevante asunto, Felipe Calderón ha brincado de su harvardiana sepultura para hacerse el héroe, el defensor del pueblo mexicano y para sacar toda la raja que pueda. Aunque a pesar de su indignación flamígera no parece dispuesto a renunciar a su beca ni a quemar su visa, cosa que ni por mal pensamiento le ha pasado por su astuta y oportunista sesera. Ni que todo esto fuera algo en serio!


   

TODO POR UNA DIPUTACIÓN


Felipe Calderón tiene un lugar indiscutible dentro del PAN, más que su personalidad o sus ideas, su presidencia divide en dos al partido, uno anterior democrático y congruente y otro a partir del 2007, en que se refundó al convertirse en otro partido mexicano donde imperan las imposiciones antidemocráticas, los dedazos, el amiguismo, la parentela, el presidencialismo y el centralismo. En muy pocos años el PAN se transformó kafkianamente en otro engendro priista.
El ente que surgió ya venía gestándose en las entrañas del panismo, desde los “panistas distinguidos”, los “pactos de caballeros”, la elección de los "senadores de partido" y las “listas” de diputados plurinominales obra de Manuel Espino. Sin embargo Felipe Calderón llevó la degradación hasta sus últimas consecuencias, si en 2009 se avizoraba que el furúnculo podría ser un cáncer, para el 2011 el calderonismo fue confirmado como cáncer maligno.
En 2011 el partido de Calderón, antes PAN, ya era un esperpento por lo que surgieron panistas inconformes y ansiosos de recomponerlo, pero no había tiempo, ni ideas claras, así que nos fuimos a la campaña con lo que había, muy poco y muy malo. En la interna perdió el candidato del calderonismo, Ernesto Cordero, y ganó Josefina Vázquez Mota, quien astutamente se dejó querer por los inconformes y aparentó ser ajena a Felipe Calderón. Pero en unos cuantos meses de campaña Josefina y su equipo hundieron al PAN por debajo del PRD y del PRI.
Si fuéramos justos, debiéramos comprender que Josefina no es culpable de nada, antes del 2000 era una conferencista de “superación personal” y fue Vicente Fox, quien la impuso dentro de las listas de diputados “pluris”. Ella es la prueba viviente de que los cursos de superación personal pueden llevar a cualquiera al menos a una candidatura presidencial. También demostró ser una cortesana genial, supo cuando abandonar a su benefactor Vicente Fox y pasarse al barco de Calderón y soportó de todo, incluso a la despótica Elba Esther Gordillo, pero no le quedó más que renunciar a la SEP o ser despedida, así que volvió a una diputación “pluri”, y fue en la cámara de San Lázaro que la fortuna la puso en camino a la candidatura presidencial del 2012.
Ser experta en la política cortesana no le valió nada en las elecciones presidenciales, para ganar votos acusó a Genaro García Luna de espiarla, acusó al CEN del PAN de obstaculizar su campaña y de “imponerle gente”, de no darle dinero, pero cuando lo tuvo, ni siquiera supo organizar “acarreos” exitosos. Nunca pronunció un discurso digno de una campaña presidencial y fracasó intentando atraer al voto femenino solo porque ella “es mujer”, finalmente pedía a las mujeres que no dieran “cuchi cuchi” a sus maridos si no votaban por ella.
Nunca replanteó el problema del PAN y no proclamó a la democracia como la opción natural del partido, no rompió con Felipe Calderón, ni con Gustavo Madero, ni siquiera comprendió la estrategia de sus adversarios Peña Nieto y López Obrador, tampoco tuvo la malicia de atraer el voto útil perredista que el PAN ganó en el 2000 o de los priistas que obtuvo en el 2006, nada, absolutamente nada que no fueran sonrisas, fotos en elegantes trajes sastre y con sus valiosos aretes. Hay que reconocer, que el mejor momento fue cuando se dijo que estaba enferma del corazón y para desmentir a los habladores salió en el “gym”, con una diminuta falda, donde nos comprobó tener buen “chamorro”.
Después de las elecciones Josefina desapareció y reapareció de vez en cuando, acaso se sintió ofendida con los mexicanos que no la supieron apreciar, que no votaron por ella, acaso con el mismo PAN, acaso con el presidente Calderón que ante la evidente derrota se escabulló, acaso se sintió traicionada por Fox que apoyó a su rival, acaso se indignó con las mujeres que siguieron haciendo “cuchi cuchi” a sus maridos sin importar por quién votarán?.
Ahora la ironía hace que Ernesto Cordero, el delfín del calderonismo cabalgue en el potro de la oposición panista al estilo de los años sesenta, pero con una dieta de Marajá, y que Gustavo Madero trote en el pony de su ilustre apellido, su único negocio exitoso. Este par se disputa el peñón de oro que es el Partido Acción Nacional con sus jugosas diputaciones y senadurías federales y locales, ayuntamientos y una media docena de gobiernos estatales en que o gobierna o puede gobernar, además una silla en el “Pacto por México” donde se "cogobierna". Tanta abundancia, tanto dinero, tantos honores y tanto privilegio atraen a los calderonistas y a los maderistas al banquete, pero ahora también a Josefina Vázquez Mota y a un puñado de insatisfechos panistas ajenos a la cupula del poder.
Dicen que no es tiempo para que reaparezca, que abandonó al PAN desde julio del 2012, que no tiene oportunidad de ganar nada, pero todo lo anterior es falso, absolutamente falso. Josefina Vázquez Mota se apunta para la jefatura nacional del PAN, pero en realidad lo que va a hacer es a negociar su diputación federal plurinominal en el 2015, para que en el 2018 le garanticen una senaduría de partido, una “senaduría pluri”. Y eso es todo lo que quiere ¿Alguien lo duda?   

El sistema político chino, sin misterios

Al igual que todos los estados del mundo la república Popular China proclama ser una “democracia”, aunque agrega que es “popular” para dejar en claro que es dirigida por el mismo pueblo en una “alianza obrero-campesina” y claro que con semejante popularidad le basta un solo partido político: el Partido Comunista de China”, que es el fundador de la propia república como lo proclama paladinamente su constitución. La república tiene en las asambleas nacionales y locales a sus máximos órganos políticos, incluso la constitución fue aprobada y puesta en vigor en la V Asamblea Popular Nacional celebrada el 4 de diciembre de 1982.
Sin embargo, claramente la realidad política de China discrepa totalmente de todo lo antes redactado. Es perfectamente claro que la filosofía política de los gobernantes chinos nada tiene que ver con el marxismo, ni con el maoísmo, en cambio sí con un sistema económico de bienes propiedad del estado, con una creciente economía privada y un sistema político meritocrático, burocrático, centralizado y tutorial.
El sistema político Chino gira en torno a una amplia base de trabajadores condenados al servicio del estado, es un sistema de elites superpuestas que adoptan la forma de una gran pirámide seccionada, dividida en tres lados o “sectores”. 
En China solo existen tres centenas de políticos y unas decenas de millares de millonarios, el resto de la población son burócratas fusionados en tres áreas de la economía: La primera es el gobierno, es decir la burocracia; la segunda es la administración de las empresas propiedad del estado y la tercera y última son las “organizaciones sociales” como las universidades, y en general los programas sociales que el estado lleva a cabo en diversas regiones y que enfrentan una amplia variedad de problemas.
En la base se encuentra la población trabajadora de China que labora bajo las ordenes de los funcionarios o Keyuan, quienes dependen del "Departamento de Organización del Partido Comunista de China" y se dividen en tres niveles jerárquicos, dependiendo del grado de responsabilidad en las empresas que administran, los Fuke (Subgerente de sección) y los ke (Gerente de Sección), son alrededor de 900 mil funcionarios; en el nivel inmediato superior se encuentran los Fuchu (Subgerente de división) y los Chu (Gerente de Sección), quienes suman 600 mil keyuan y en el siguiente nivel de la pirámide se encuentran los Fuju y Ju o  “Jefe Adjunto de Oficina” y “Jefe de oficina” respectivamente y que son solo 40 mil funcionarios.
La movilidad de estos funcionarios es la tarea del Departamento de Organización del Partido que  recluta a los funcionarios de las universidades chinas o de cualquier parte del mundo a que hayan sido enviados a estudiar los hijos de los miembros de las elites, para que se incorporen a la pirámide laboral a partir de Fuke. El departamento evalúa anualmente, con gran celo, el desempeño de cada funcionario, para conservarlos, destituirlos, remplazarlos o ascenderlos a los puestos vacantes de la sección jerárquica superior, esto sin la intervención de ningún miembro del Comité Central del partido.
Sobre los Ju o jefes de oficina ya no existe ningún puesto administrativo o empresarial. El siguiente órgano cupular, por encima del Departamento de Organización del Partido, es eminentemente político, es el Comité Central del Partido Comunista de China, formado por 300 miembros elegidos por el Congreso Nacional del PCC que se celebra cada cinco años para renovarse parcialmente, la elección se realiza votando una sola fórmula de candidatos que invariablemente gana. Sobre el Comité Central existe el “Politburó” formado solo por 25 personas y dentro de este, se encuentra la elite suprema,  el “Buró político” formado solo por 9 dirigentes, que son los hombres más poderosos del gobierno chino.
Esta es la estructura real de poder, como se puede demostrar con las explicaciones de los voceros del gobierno chino en los medios académicos e intelectuales de Estados Unidos de América. Los funcionarios chinos aceptan que su país padece grandes problemas sociales y de corrupción, pero de ninguna manera que el sistema sea injusto o impopular entre la población, incluso critican con igual saña y desprecio a la teoría marxista que imperó en la China comunista hasta la muerte de Mao y a “las democracias, ineficientes y enfermas de occidente”. 
Los voceros e intelectuales chinos aducen que su gobierno es una estructura de poder meritocrática, no dictatorial, altamente sensible y receptiva a las nuevas tecnologías sociales y políticas de occidente, pero que como sistema es el mejor, puesto que las “democracias occidentales” y el marxismo son “meta teorías” políticas o determinismos “infuncionales” con la realidad. 
En cuanto a la pregunta crucial para este tipo de sistemas que carecen de elecciones democráticas ¿Cómo pueden saber los gobernantes chinos, que la población desea cambiar al sistema o está inconforme con su gobierno? contestan diciendo: El gobierno chino es el principal cliente de todas las empresas encuestadoras chinas (!!!) y estas están constantemente haciendo mediciones de la opinión pública y conforme a ellas se toman las decisiones de gobierno y por ese medio saben de la alta estima que el pueblo tiene de su gobierno. Eric X Li (Enlace a biografía), un joven propagandista del gobierno chino en Estados Unidos lo dice en estos términos: “Aquí en China tenemos otro mecanismo, para ser sensibles a las demandas y al pensamiento de la gente”.

CONTRA LA PROPUESTA DE LOPEZ OBRADOR Y PEÑA NIETO


A juzgar por la pasión de Andrés Manuel López Obrador contra la propuesta de reforma a los artículos 27 y 28 constitucional, del presidente Enrique Peña Nieto -respaldada por lo que sobrevive del PAN-, pareciera que ambos se encuentran en los extremos opuestos, cuando realmente proponen, respecto al petróleo, exactamente lo mismo. Sí, Peña Nieto y López Obrador coinciden en lo esencial.
Enrique Peña Nieto quiere reformar la constitución para que empresas extranjeras extraigan el petróleo mexicano y lo exporten, por su parte Andrés Manuel López Obrador propone dejar tal cual está la constitución para que PEMEX extraiga nuestro petróleo y lo exporte, en suma, ambos quieren que nuestro petróleo ¡sea exportado! Varían en cuanto a quien debe exportarlo, pero coinciden plenamente en que debe exportarse sin más límite que la capacidad de la empresa nacional o extranjera que lo extraiga y lo embarque. Esa es toda la diferencia.
El petróleo es el recurso natural más valioso y el peor uso para el petróleo, es el que le hemos venido dando desde mediados del siglo XIX cuando se utilizó como kerosen para el alumbrado público, o como gasolina y diesel desde el siglo XX y hasta nuestros días. Debiéramos saber que lo hemos despilfarrado, pero en México ni de eso nos damos cuenta. Cada día que pasa la industria de la ropa demanda de nuevas telas derivadas del petróleo, los deportistas las exigen para su indumentaria y para sus zapatillas, cada día se descubren nuevas fibras y plásticos derivados del petróleo, ahora los fabricantes de prótesis médicas presentan nuevos productos derivados también del oro negro. No existe área de nuestra vida en la que el petróleo no tenga un papel protagónico y lo que hemos visto no es nada para lo que está por venir.
Debiéramos tener líderes que propusieran lo contrario a lo que proponen nuestros partidos políticos y este par de ... reconocidos líderes, que quieren una borrachera de pocos años exportando lo que nos queda del petróleo, para que los países más visionarios lo almacenen en espera de que el precio suba. Siempre han existido comerciantes astutos que esconden el grano en tiempos de abundancia para venderlo a precio de oro en tiempos de hambre ¿Acaso no aprendimos nada después de tantos años en que hemos sido los imbéciles del barrio?
En muy pocos años más el petróleo ya no se utilizará para hacer combustibles, entonces lo poco que de él quede será el insumo natural más valioso de la tierra y su uso estará reservado para alta tecnología, para productos de un gran valor. En ese futuro inmediato nuestros hijos vivirán en un país sin petróleo, y ya podemos imaginar lo que dirán de nosotros: "nuestros padres fueron unos idiotas" y lo mereceremos, ya que no somos capaces de prever que poco importa si Pemex o alguna empresa extranjera nos dejan sin petróleo, que lo que importa es conservarlo el mayor tiempo posible.
Lo que debiéramos hacer, es exactamente lo contrario a lo que planean el par de Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López obrador, debiéramos reducir al mínimo la extracción y solo para satisfacer nuestra necesidad energética interna y cancelar la extracción y exportación de nuestro petróleo crudo para cualquier otro uso, con ello el precio del barril seguiría aumentando. Al mismo tiempo debemos abrir las puertas a todo tipo de inversionistas internacionales que deseen invertir en nuestro país, en cualquier otra forma de energía no derivada de nuestro petróleo.
Sí, sí que vengan a invertir en gas natural, o en energía eólica o solar, o en cualquier otra excepto la nuclear (hasta en tanto no sea absolutamente segura), y vender nuestro petróleo crudo solo a la industria que produzca productos de alto valor, que no sean combustibles ni aceites, y siempre y cuando los produzca en plantas dentro del territorio nacional y sea México la matriz donde se declaren las utilidades y se paguen todos los impuestos.
Ya es hora de que cuidemos nuestro patrimonio, ya es hora de que seamos díscolos, que pensemos en nosotros mismos con un poco de patriotismo y mucho sentido común, no podemos seguir siendo los imbéciles de siempre. No podemos seguir rematando aquello que en cuanto hayamos vendido aumente de valor y nosotros lo necesitemos con urgencia, no ya no, alto. Es la misma estupidez que una empresa extranjera o nacional exporte nuestro petróleo, y si el proyecto de Peña Nieto o el de López Obrador se consuma, a la vuelta de 10 años no vamos a tener ni una gota. Sé que decir esto es inútil en una sociedad donde solo se escucha a los pandilleros, pero bueno, hay que decirlo.
       
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.