Bienvenido. Eres el visitante No.

HEROÍNAS OLVIDADAS.


Existe un puñado de mujeres extraordinarias que nadie recuerda y nadie honra, a pesar de la enorme trascendencia de su paso por este mundo, mujeres que cambiaron a la humanidad y que nos abrieron de par en par las puertas a la radiante luz de la ilustración. No me refiero a las que vistieron el brillante yelmo del guerrero como Juana de Arco; ni a las que reinaron para cambiar el curso de la historia como las reinas Isabel de España e Isabel I de Inglaterra, no, no me referiré a estas grandes mujeres, sino a otras que actuaron discreta pero eficazmente, guiadas por su instinto, por su fortaleza y por su valentía personal.
El siglo quinto antes de Cristo fue el “Siglo de Pericles” y la época de oro de Atenas. En estos pocos años coexistieron Sócrates y Platón, además de Anaxágoras y los historiadores Herodoto y Tucídides, los escultores Fidias, Mirón y Policleto, el gran arquitecto Hipódamo de Mileto los grandes escritores Esquilo, Sófocles, Eurípides y el ácido Aristófanes. Tanta grandeza de un pueblo en particular provoca esta pregunta ¿Qué fue lo que ocasionó que todo esto ocurriera, qué existieran tantos hombres extraordinarios y qué se inventaran y recrearan tantas y tan grandes ideas?
La respuesta, es que esto ocurrió gracias a la creación de un "público" que apreciaba las artes y la Filosofía. En esa época como en cualquier otra, el público fue indispensable para estimular la creatividad de artistas y filósofos, incluso de los científicos modernos (hoy en día). En esa centuria los atenienses aplaudieron y recompensaron a sus extraordinarios arquitectos, escultores, filósofos, a sus poetas, educadores, ensayistas y escritores de todos los géneros, y por cierto, sin ese gratificante estímulo la Filosofía no hubiera salido de la ingenuidad en que la dejaron los jonios y Atenas no hubiera pasado de ser un pueblo de rudos y laboriosos guerreros. Para los refinados atenienses escuchar a Sócrates y leer a Platón y a Aristóteles fue parte de sus vidas. En esa época, las familias se esforzaban por enviar a sus hijos a estudiar con los filósofos o con los sofistas, y gracias a esta costumbre los artistas y los filósofos pudieron vivir dignamente del trabajo intelectual.
Ese ambiente no fue producto de la casualidad, fue posible, en parte, gracias a Aspasia de Mileto, la hetaira de Pericles, que utilizó su influencia y poder para dar aprecio y prosperidad a los filósofos y a los artistas de Atenas. Su pardigmático esfuerzo  no fue ignorado, Aspasia fue reconocida y honrada por Platón, Jenofonte y Plutarco y en el siglo XX, la gran escritora inglesa Taylor Caldwell escribió “Gloria y esplendor” la novela donde se narra la vida de esta adelantada.
Atenas fue una breve eclosión de brillantes ideas y talentos, en ella la humanidad se refundó, pero fue derrotada y saqueada por Esparta y después por los romanos, nunca la humanidad ha sufrido otra derrota comparable y por ella debimos pagar el elevado precio de once siglos en la penumbra, hasta que otras “aspasias”, hasta que otras mujeres vinieron a nuestro rescate.
En el siglo XVII los déspotas gobernaron Europa en nombre de un humanismo secular, que los colocaba por encima de cualquier código moral o divino, se justificaban con que “El Hombre es el lobo del hombre” como proclamó Tomas Hobbes, para quien el “Vicario de Dios” en la tierra sería únicamente el rey, quien por ello tiene el deber de controlarnos contra nosotros mismos. Los monarcas absolutos se dieron a la tarea de gobernar para el pueblo, pero sin el pueblo, dispusieron de sus súbditos como se dispone de los muebles. En ese siglo surgieron  los grandes "filósofos de la naturaleza", a los que ahora llamamos "científicos", sus descubrimientos e ideas cambiaron nuestra visión del universo, ellos fueron Galileo Galilei, Isaac Newton, René Descartes, Gottfried Leibniz, Spinoza, Johannes Kepler, Blaise Pascal, Christian Huygens, Torricelli, Anton van Leeuwenhoek y William Harvey.
En la perspectiva del despotismo absoluto que padecía Europa, los nuevos aportes científicos justificaban la explotación del hombre, a fin de cuentas no era mas que otro animal. Sería necesario reconciliar a la ciencia y a la ilustración con la humanidad, para poner fin a esta inicua explotación, pero para que esto ocurriera era indispensable que el pensamiento pusiera a las nuevas “ciencias” al servicio de la humanidad, y no se convirtieran en instrumento de mayor opresión. Era necesario que las ciencias se convirtieran en doctrinas sociales y políticas para que liberaran y al mismo tiempo protegieran a las personas.
Pero no había nadie interesado en este paso, la burguesía quería conservar sus nuevos privilegios y tomar ventajas de su saber, la nobleza disfrutaba de un poder casi absoluto y si bien en Italia la “Sala” patrocinada por mujeres de la nobleza era una curiosidad, imitada en Francia por los “salones”, no existía ninguna posibilidad de que sus puertas se abrieran al hombre común y corriente. La Marquesa de Rambouillet, fue la propietaria del Salón Azul del Hotel de  Rambouillet, en Paris, donde los nobles acudían libremente a escuchar a escritores y pensadores apenas tolerados como parte de la diversión.
A la Marquesa de Rambouillet le sucedieron las Marquesas de Lambert y la de Deffand con salones donde los invitados eran nobles ilustrados y burgueses adinerados, pero donde ciertos plebeyos tenían una presencia regular. Finalmente llegaron Madame Tencín, Mademoiselle de Lespinasse, Madame Helvetius, Mme Geoffrin y Mme Necker, quienes ya no representaban a la nobleza sino a la intelectualidad burguesa, y que democratizaron totalmente sus salones, dejando que solo existiera la nobleza del talento y del ingenio. Como escribió Chauncey Tinker “El ingenio, el intelecto y la personalidad, más que el nacimiento noble, se convirtieron en la clave para el éxito social”  Esto porque la popularidad del “Salón” trascendió a todo París y al mundo.
Los salones presididos por sus tenaces anfitrionas exigieron que los filósofos se hicieran más ingeniosos y graciosos, Denis Diderot dijo: “Las mujeres nos acostumbran a discutir con encanto y claridad el tema más árido y espinoso. Hablamos con ellas incesantemente, deseamos que ellas escuchen; tenemos miedo de cansarlas o aburrirlas; por lo tanto desarrollamos un método particular para darnos a entender fácilmente y esto pasa de la conversación al estilo”
No todo era gracia en los salones, la gran obra de estas mujeres consistió en que empujaron grandes transformaciones, cambiaron la forma de redactar para volverla más agradable, promovieron a los filósofos que proponían ideas novedosas o revolucionarias y además las anfitrionas no estaban interesadas en las obras ya terminadas, sino en los proyectos de todo tipo con ideas nuevas y atrevidas, así que los creadores, los revolucionarios y los que urdían nuevas sociedades y gobiernos, fluían a los salones en busca de sus iguales, en busca de personas sensibles y que compartieran los mismos afanes, quienes además de compartir con sus iguales, lograban el éxito personal si estaban dotados de genio.
Si en el siglo XVII los salones iniciaron tímidamente entreteniendo y divulgando ideas, descubrimientos e inventos para el goce de los nobles ilustrados, para el siglo XVIII se convirtieron en academias para moldear a la sociedad. Las ideas expuestas y discutidas en los salones por Claude-Adrien Helvétius, Voltaire, Montesquieu, Jean-Jacques Rousseau, Denis Diderot, Jean d’Alembert, conde de Volney, Destutt de Tracy, y Pierre-Georges Cabanis, e incluso con la presencia regular de David Hume, Walpole, Gibbon, Sterne, Priestley, y de los norteamericanos Benjamín Franklin y Tomás Jefferson, cambiaron a las sociedades mas influyentes del mundo.
En su afán por transformar a la sociedad no solo fueron anfitrionas, sino promotoras activas y agresivas, Marmontel vivió años en la casa de Madame Geoffrin quien gracias a su esfuerzo logró que fuera electo miembro de la Academia Francesa, Mme Tencín logró que Marivaux ingresara en ella, Montesquieu también ingreso pero gracias a Mme Lambert y Jean d’Alembert fue secretario de la academia gracias al esfuerzo de Mme Deffand. En el salón de Madame Geoffrin se concibió la idea de la Enciclopedia y cuando el proyecto naufragaba por falta de recursos para su publicación, la misma Madame Geoffrin proporcionó las 2,000 libras que costó su primera edición.
La Revolución francesa en su afán de extirpar al antiguo régimen, no supo distinguir y desaparecieron los salones y de sus anfitrionas no existe un dato exacto de su destino. Hoy estas mujeres han sido olvidadas, su gracia, su talento y su perseverancia valdrían por si solas para que las recordáramos, pero debemos recordarlas porque también incubaron y contagiaron el germen de la igualdad y de la nobleza del mérito. Llevaron las ideas científicas a un escenario donde se transformaron en ideas sociales y políticas. Fundaron las primeras academias democráticas para todos y no solo para nobles o burgueses adinerados.
No existen monumentos a las anfitrionas de estos salones, no existen columnas que honren su memoria, no existen paredes con sus nombres en letras de oro. No, no existen; pero donde quiera que esté Aspasia de Mileto, las marquesas de Rambouillet, de Lambert y de Deffand, Madame Tencín, Mademoiselle de Lespinasse, Madame Helvetius, Mme Geoffrin y Mme Necker. Gracias!!!
¿A manera de monumento bastará la Revolución francesa...., la carta de los derechos del hombre, bastará decir que el mundo del mañana será mejor porque ustedes lo hicieron posible? ¿Bastaría recordar que como ustedes, son mujeres la república que nunca vieron, la Francia en que nacieron, la libertad, la igualdad y la fraternidad que practicaron sin reservas?

CNTE vs SNTE



La reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto fue, en diciembre del 2012, un formidable golpe publicitario, el único tema en que todos los protagonistas de la política mexicana estaban de acuerdo era en darle a la maestra Elba Ester Gordillo un escarmiento ejemplar, era por primera vez más odiada que el mismo Carlos Salinas de Gortari, priistas, panistas, perredistas y hasta los morenos aplaudieron la reforma que se interpretó como un fuerte golpe al cerrado sindicato de maestros. Después vino la muy popular detención de la lideresa y se descubrieron sus gustos faraónicos por el despilfarro de la inmensa fortuna del sindicato oficial.
Ahí pudieron quedar las cosas, nadie esperaba que la gran reforma llegara a concretarse, pues somos expertos en hacer grandes reformas que o nunca se aplican o nunca reforman nada, parecía que mientras la maestra estuviera en la cárcel y el nuevo dirigente de los maestros se alineará con el presidente Peña Nieto, lo demás podía dormir el sueño de los justos, pero no fue así.
Sin embargo, de manera ingenua y al inicio del curso escolar 2013-2014, cuando los maestros se reincorporaban a clases, el mismo presidente Enrique Peña Nieto informó que presentaría tres leyes secundarias, para que en un periodo extraordinario el congreso las aprobara. Confiaba en que el arreglo con la nueva dirigencia del SNTE, haría que la reforma pasara como si pisara mullidos colchones de plumas de ganso, pero de manera … tonta, no calculó que en este país, ya no es solamente el sindicato oficial el que representa a los maestros de México.
El 14 de agosto el presidente presentó sus iniciativas, esperando que el 21 de ese mismo mes se votarán por aclamación y así el 1 de septiembre el propio presidente informaría la culminación de su reforma estelar, pero el solo anuncio bastó para que los maestros de la CNTE o Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación marcharan sobre la ciudad de México e impusieran el mismo 21 de agosto un cerco a la Cámaras de diputados y a la de Senadores, obligándolos a salir huyendo para encontrar refugio en los bastiones del Banco Bilbao Viscaya Alava o Bancomer, donde tuvieron que esperar las instrucciones que les dieran sus pastores desde la Secretaría de Gobernación.
Los legisladores en su doloroso recorrido, recibieron por parte de los maestros autorización para que utilizaran instalaciones públicas como la del Reclusorio Oriente donde se les garantizó acceso directo y sin reticencias, pero los legisladores prefirieron erogar algunos millones de pesos a la institución bancaria, que el banco extranjero no aceptó compensar con sus adeudos al FOBAPROA.
El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación entonces dejó en claro, por voz de su líder, que estaba totalmente a favor de la reforma, en especial la parte del artículo 52 de la “Ley General del Servicio Profesional Docente” donde dice que los maestros reprobados por los examinadores, en una tercera ocasión, serían despedidos sin responsabilidad para el patrón.
Los maestros de la CNTE siguieron con su protesta, bloquearon en varias ocasiones el aeropuerto de la ciudad de México y la clase política Televisa-PRI-PRD-PAN, desató una campaña que esperaba enfrentar a los capitalinos con los "profes", sin embargo a la protesta de la CNTE, se ha sumado diversas secciones de la SNTE, como en Tijuana, que han efectuado paros contra la reforma laboral embozada bajo el nombre de reforma educativa.
Por cierto que el partido del sol azteca, descubrió que la CNTE es la fisura ideal para controlar a los maestros del país, por ello estuvieron manejando una estrategia pro maestros y al mismo tiempo, una estrategia cupular de apoyo al presidente Peña Nieto. El PRD jugó a quedar bien con Dios y con el diablo, dejando a usted libremente la elección de cuál de los protagonistas sea el uno o el otro.   
Lo más importante para nuestro futuro, es descubrir a los grandes perdedores del conflicto magisterial contra la Ley General del Servicio Profesional Docente y que son, en primer lugar, el propio Presidente Enrique Peña Nieto que quedó como un estratega muy pobre, rodeado de adormilados aprendices de maquiavelo,  al no prever la reacción de la CNTE y confiar en que con solo "negociar" con los testaferros de Elba Esther Gordillo, bastaría para sacar adelante su reforma, cosa que resultó un pésimo calculo. Pero el más grande de todos los perdedores no fue el presidente Enrique Peña Nieto o sus asesores de pacotilla, sino que resultó ser el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que ahora quedó exhibido como una cúpula depredadora, incapaz de luchar por los legítimos intereses de sus agremiados.
Es cierto que por el momento el cansancio de los capitalinos contra las medidas de protesta de la CNTE colocan a esta organización en el centro de la impopularidad capitalina, pero esta impopularidad desmerece ante la legitimación que la CNTE adquirió dentro de los maestros del país. La CNTE es la gran ganadora en esta batalla, porque asumió la defensa de todos los maestros de educación primaria y secundaria, sobre cuyos hombros quiso dejarse recaer todo el peso de nuestro insatisfactorio sistema de educación, siendo que los maestros de primaria y secundaria cumplen con su misión, al menos al nivel que les corresponde, en tanto que son las universidades públicas las que son una verdadera cueva de ladrones y de ineptos.
La estrategia de Enrique Peña Nieto convirtió su mayor éxito publicitario, la reforma educativa, en una victoria pírrica, pues ahora no pudo anunciar la aprobación de la Ley General del Servicio Profesional Docente el día de su primer informe como estaba planeado, sino que ahora se exhibió a la "inteligencia" de su equipo de operadores y la misma aplicación de la reforma se encuentra en un serio predicamento, ya que esta creó una nueva amenaza para el gobierno: En caso de intentar llevar a la práctica la evaluación y despido de profesores, la temible CNTE y sus terribles visitas, seguramente volverán a la ciudad de México.
La Ley General del Servicio Profesional Docente nace más muerta que el respetable Matusalen, el SNTE se encuentra desprestigiado totalmente y su alianza con Enrique Peña Nieto solo es de dientes para afuera. En este concierto de torpezas y dobleces, la CNTE asume el papel de la única organización que honestamente combate por los derechos de los maestros. 
Gracias a Enrique Peña Nieto, a la SNTE y a sus propios méritos, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, se encuentra envuelta por el manto de la legitimidad entre los maestros del país, que saben que para el sindicato oficial solo son moneda de cambio, los maestros se sienten indignados con el trato ofensivo de las autoridades educativas y políticas, y todo esto a cambio de nada, porque la reforma laboral, malignamente llamada "reforma educativa", nació traumatizada, enferma y contrahecha hasta el punto de que es totalmente inaplicable.

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.