Bienvenido. Eres el visitante No.

OTRA REFORMA PERJUDICIAL A NUESTRA CONSTITUCIÓN



Era una prerrogativa exclusiva del Presidente de la República, ahora reformar nuestra constitución es una simple moneda de cambio entre los partidos políticos, pero esto no significa que las reformas sean mejores, al contrario, los partidos y sus dirigentes solo ansían que la reforma de lustre a sus nombres y les permita repetir si son senadores como diputados y si son diputados como senadores. Por ello, la reforma en sí misma, su necesidad social, la prudencia y buen cálculo de sus efectos y los beneficios que nos pueda deparar a los mexicanos nada importan, solo importa el éxito publicitario del fugaz momento y los reflectores que lo alumbren con la mas frívola de las luces. 
A esta cauda de reformas sin utilidad alguna, pero que garantizan pingues dividendos mediáticos, se suma la reforma a los artículos 38, 61, 111 y 112 de nuestra sufrida Constitución Política, que tiene como tema central al “Fuero constitucional”. No me detendré en las largas disquisiciones doctrinales de la iniciativa de reforma aprobada por los diputados y que consta de 37 páginas tamaño oficio, solo abordaré la parte operativa de la reforma que tiene por propósito quitar el fuero constitucional a los servidores públicos que disfrutan de él, entre los que destacan los diputados, senadores, el propio, los altos funcionarios de gobierno y del Poder Judicial, incluso del IFE.
El tema es muy bueno, pues nuestros legisladores gozan de cabal fama de pillos y en los hechos algunos han eludido el cumplimiento de órdenes de aprehensión en contra de su persona, por estar investidos de la protección que les otorga nuestra constitución y que impide a los jueces penales juzgar a tanto pillo que comete todo tipo de tropelías impunemente, así que reformar la constitución para quitar a estos delincuentes el beneficio del fuero, es algo que aplaudiríamos a brazo partido, como ya es costumbre, nada hay que aplaudir pues se trata de otra tomadura de pelo.
La reforma empieza con un aparente buen primer paso, actualmente para proceder contra cualquiera de los funcionarios con “fuero” constitucional, es necesario que se le solicite a la Cámara de Diputados que por mayoría absoluta de los diputados presentes, autoricen la procedencia del proceso penal en contra del funcionario. Es en este punto donde la cámara se convierte en una asamblea deliberativa sobre la presunta responsabilidad o no del funcionario público, este puede acudir a la cámara a defenderse. Ahora el Ministerio Público podría no solo iniciar la indagatoria, sino incluso consignar los hechos a un Juez solicitando que sea sometido a proceso el funcionario, sin tener que pedir a la cámara la declaración de procedencia por mayoría absoluta de los diputados presentes. En caso de que el delito amerite pena corporal, se seguiría el procedimiento contra el legislador o funcionario sin que este fuera detenido, hasta en tanto el juicio llega a Sentencia Ejecutoria.
El legislador o funcionario podrá defenderse con todos los derechos que le competen a un indiciado y posteriormente a un procesado, interponer recursos y acudir en amparo, incluso para evitar la suspicacia de que la acusación en su contra fuera una farsa, o una maquinación política, el auto de sujeción a proceso sería revisado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la que determinaría si el legislador o funcionario, tiene méritos suficientes para someterse al proceso penal.
Todo parece muy bueno, pero en realidad es todo lo contrario, pues cualquiera sabe que un proceso penal defendido con el ánimo de alargarlo, puede durar no seis años, sino diez y en particular si la Suprema Corte de Justicia de la Nación tiene algo que resolver, el caso de Florence Cassez empezó en el 2005 y terminó en el 2013, duró 8 largos años y eso que la señora estuvo detenida, por lo que nuestros juzgadores obraron con mayor premura que si disfrutara de libertad. Así que cualquier legislador o funcionario puede salir y desaparecer antes de que se dicte sentencia ejecutoriada.
Así las cosas, todo parece que queda igual, pues de una u otra manera, el legislador o diputado de que se trate no pisará la prisión, por lo que si bien no existe beneficio, tampoco existe perjuicio. Esto es falso, pues el nuevo mecanismo al quitar la posibilidad a los diputados de declarar la procedencia de la acusación penal, les da a los legisladores o funcionarios presuntos autores de ilícitos graves el beneficio de no someterse a ese proceso. El juicio de procedencia aun cuando no prospere, implica una grave mancha pública para el legislador o funcionario, pues los acusadores se ven obligados a mostrar a los diputados los datos en que se funda la acusación y esto en medio de un gran escándalo público, que puede demeritar al funcionario o legislador o al contrario, demostrar que la acusación es una farsa.
Mas nos beneficiamos con el conocimiento público de los ilícitos que se les imputan a nuestros altos funcionario o legisladores con el actual sistema y en cambio nos perjudicará la reforma pues los delincuentes gozarán no solo de la impunidad sino también del silencio, pues solo hasta que se dicte una sentencia ejecutoria, es decir firme, el funcionario o legislador sería detenido.
Los ejemplos saltan a la vista, si bien los senadores Ricardo Aldana y Jorge Romero Deschamps no fueron juzgados, porque la PGR se desistió, al menos fueron exhibidos en su momento y desde entonces son ejemplo consumado de corrupción e impunidad. En el caso de Julio César Godoy Toscano, este tuvo que salir huyendo pues el Juicio de Procedencia notoriamente sería aprobado por la mayoría de los diputados.
Conforme a la reforma, Ricardo Aldana y Jorge Romero Deschamps jamás se hubieran exhibido, ni se hubieran convertido en objeto de la reprobación nacional, pues la acusación hubiera estado protegida por el silencio en algún juzgado anónimo, y por su parte Julio César Godoy Toscano habría terminado tranquilamente como diputado sin que nadie lo molestara.
En suma ¿Ganaremos algo con esta reforma o solo seremos engañados, como ya es costumbre?

Qué hacer contra los asesinos de periodistas



¿Qué es lo que persiguen los asesinos de periodistas? La respuesta es tan obvia que casi parece innecesaria la pregunta, pero siempre debemos tener presente lo que pretenden los criminales, para negarles el beneficio de que se salgan con la suya: Los asesinos por razones de conciencia (Y los asesinos de periodistas lo son), persiguen siempre el mismo fin: Silenciar y desprestigiar a su víctima y como consecuencia de ello, desalentar a la sociedad, para que no vea en los periodistas victimado a un ejemplo.
¿Quiénes son las víctimas de los asesinatos de periodistas? Obvio también, en primer lugar el periodista asesinado, pero no son los únicos, inmediatamente después se encuentra su familia, su esposa o su compañera y sus hijos, finalmente nosotros la sociedad en general. Es obvio que no podemos regresarle la vida al periodista y que el daño que sufre la sociedad es tan indirecto que frecuentemente no lo percibimos, pero quienes soportan la carga total del homicidio son las parejas sentimentales y sus hijos, son ellas y estos últimos quienes padecen el peor de los infiernos y seguro es que los periodistas es lo que menos hubieran querido dejarles por herencia.
Las familias de los periodistas no solo tienen que cargar con el dolor de la muerte sino también con el castigo de una sociedad atemorizada que los percibe como señalados por los asesinos, los hijos frecuentemente no comprenden a su padre asesinado, pues los dejó en la orfandad y en la miseria, las mujeres padecen todo esto en silencio y en la desesperanza.
El triunfo de los asesinos es total, pues no solo mataron al periodista, sino que humillaron a su familia y les extirpan la idealidad a sus hijos, quienes frecuentemente crecen sin oportunidades de escuela, ni de una vida digna, además los matones mandan exitosamente un mensaje los demás periodistas: “Si persistes en hacer lo que hacía el periodista asesinado, terminarás como él y lo peor, tu familia terminará como la de él, en la miseria y el abandono”
Acabo de leer la historia de un periodista que fue sacrificado recientemente: Jaime Guadalupe González Domínguez (El hombre de la foto de este artículo), conocido como “El Ojinaga News” quien denunció los actos criminales ocurridos en su comunidad, no por delincuentes ordinarios, sino por sicarios, fríos asesinos a sueldo de la delincuencia organizada y Jaime es un claro ejemplo de lo dicho, murió en la miseria. Sus familiares y amigos lo acompañaron en su último viaje aterrorizados, temiendo una agresión en cualquier momento y sus hijos y mujer todavía no comprenden la razón por la cual vivió y murió este héroe civil.
Al mismo tiempo que esa familia vive en el desamparo, miles de diputados federales y locales, así como senadores de la república engordan levantando el dedo conforme le indican sus pastores en las cámaras, con dietas, sueldos y comisiones dignas de sultanes, arrastrándose ante la ordenes de las cúpulas de sus partidos, otros miles de funcionarios administrativos y de justicia se sirven con la cuchara grande, pero para los verdaderos héroes de nuestro país, solo resta el olvido y la penuria de sus familias.
Para enfrentar la delincuencia el mejor método es demostrar que los actos criminales son contraproducentes, para ello en primer lugar nosotros, la sociedad y el Estado que nos representa, debemos otorgar pensiones decorosas a las familias de los periodistas caídos en el cumplimiento de su deber, de manera tal que los periodistas no vean en su importante tarea solo una carga y una infamia, es importante enviar como sociedad el mensaje de que retribuiremos con justicia a las familias de nuestros héroes civiles y que sus familias no quedarán en el desamparo. Esta es una solución sencilla, de muy bajo costo económico y de un gran efecto social, porque nos dignificará como una sociedad justa, digna y con memoria. Algo que por el momento no somos.

Por Antonio Limón López.

A TI... PANISTA



Este domingo (10 de marzo) en Baja California, tienes que tomar una decisión que afectará no solo al Partido Acción Nacional, sino a ti mismo, a tu familia, a tus amigos, en ella se encontrará tu propio prestigio personal, pues la elección del candidato a gobernador del PAN, será un mensaje a la sociedad de lo que somos como panistas y como personas. Debemos dejar atrás esas muchas elecciones en que dentro del partido se votaba por una mafia dominante y ser consecuentes con la idea de que la democracia nos libera y que al momento de votar, votamos en conciencia. Esta elección no solo es para elegir candidato a gobernador, sino para elegir el tipo de ciudadano que tú eres, o por el contrario, para descartar el que no eres ni quieres ser, ese que se somete a las pandillitas. Es momento de votar por la conveniencia  personal y de todos, es decir, es el momento de votar por el bien común.
No puede haber candidatos más diferentes, Kiko Vega representa al candidato que finca su candidatura en los acuerdos cupulares de las pandillitas que se reparten diputaciones, regidurías y alcaldías, para socavar el juego limpio o trampearlo, que intentaron cargar los dados y  que piensan que el panista puede votar como si fuera un borrego, y que sin darse cuenta puede terminar en el cuchillo del carnicero, que carece de proyectos para el gobierno, salvo que promete repartirá los beneficios del poder desde las cúpulas de las pandillitas, que precisamente han llevado al PAN a sufrir amargas derrotas en el estado. Héctor Osuna es abrumantemente superior por su cultura política, por su claridad para enfocar los problemas sociales y administrativos, por su espíritu democrático como lo demostró cuando se opuso al dedazo con que la dirigencia nacional esperaba "designar" a un candidato dizque “competitivo” y esto, no obstante que precisamente Héctor Osuna es el candidato más competitivo del PAN en estos momentos.
Héctor Osuna Jaime es el mejor candidato que el PAN pudier presentar, y en esto todos coinciden, hasta sus contrincantes, pero contra su candidatura se argumentan falacias y se tejen compromisos ocultos entre dos o tres tramposos, que se sienten seguros de manejar a los panistas como si fueramos ganado y de inducirnos a votar bajo amenaza de perder el trabajo o de ser declarado expulsado de esas mafias. Cuidado, es falso el rumor de que tú no estás en el equipo de Héctor Osuna. Al contrario.
Tú panista eres y serás el primero para gobernar Baja California a partir del 1 de noviembre del 2013, claro que Héctor Osuna Jaime tomará solo en cuenta tu experiencia, probidad y capacidad como servidor público y no tu pertenencia a "x" grupo,  pero ahora tus únicas pertenencias serán a México, a tú familia, a tus amigos, a Baja California y al Partido Acción Nacional, nunca mas la nómina será utilizada para fines electorales dentro del PAN, nunca mas estarás atado a compromisos que te impidan inscribirte candidato, nunca mas haremos una alianza ruinosa para regalar candidaturas a partidos agónicos, tu única lealtad será con tu propia conciencia. 
El hecho de que te hayan obligado a tomarte la fotografía con un grupo bajo amenaza, que te hayan obligado a firmar o que te hayan hecho juramentarte, no te impedirá votar en conciencia este domingo. Por eso y para eso se formó el PAN, como una alianza de hombres y mujeres LIBRES!
Acude a votar, se libre y piensa a largo plazo, vamos contra un PRI que aprovechará las flaquezas del candidato del PAN a gobernador, mil veces mejor un candidato fuerte, superior en lo intelectual y de gran prestigio en la sociedad, escoger lo contrario sería suicida y de nada valdrían todos los compromisos y promesas vanas para elegir a un candidato sin talentos políticos, sin ideas, sin congruencia, sin capacidad siquiera para debatir unos cuantos segundos.  
Por Antonio Limón López.
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.