Bienvenido. Eres el visitante No.

LO QUE NOS ENSEÑÓ FLORENCE CASSEZ


El 23 de enero del 2013 será simplemente otro mal día para México, otro de esos muchos que olvidaremos en cuanto sea posible o cuyos eventos deformaremos por otros digeribles, pero bajo ninguna circunstancia intentaremos siquiera comprender sus advertencias, ni sus oprobiosas y crueles verdades, cerraremos los ojos y repetiremos alguna receta adormecedora y seguiremos siendo lo que hemos sido.
Sabemos que la ciudadana de la república francesa Florence Cassez fue parte de una banda de secuestradores. Es en lo único que los mexicanos estamos de acuerdo con respecto a ella,  pues a partir de este punto se tejen decenas o miles de interpretaciones, algunas son congruentes con los hechos y otras son francas teorías conspiratorias, otros prefieren ignorarla o minimizarla, pero a pesar de eso, los mexicanos debiéramos aprender de lo que nos dejó Florence Cassez, que fue detenida “in fraganti” el 8 de diciembre del 2005 y liberada “lisa y llanamente” el 23 de enero del 2013.
Ahora lo sabemos sin duda alguna, no es lo mismo la justicia en México para el mexicano que para los ciudadanos de Francia y que mayor poder de protección exige a nuestros fiscales un pasaporte francés, que una credencial del IFE. Mientras los detenidos mexicanos son incomunicados por nuestras autoridades los extranjeros del “Primer mundo” gozan de todas las garantías constitucionales y de todas las asesorías imaginables antes de declarar, mientras que a los “indiciados” mexicanos se les niega una defensa efectiva, los defensores solo pueden estar como invitados de "palo" y no pueden aconsejarlos, no pueden ni hablar bajo amenaza de ser remplazados por otros a modo, en cambio para los extranjeros no existe ninguna incomunicación, ni restricción en la comunicación con sus defensores. En el caso de Florence Cassez, ésta fue incomunicada solo el día de su detención -el 8 de diciembre del 2005- porque el entonces director de la AFI, Genaro García Luna urdió un plan para impresionar a los candidatos a la presidencia de la República que serían electos 8 meses después y asegurar una magnifica chamba por seis años más.
Otra enseñanza dramática es que el poder judicial ordinario es ineficiente, ciego ante los hechos manifiestos, que los jueces de distrito están acobardados y sistemáticamente dictan sentencias condenatorias, que los magistrados unitarios de circuito que conocen de las apelaciones penales contra las sentencia de los jueces de distrito son igualmente pusilánimes, ciegos y acomodaticios y que los magistrados de los tribunales colegiados de circuito que conocen en amparo directo las sentencias dictadas por los unitarios de circuito son también partidas de adocenados, expertos en la supervivencia burocrática. Florence Cassez fue condenada por un Juez de Distrito a 96 años, por tribunal unitario a 60 y esta sentencia fue confirmada por el tribunal colegiado, sin que quedara ninguna instancia.
Aprendimos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación es un tribunal elitista, solo para casos de celebridades de excepción, pues ya sin recurso legal alguno la sentenciada Florence Cassez, debería cumplir su condena sin más trámite, pero ante la presión internacional de Francia, la corte aceptó conocer el caso ya totalmente concluido y confirmado, así de manera selectiva, la corte aceptó una “revisión” al amparo directo, cosa de la que ningún mexicano de a pie disfruta, fue una puerta exclusiva para que los ministros revivieran el caso Cassez, para evitar una declaración de guerra de Francia.
Otra lección fue que los ministros de nuestra Suprema Corte de Justicia de la Nación como dicen una cosa, dicen la otra. En efecto, la Ministra Olga Sánchez Cordero que tardó casi un año en elaborar el proyecto que presentó el 23 de enero pasado -pues desde el 21 de marzo del 2012 se le encomendó redactar uno nuevo para resolver el recurso- y cuando una vez leído en el pleno concluyó otorgando protección “solo para los efectos” de que el unitario revisara la sentencia, pero ahora sin tomar en cuenta los testimonios de los ofendidos y testigos, descubrió que el nuevo ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz (-Mena según su apellido nobiliario) favorecía un amparo “liso y llano” de libertad, por lo que en ese mismo momento la ministra cambió su proyecto de amparo “para efectos” por uno de libertad “lisa y llana”. Con este acto acrobático, en lugar de llamarse “Suprema CORTE de Justicia de la Nación” debiera llamarse “Supremo CIRCO de Justicia de la Nación”, pues las contorsiones de la ministra, hizo que los acróbatas de los circos de Pekín y Moscú, parecieran unos pobres tullidos.
Ahora sabemos que la jurisprudencia mexicana legitimó las confesiones, arrancadas a golpes y puntapiés, así fue al menos para los cómplices "mexicanitos" de Florence Cassez, que confesaron a punta de golpes su participación y la de ella en los secuestros. Sin embargo, en el caso de Florence Cassez ella no confesó porque al estar protegida consularmente y asistida legalmente, conforme a los estandares internacionales no fue torturada y por ende, nunca confesó su participación, lo cual la puso afuera de la cárcel, en tanto que a sus cómplices, aparte de torturarlos, no tendrán derecho al “recursito” que se sacó la corte de la manga para enviar a Florence Cassez a los "Champs Elysees".
Ahora no tenemos duda, que nuestros laboratorios y nuestros científicos de las áreas forenses de la Procuraduría General de la República son una partida de ineptos o de aviadores, pues los únicos elementos acusatorios contra los secuestradores en el caso en que estuvo involucrada Florence Cassez fueron las declaraciones (manipuladas por Genero García Luna) de los ofendidos y las confesiones arrancadas, bajo tortura, aplicada a los mexicanos, sin que los forenses aportaran ningún elemento acusatorio de orden científico, si acaso prestaron primeros auxilios a los torturados.  
Confirmamos que el Ministerio Público de la Federación no es una institución de “buena fe”. A pesar de que desde el 11 de febrero del 2006, Televisa reconoció que la "detención" de los secuestradores, incluyendo a Florence Cassez el 9 de diciembre del 2005, fue una mascarada organizada por Genaro García Luna y la Agencia Federal de Investigaciones a su encargo, y de que en 2010, la misma Procuraduría General de la República admitió que Florence Cassez fue aprehendida el 8 y no el 9 de diciembre del 2005, con lo que todos los hechos manifestados en la acusación se pusieron en duda. A pesar de tales reconocimiento que cimbraron el caso, no hizo nada la PGR para rectificar las falsedades en que incurrieron sus funcionarios, nadie fue cesado, nadie fue despedidos y el presidente Felipe Calderón ni siquiera se molestó en exigir explicaciones a Genaro García Luna, ni al ex Procurador de Justicia Eduardo Medina Mora, quien en ese momento era el embajador de México en Gran Bretaña, puesto que desde el 2006 supo de la farsa montada por Genaro García Luna. En 2010 se destapó la cloaca, pero ni siquiera hicieron gestos ante los hedores.   
Que la teoría circense, mediática, televisiva y farsante de la justicia que tiene Genaro García Luna es acorde con el talante de nuestra clase política, que ignoró y pretende ignorar la triste exhibición de la Justicia Mexicana ante nosotros mismo y ante el mundo, pues si bien existen todo tipo de señalamientos y pruebas indubitables, no se han dado los pasos para el desagravio naciones indispensable, que debe iniciar por aprehender a Genaro García Luna y a todos sus cómplices, coautores y encubridores en los actos contra la administración de justicia que desembocaron en la liberación de la secuestradora francesa Florence Cassez y la consecuente burla en que ha quedado reducida la justicia mexicana.
Que todo el montón de reformas constitucionales hechas a lo largo de estos últimos seis años no le aportaron un ápice de mejoría a nuestro sistema de justicia penal y que los legisladores no tienen ni idea, de que hacer, que en el mismo plano se encuentran los partidos políticos muy preocupados por sacar más dinero para las próximas elecciones y repartirse el botín en que se ha convertido cada una de las cámaras de legisladores del país y cada tribunal de justicia y cada procuraduría de justicia.  
Que no contamos ni con las universidades, ni con el Sistema Nacional de Investigadores, ni con juristas capaces de anticipar los problemas nacionales y menos de prever su soluciones, que estamos a la deriva y que es un hecho que un alto porcentaje de inocentes se encuentran siendo procesados debido a la corrupción de las autoridades investigadoras de delitos y a la ineficiencia, falta de perspicacia y miedo de nuestros juzgadores.
Que el presidente Felipe Calderón Hinojosa fue un encubridor y colaborador de los actos contra la administración de justicia perpetrados por Genaro García Luna y que el actual presidente Enrique Peña Nieto está a punto de convertirse en otro encubridor de Felipe Calderón Hinojosa y de Genaro García Luna.
Que en México los gesticuladores y simuladores como Genaro García Luna, y Eduardo Medina Mora tienen mayores posibilidades de asumir los puestos de más alta responsabilidad en el sistema de justicia y en la administración pública.
Nicolás Sarkozy y su ex contrincante Francois Hollande son más perseverantes y unidos que Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. En cuanto el presidente Sarkozy confirmó  la farsa montada por Genaro García Luna y Televisa del 9 de diciembre del 2005 y calculó que en cualquier país del mundo esa falsedad de la autoridad acusatoria desacreditaría sus pretensiones punitivas, al punto de que ni en Malí seguiría siendo procesada, entonces todo el poder de la república francesa apoyaría a Florence Marie Louise Cassez Crepin y su liberación sería una prioridad nacional.  Sarkosy no pudo reelegirse, pero le dejó a Monsiur Francois Hollande la mesa servida para festejar la liberación de Florence Cassez y así fue, el caso terminó en la plaza de la Revolución francesa con la secuestradora vistiendo no el gorro frigio, pero si un lindo vestido de diseñador pagado por la república que la glorifica como a una nueva Juana de Arco.
Finalmente Florence Cassez nos enseñó que estamos expuestos ante el mundo, no solo ante Francia y que seguimos siendo el mismo país al que el excelso hombre de letras y embajador francés Roger Peyrefitte, se refirió con desdén en “Les Ambassades” (1951) diciendo que el “embajador mexicano parecía un salvaje, bajado de un árbol colgando de una liana”, con ello colocaba a nuestro representante como una especie de salvaje indigno del convivio civilizado de las demás naciones.
Aprendimos que así seguimos siendo vistos y tratados en pleno siglo XXI.

Condenados por el caso Florence Cassez



Don Antonio Gómez Robledo en su libro “Meditaciones sobre la Justicia” pone énfasis en la enormidad de la tarea del juez, equiparable a una función divina, que es la de impartir justicia. Nada se compara a esta obligación de todas las sociedades modernas y antiguas que recaen esa carga un puñado de hombres guiados por estrictas normas y códigos, para escudriñar la conducta de los juzgados, encuadrándola dentro de las conductas que la ley considera con méritos para ser castigadas, al final de esta interpretación de los jueces depende la libertad, el patrimonio e incluso la vida de los que son puestos en el banquillo de los acusados.
En ocasiones esa justicia es inaceptable, como inaceptable nos resulta la sentencia que Zeus  impuso a Prometeo por habernos dado el fuego, fue condenado a soportar, encadenado, que un águila le devorara el hígado, para que debido a su inmortalidad en unas horas este volviera a crecer, y así volviera a ser devorado hasta el infinito por la insaciable ave; Tampoco es aceptable la cruel condena a Sísifo que cegado por su astucia es obligado a empujar una roca hasta la cima de una montaña de la que caerá, para volver a ser empujada de nueva cuenta la cima y así, eternamente. Claro que esa justicia no es la de los hombres, sino la de dioses caprichosos y desdeñosos de la humanidad.
Cabría esperar que la justicia de los hombres correspondiera al ideal romano de “Dar a cada uno lo suyo” pero por desgracia, al igual que los caprichosos dioses del Olimpo, los mortales que imparten justicia son también crueles y desdeñosos de sus semejantes, frecuentemente fascinados por la divina tarea caen en la vanidad y la superficialidad, ignorando la hondura de hacer justicia a cada uno, de dar a cada uno con justeza lo que justamente cada uno merece.
Ese fue el caso de Genaro García Luna, un hombre afortunado por la liviandad moral de sus poderosos aliados políticos que lo encumbraron hasta rozar el mismo Cielo, nadie en el sistema de justicia en México jamás tuvo tanto poder como este hombre y en lugar de acometer sus obligaciones con cuidado, con piedad, con justeza, con sobriedad y con mesura, fue simplemente un guasón que se dedicó a olfatear las cámaras y las candilejas, para que su persona se convirtiera en una de las refulgentes estrellas de nuestro firmamento frívolo.
La Sra. Florence Cassez fue una francesa que se avecindó entre nosotros, atraída por la fragilidad de una sociedad tolerante con los pillos, donde la policía destilaba corrupción y donde todo México se extendía como la cueva de Alí Babá, llena de riquezas para quien tuviera la osadía de extender la mano y tomarlas. Entonces la industria del secuestro estaba en boga y ella en coparticipación con otros delincuentes se dedicó alegremente a secuestrar, torturar y cobrar gruesas recompensas y así lo seguiría haciendo si no fuera porque fue atrapada el 8 de diciembre del 2005.
De haber sido Genaro García Luna un funcionario correcto habría dado cuenta de las diligencias conducentes de inmediato y ahora nadie recordaría a Florence Cassez, pero ante la inminencia del cambio presidencial salieron a relucir las cualidades histriónicas de Genaro García Luna quien montó todo un "show" para el día siguiente en que convocó a Loret de Mola para convertirse en héroe nacional al llevar a cabo, la captura “en tiempo real” de una banda de secuestradores y liberar a las víctimas. El 9 de diciembre seguido por las cámaras de Televisa condujeron hasta un desolador paraje donde acometieron la toma de unas casuchas donde encontraron a Florence Cassez y a los secuestrados, y así surgió la figura del héroe valiente y arriesgado, todo maravilloso pero, en realidad falso, porque la captura no ocurrió el 9 de diciembre sino el día anterior, y todo lo televisado no fue un acto real sino el capítulo de una telenovela escrita y dirigida por Genaro García Luna, y todo para asegurar su chamba en el sexenio siguiente… y lo logró.
Felipe Calderón cubrió de honores a este héroe de pies de barro, y cuando pidió el “Mando Unificado” es decir “el mando total” de todas las policías de México, Felipe Calderón realizó el mayor esfuerzo por otorgarle a este hombre todo el poder posible y no desistió de ello ni cuando Genaro se mostró frívolo y amante de las pantallas de televisión, la SSP incluso gastó parte de su presupuesto en una serie de televisión donde el propio Genaro actuaba en la calidad del policía “más puro y limpio de México”.
Tampoco Felipe Calderón desestimó a Genaro García Luna cuando las comedias que escenificaba se venían al suelo, confundiendo a familiares del Chapo, atribuyéndose aprehensiones que eran obra de otras fuerzas de la policía, pero siempre manteniendose a salvo bajo el colchón de su cama en el bunker de la Secretaría de Seguridad Pública federal, señalando a estudiantes como si fueran narcotraficantes. Solo participó para detener a un pobre pastor protestante que armado con su biblia intentaba hacer que la humanidad se retractara de sus pecados, en este caso excepcional Genaro García Luna comandó personalmente a sus fuerzas en el aeropuerto de la ciudad de México.
El caso de Florence Cassez fue diferente al de los demás casos, donde los acusados eran unos mexicanos sin consulados ni embajadas que los defendieran. Los agentes franceses pronto se dieron cuenta del “show” escenográfico que se escondía tras la acusación contra su conciudadana, y con calma al principio acreditaron que la aprehensión no fue el 9 de diciembre como decían los testigos y ofendidos, sino al menos el día 8 de diciembre y que lo transmitido en televisión por el canal de las estrellas, no fue una aprehensión legítima sino una escenificación con libreto, actores, guionistas y camarógrafos y llevando de locutor a Loret de Mola, por lo que así, poco a poco, la comedia que llevó al estrellato a Genaro García Luna, también poco a poco se convirtió en la mayor pesadilla de la justicia mexicana.
El Juez de Distrito desestimó las evidencias de la alteración de los hechos y de las pruebas, desestimó la falsedad en que incurrió el Ministerio Público de la Federación y los agentes de las policías federales, desestimó la falsedad de las declaraciones de los testigos y ofendidos pues estos fueron obligados por Genaro García Luna a cambiar las fechas, pero por ser personas honestas y probas terminaron diciendo la verdad, sí la verdad, pero ahora era una verdad en contradicción con otras declaraciones. El caso es que el Juez deseoso de no perder su chamba condenó el 27 de abril del 2008 a Florence Marie Louise Cassez Crepin para que purgara 96 años en la cárcel.  Una apelación posterior, resuelta por magistrados piadosos redujo la condena a 60 años, algo casi, casi para celebrar, eso fue el 3 de marzo del 2009.
Pero los franceses no estaban conformes, las contradicciones del ingenioso Genaro García Luna crecían, pues no cesaba de inventar nuevas evidencias contra Florence, todas  las cuales se sumaban haciendo una gigantesca bola de nieve que desataría un alud montaña abajo con tantas contradicciones, falsedades evidentes, testimonios prefabricados con el propósito de incriminar falsamente. Los abogados de Cassez no daban crédito a tan fervorosa pasión suicida de García Luna que enfebrecido en acusar falsamente perdió todo sentido de la realidad, en tanto que los abogados del Ministerio Público y los magistrados del Tribunal Unitario se convirtieron en su cómplices. La defensa no podía creer que fuera posible que un solo hombre tuviera tanto poder y tanta estupidez al mismo tiempo como el Secretario de Seguridad Pública.
2009 fue el mejor momento para México en el caso de Florence Cassez, el Tribunal Unitario dicta la sentencia de 60 años contra ella, el presidente de Francia acuerda con Felipe Calderón crear una comisión que estudie posibles violaciones a los derechos humanos de la convicta, los organismos defensores de las víctimas se oponen a la comisión; Francia solicita que Cassez sea extraditada a Francia para que cumpla su sentencia y el presidente Calderón, después de negociar todo lo que quiso, decide declinar la solicitud, con ello inicia la tormenta en su contra.
La presión de Francia y las evidencias y declaraciones de los periodistas que no le son leales a Genaro García Luna, terminan por obligar literalmente a la PGR a reconocer que la aprehensión del 2005 fue un montaje televisado, que la aprehensión realmente fue anterior. Con esta evidencia Florence Cassez interpuso su juicio de amparo directo contra la sentencia que la había condenado a 60 años, pero a pesar de las esperanzas bien fundadas, el juicio de amparo fue declarado improcedente por el Tribunal Colegiado que lo conoció. Algo normal en este país.
En este punto se agotaron todas las instancias y las relaciones entre México y Francia se van a pique, en Europa activistas como Jean Luc Romero se lanzan contra México en una cruzada tal que la "Semana de México en Francia" se la dedica el gobierno francés a Florence Cassez, México se retira. Pero si bien para cualquier mexicano ya no existían recursos que hacer valer después del fallo final del colegiado, la defensa de Cassez se saca un recurso de la "manga" como si fuera un quinto "as", llamado “por inconstitucionalidad” ¿Acaso el amparo no fue por inconstitucionalidad?el caso es que fue una solución a la medida de nuestra huésped,  justo cuando Francia ya acusaba a México en el mundo de denegación de justicia y amenazaba exhibir las miserias de nuestra justicia de opereta, el inédito "recurso por inconstitucionalidad" fue admitido sin reservas, ni más ni menos que por la primer Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Sí Cassez fuera mexicana ese recurso seguiría inexistente. Al declarase competente la sala, “descubrió” después de seis años la montaña de violaciones a los derechos humanos y al “debido proceso”, que no percibieron ni el Juez de Distrito, ni los magistrados del tribunal unitario, ni los magistrados del tribunal colegiado de circuito, entonces se preparó la sala para decretar libertad plena a la sentenciada el mismo 21 de marzo del 2012, en plenas celebraciones por el natalicio de Benito Juárez, pero surgió una contracampaña que enfrió la pasión justiciera de nuestra corte, es cierto que querían liberar a la francesa, pero no al costo de arriesgar su chamba, después de todo no era para tanto, así que mejor aplazaron.
Finalmente se fueron del gobierno Felipe Calderón, Genaro García Luna y entonces sí estuvieron en posición de tratar de acomodar las cosas, la propuesta era conceder la protección de la justicia federal ordenando al Juez de Distrito que dictara otra sentencia pero ya sin tomar en cuenta los testimonios contradictores de los testigos y ofendidos, así como tampoco las declaraciones incriminadoras agregadas al proceso, pero en cuanto había pronunciado su proyecto y viendo que el ministro Antonio Ortiz se pronunciaba por la protección de amparo otorgando la protección plena y ordenado la libertad lisa y llana, bueno con esa naturalidad de quien dura un año haciendo una sentencia, la cambió en un segundo para decir, como digo lo que digo, digo lo contrario y en ese acto cambia el sentido de sus sentencia dando libertad plena, lo cual es votado por tres de los cinco ministros y Florence Cassez abandona de inmediato la prisión y sube a un vuelo de Air France donde ya estaba la fiesta en grande.
Con todo esto los mexicanos y nuestra justicia quedan vituperadas no solo por Francia, sino por todo el mundo, los juristas mexicanos, nuestros tribunales, nuestras obras de jurisprudencia quedan reducidas a la indignidad, nuestra justicia queda como una opereta en que los ministros bailan al son que les tocan, donde los funcionarios públicos violentan las leyes, violan los derechos humanos, el proceso en sus elementos más esenciales y ante cualquier presión internacional ceden, incluso queda en claro que los que causaron todo este mal, en particular el ex Secretario de Seguridad Pública que con su conducta falaz dio la causa eficiente para la libertad de Florence Cassez, también quedará impune, los únicos por quienes nadie presta atención son las víctimas de los secuestradores, las victimas de Florence Cassez que la vieron salir como a una heroína. También estamos nosotros, el pueblo de México, que no podemos recurrir a ningún consulado, ni a ninguna embajada, que no tenemos a Francia para que nos respalde y que no disfrutamos de los recursos jurídicos extraordinarios que la Suprema Corte de Justicia le concedió a Florence Cassez, mexicanos al fin,,,,,, nos jodemos.

ACLARANDO LAS DONACIONES EN FAVOR DE ENRIQUE PEÑA NIETO



La idea de negarle a los jefes de estado la posibilidad de recibir regalos o donativos de sus súbditos, o de los súbditos de otros estados es una idea moderna, y además es contra natura pues los regalos y ofrendas a los gobernantes no son solo exclusivos de Europa -De donde nos vienen casi todas nuestras tradiciones políticas- sino que también vienen de oriente y del continente africano. Tan natural era la costumbre que algunos recibían ofrendas dobles, como fue el caso de Cleopatra que recibía obsequios no solo como reina de Egipto sino también por su cautivante belleza, en ocasiones los reyes, cual si fueran plebeyos, rindieron pleitesía a un rey superior, como fue el caso de aquellos tres reyes que llegaron a Belén para honrar al niño en el pesebre. En Babilonia los  “Shahanshah” y los “Aryamehr” los exigían, pero fue en Europa donde los “presentes” formaron parte del protocolo obligado de los diplomáticos ¿Y qué decir de América, donde Moctezuma honró obsequiando a Cortés con bella pedrería y excelsos plumajes?
Fueron los norteamericanos, siempre tan aguafiestas, los que acabaron con tan bonita tradición, o casi, porque hoy en día un presidente norteamericano todavía puede recibir obsequios personales… a condición de que no sobrepasen los 300 dólares y que les sean regalados por otro jefe de estado, pues tampoco acepta regalitos de cualquiera. Los norteamericanos con su democracia, libertad y tolerancia formalizaron a los glotones cabilderos y a los dispendiosos grupos de interés, pero les impusieron inscribirse como tales, decir cuánto pagaban y a quién le donaban, también cuanto recibían, cómo, cuándo, por qué y de quién. Nada es ilegal con nuestros bárbaros primos, pero todo el juego debe hacerse a la vista, sin cartas bajo la mesa y sin dados cargados. Para ellos -tan mercantilizados- las "mordidas" causan impuestos y son -of course- deducibles.
En México acostumbramos tomar las leyes de EEUU, traducirlas y  aclimatarlas a nuestra idiosincrasia, es decir que las prostituimos, pues en el caso que nos ocupa, si bien los cabilderos y los grupos de presión existen aquí como en todo el mundo, aquí lo hacen a la sombra: Los regalos, donaciones y apoyos a los funcionarios públicos están terminantemente prohibidos, son causales de destitución e incluso están tipificados como delitos, pero eso no impide que sean tan comunes en todo México como común es el esplendoroso sol que a todos nos ilumina.
El tema viene a colación, simplemente porque nuestro flamante presidente Enrique peña Nieto, dio a conocer a la opinión pública su “Declaración  Patrimonial Inicial” utilizando para ello a la mismísima página de la presidencia, lo cual debemos reconocer como un acto de honestidad plausible. Al hacer nuestro presidente pública su declaración, entendemos que es permitido analizarla aunque sea tan superficialmente como lo permiten los propios datos de dicha declaración.
En primer lugar debemos partir del referente de que nuestro presidente nació en 1966 y que según su propia declaración dentro del capítulo de “Experiencia laboral” solo indica tres "empleos" a partir de marzo del 2000, sin empresas propias, por lo que se inició en el trabajo a los 34 años de edad,  sin embargo en 1982, a los 16 años compró una casa; En 1988, a los 22 años le obsequiaron un predio de 1,000 metros cuadrados y en 1989, a los 23 años, le obsequiaron otro predio pero este de 24,000 metros cuadrados, de este período solo llama la atención, que el número del Registro Público de la Propiedad (RPP) de la casa de 1982 es el de  1030744107000000, el cual es sospechosamente próximo al de otro donativo, el del lote que le fue donado conforme al número de RPP 1030732603010000 del año 2009, es decir …. 27 años después!!!!
A partir de su incorporación a la fuerza laboral, el entonces Secretario de Administración del gobierno del Estado de México, adquirió por herencia un departamento en el 2001; En el 2005 (A tres meses de tomar posesión como Gobernador del Estado de México) compró una casa de 466 metros cuadrados de construcción dentro de un lote de 2,138 metros cuadrados; El 8 de diciembre del 2009, durante su cuarto año como gobernador recibió otra donación, ahora de un lote de 2,547 metros cuadrados y que ya antes mencionamos como extrañamente cercano, en cuanto al número en el RPP, a la de la casa que compró en 1982.
El 8 de diciembre del 2011, justo a unos días de cumplir dos meses de haber entregado el gobierno del Estado a Eruviel Ávila Villegas, Enrique Peña Nieto recibió tres donaciones: Dos casas, una de 150 metros cuadrados en un lote de 150 metros cuadrados, y otra de 338 metros cuadrados en un lote de 338 metros cuadrados; Así como un lote de 58,657 metros cuadrados y en cuanto a muebles en esa misma fecha recibió un lote de “obras de arte, relojes y joyas” no precisadas, que se sumaron a otro lote de obras de arte que heredó el 29 de mayo del 2007, fecha en la que precisamente compró otro lote de relojes y joyas.
Salvo el lote que le fue donado en 2009 cuando era todavía gobernador, las restantes donaciones inmobiliarias que recibió nuestro presidente son anteriores al 2000, es decir cuando todavía no trabajaba y un paquete de tres donaciones inmobiliarias que recibió en el breve período entre la conclusión de su encargo de gobernador y su registro como candidato del PRI a la Presidencia de la República.
Cuatro donaciones, la del 8 de diciembre del 2009 y las tres donaciones inmobiliarias del 8 de diciembre del 2011, amén de la de relojes y joyas, merecen al menos las siguientes aclaraciones: ¿Quién o quiénes fueron los donantes? ¿Qué relación familiar guardan con nuestro actual Presidente de la República? ¿Por qué razón donaron cada uno de los bienes a Enrique Peña Nieto? Estas preguntas deben ser contestadas a satisfacción, pues de otra manera quedará la duda de que nuestro presidente recibe “donaciones” al momento o pactadas para formalizar dos o tres meses después de que deje el encargo que ocupa y esta sombra de duda, es en agravio no solo de la persona del presidente, sino en agravio de todo México que sigue siendo considerado un país donde la corrupción y las practicas contra la ley son el agua de uso común. ¿Acaso es mucho pedir?

JUAN IGNACIO ZAVALA...EL MARTIR



La historia del PAN está plagada de anónimas vidas extraordinarias, de héroes verdaderos e ignorados que entregaron su vida, su patrimonio, su comodidad a un ideal esplendido, el de la Democracia para México. En general eran personas sencillas y sin grandes recursos, pequeños empresarios como abarroteros, vendedores de refacciones, la mayoría eran empleados y la profesión más frecuente era la de maestro o contador privado, ninguno ostentaba posgrados en Harvard, ninguno era el “rico del pueblo”, eran personas sencillas, idealistas y comprometidas para lograr que la voluntad de todos fuera la que impusiera a los gobiernos, de esa forma y solo de esa forma sería posible un México mejor, donde la ley se respetara, donde no se despreciaran las creencias de las personas, donde cada uno contara como cualquier otro.
De esos héroes que abundaron en la provincia mexicana, en Yucatán, en Baja California, en Sonora, en Jalisco, en Michoacán, incluso en San Luis Potosí, nada se habla, el éxito del panismo en los noventa no impulsó el recuerdo por los panistas del pasado, el PAN fue desdeñoso y desmemoriado, se preocupó por honrar a pillastres, a convenencieros, acomodaticios, bribones y escaladores que prosperaron dentro del PAN y esto en particular fue así a partir del 2000, en que solo valían los que hablaran inglés, estudiarán en el extranjero y fueran unos expertos oportunistas.
La llegada de Felipe Calderón hijo de un panista y con toda la vida dentro del partido hizo esperar que las cosas cambiaran, pero al contrario, fue peor de elitista y antidemocrático que Vicente Fox, apuntaló a su familia política, a sus amigos y a una casta antipatriótica a la que le entregó todo tipo de candidaturas a base de antidemocráticos dedazos. El PAN democrático del pasado fue asesinado en los salones de Los Pinos, los ideales fueron substituidos por ocurrencias de dirigentes impuestos por mecanismos pandilleriles, el perfil nacional del PAN fue substituido por el perfil de la parentela política del presidente Calderón y todo se hizo según su ánimo,  sus ocurrencias y sus deseos. Eso claro que tendría un costo, lo tuvo, lo tiene y lo estamos pagando.
Desde hace muchos años, al menos desde los principios de los años ochenta, se estableció que los partidos políticos y sus candidatos deberían suspender sus campañas con tres días de antelación a la fecha de la elección, esa norma se ha trasplantado en todas las legislaciones electorales mexicanas desde entonces y nadie la ignora. Sanciona a todos, al simpatizante de a pie y al dirigente nacional, a quien quiera que realice propaganda política a favor de cualquiera candidato o partido en esos días y en especial el día de la elección. No existe nada igual en Estados Unidos de América, ni en Venezuela, ni en Guatemala.
En la era priista la propaganda y el acarreo de electores continuaba hasta en las filas para votar, los dirigentes priistas se colocaban a un costado de la casilla y los votantes obligados por su trabajo debían mostrar la boleta marcada por el tricolor, así que el PAN batalló contra esas prácticas y poco a poco pudo llevar a la ley ciertas prevenciones: La tinta indeleble para evitar que se votara varias veces en distintas casillas, la credencial de elector con fotografía, la lista nominal del padrón con fotografía, las boletas en papel infalsificables y foliadas, incluso firmadas por los representantes, las mamparas para votar y la presencia exclusiva de los funcionarios y representantes de partidos en las casillas electorales y claro, la prohibición de hacer cualquier tipo de propaganda por cualquier medio el día de la elección, fueron medidas prácticas para evitar al fraude electoral profusamente practicado por Gobernación desde siempre.
La paradoja es que nunca antes se había ordenado sancionar a un abogado debidamente estudiado y viajado por hacer propaganda el día de la elección, es una prohibición de muchos años, obvia, clara y sería una osadía estúpida tratar de cometerla y creer que se escaparía a cualquier sanción. En los años ochenta, en la frontera norte, algunos priistas pagaron propaganda en las estaciones de radio de Estados Unidos el día de la elección, pero fueron identificados, denunciados y castigados los autores de semejante idea, ahora está prohibido contratar propaganda en el extranjero en cualquier momento de la elección.
Sin embargo, Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo, cuñado del todavía entonces presidente Felipe Calderón, desde su columna en el diario Milenio publicó el artículo “Mi voto por Josefina”,  descaradamente propagandístico en favor de la malograda candidatura de Vázquez Mota, fue un acto osado, lleno de soberbia y de ignorancia histórica de lo que fue el PAN, lo hizo el mismo día de la elección y alcanzó a entrar en el tiraje matutino del 1 de julio del 2012, ¿Acaso esperaba Zavala Gómez de Campo que su atrevimiento no fuera descubierto? ¿Acaso esperaba que quién pudiera denunciar su conducta se acobardara y no lo hiciera? ¿Acaso se creyó por encima de las leyes? … Tal vez pensó que era una especie de ave cuyo plumaje puede tocar las aguas de la Ley sin mojarse, tal vez se creyó impune por el parentesco, por sus amigos, por sus muchas relaciones.
No han llegado las sanciones contra Monex, acaso por la oportuna protección del entonces secretario de Hacienda José Antonio Meade y ahora flamante funcionario del equipo priista, pero finalmente llegó la instrucción de sancionar a Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo por hacer propaganda el mismo día de la elección.
A partir de que la noticia se divulgó  Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo se pretende convertir en una especie de héroe del PAN, cuando en realidad solo es un pobre tonto que violentó una prohibición clara y conocida por todos, un hombre soberbio que merece ser sancionado con severidad, tanto por el IFE, como por el propio PAN al cual traicionó al hacer propaganda prohibida por la ley.
Lo importante es que el PAN no sea quien pague la multa que el IFE le impondrá a Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo porque éste no obró por instrucciones del partido, del cual era el "vocero de la candidata presidencial" quien tampoco lo pidió que lo hiciera, fue un acto personal del infractor. Además es deseable que la sanción que imponga el IFE sea severa, ejemplar, para que en lo sucesivo los familiares de los presidentes no se sientan por encima de las leyes, ya que estas conductas indeseables que tampoco son nuevas en México, se repitan, pues en el pasado remoto y reciente las parentelas de los presidentes han hecho y deshecho, y si Juan Ignacio Zavala no puede pagar de su propio patrimonio, entonces que le pida ayuda a su cuñado el ahora ex presidente de México, Felipe Calderón o a la multitud de sus amigos parásitos, que por ahí deambulan con las bolsas repletas.


There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.