Bienvenido. Eres el visitante No.

MEXICO EN EL NOMBRE Y EN EL ALMA


A unos cuantos días de entregar el gobierno a su nuevo gran amigo -de quién espera mayor rentabilidad que de Mouriño, Germán Martínez, Ernesto Cordero y otros “chavos”- el presidente Felipe Calderón presentó la iniciativa de reforma constitucional para cambiar el nombre a nuestro país: “Estados Unidos Mexicanos” que es su nombre real, jurídico y político, por el de “México” que hasta el momento es su apodo, o como dicen en Estados Unidos (el de a de veras) un “nickname”.

En realidad cuando alguien en el mundo dice “Estados Unidos”  sabemos que se refiere a “Estados Unidos de América”, el país ubicado entre Canadá y ¡México! Que por su enorme influencia decenas de países tienen banderas que imitan a la bandera norteamericana, como es el caso de Chile, Corea del Norte, Cuba, Liberia, Malasia y Panamá que ni siquiera intentan ocultar su servidumbre, como otros país que imitando el formato norteamericano utilizaron signos netamente nacionales, como es el caso del Uruguay y muchos otros.
 
Otra cosa es el nombre propio, que habla de quien somos y deja en claro a nuestro padre y madre (en caso de tenerla), no es cualquier cosa, es lo que dice al mundo quienes somos, por ello los que se sienten satisfechos y honrados con su nombre lo muestran con dignidad absoluta, lo gritan y quienes se avergüenzan de él, lo ocultan. Ese fue el caso de “Estados Unidos do Brasil” que durante algunos años soportó esa infamia, pero finalmente y patrióticamente lo extirpó como si se tratara de una lacra vergonzosa.

En nuestro caso, Venustiano Carranza con el apoyo norteaméricano logró imponerse como el triunfador de ese movimiento norteamericano en México que se conoce como "Revolución Mexicana”, ya para entonces Estados Unidos (el de a de veras) no tenía mucho tiempo para seguir jugando en nuestro país, vendiendo armas y municiones según su capricho primero a Pancho Villa y después a Carranza, pues su participación en la primer guerra mundial era inevitable, el 3 de febrero de 1917 rompió relaciones con Alemania y dos días después se “proclamó” la constitución mexicana, así que Carranza, en dos días,  se quedó sin el apoyo de su benefactor y esto le costó que Obregón lo asesinara para terminar siendo el verdadero triunfador.

El caso es que esa constitución hija de la imposición militar norteamericana y de la demagogia mexicana, nos impuso el nombre de “Estados Unidos Mexicanos”.  Desde entonces “México” solo es el sobrenombre de Estados Unidos Mexicanos, pues nuestra constitución no lo reconoce, pero simulamos llamarnos “México” pues con ese nombre van a las justas olímpicas mundiales nuestros representantes, a ese nombre se refiere nuestro juramento a la bandera cuando dice: “Bandera de México, símbolo de ..”, incluso nuestro himno nacional se llama “Himno Nacional de México” y no himno nacional de “Estados Unidos Mexicanos”.

En nuestro país y fuera de él los mexicanos nos sentimos parte de México, así de sencillo y así de natural. Cuando fuera de nuestro solar patrio alguien nos pregunta ¿De dónde es usted? Siempre contestamos “De México”, sin importar como suene la “j” y como suena la “x” y nadie dice “Soy de los Estados Unidos Mexicanos”.

Con toda certeza la propuesta del todavía presidente Felipe Calderón va a navegar en las aguas del olvido, en parte porque al PAN de Calderón solo le interesan los re$ultado$ y en parte, porque a los “cuentachiles”  solo les importan los ahorros, pues alegan que toda la papelería oficial y toda la moneda circulante se tendría que cambiar en un instante, lo cual es una tontería pues  ese problema se resolvería en los transitorios de la reforma, seguro que se reconocería la documentación y la moneda hasta en tanto sean substituidas por nueva papelería y nueva moneda, pero el verdadero grupo de opositores a la reforma es el de los dogmáticos, que por odio al PAN y a Felipe Calderón están dispuestos a cualquier mezquindad, incluso la de soportar una indignidad tan grande, tan grande que ningún otra nación en el mundo la padece.

En este punto debo decir que en lo personal, considero a Felipe Calderón un traidor a la democracia panista, nadie hizo mayor daño al PAN que este farsante que solo promovió a su pandilla de estultos, creo también que fue un pillo vulgar que se enriqueció con los casinos y con PEMEX y la CFE, donde tuvo a sus favoritos a cargo de los negocios, y pido a la Justicia, que Felipe Calderón termine sus días vistiendo el traje a rayas de los presidiarios en algún CERESO. También debo decir que admiro a Estados Unidos (el original) por su capacidad de cambio, por su papel en el escenario internacional como superpotencia democrática y por su cualidad de sociedad exitosa, sin pretender ser una nación.

Pero lo dicho no impide, que reconozca la enorme importancia por razones de estricta dignidad patria, que implica dejar de ser la caricatura del nombre de Estados Unidos de América y ser leales a nuestra propia realidad histórica, a nuestro sentimiento de pueblo independiente y autónomo, diferenciado de nuestro poderoso vecino y ciertamente con el nombrecito que tenemos actualmente: "Estados Unidos Mexicanos", ni nos muestra como autónomos y mucho menos  respetables. En suma, a pesar de la indignidad personal de Felipe Calderón, la iniciativa que presentó contiene una exigencia patria del tamaño de más de 130 millones de mexicanos, avalada por dos siglos de tormentosa relación y por un futuro, todavía incierto, de dignidad y de igualdad con el vecino de las barras y las estrellas.

Por Antonio Limón López

EL METODO MIXTO



Las elecciones del 2013 ya iniciaron, todos los partidos políticos viven  sus “procesos internos de selección de candidatos” frase que quiere decir, para los priistas, que todo está listo para que Enrique Peña Nieto se estrene como dueño de ese agrupamiento servil, y designe al candidato, para ello ya están de rodillas y más que prestos el alcalde de Tijuana, Carlos Walterio Bustamante y el multimillonario heredero Jorge Hank Rhon, en tanto que para el PRD eso no significa nada de nada, pues se convulsiona agonizando frente a MORENA, que le hizo un faenón llevándose todos los apéndices y hasta las sillas de las oficinas del partido del sol azteca.

En el PAN las cosas están mucho más interesantes, diez panistas entre ellos Héctor Osuna Jaime, Francisco "kiko" Vega, Oscar Vega Marín, Oscar Arce Paniagua y Cuauhtémoc Cardona están en la pelea, por lo que respecta al ex alcalde Jorge Ramos -que sin el apoyo de Jesús González no tiene más votos que los de su familia- decidió retirarse de la contienda y el “ciudadano” Gastón Luken sigue poniendo sus velas  al santón marca patito de Felipe Calderón, para que aprovechando la tibieza de Gustavo Madero, lo imponga candidato a vil dedazo.

Sin embargo ya es imposible que Felipe Calderón pueda imponer candidato a su amigo Gastón Luken o a cualquier otro, en primera por su tremenda impopularidad como defenestrador del partido al que llevó de la cima a la sima, de la cumbre al hoyo o para decirlo en un lenguaje más sencillo, de la gloria al infierno con sus dedazos, con su amiguismo, con su afición a los chiquitines y a los mequetrefes, para fortuna de Baja California le faltaron unos meses para estar en posibilidad de imponer candidato y además se topó con un verdadero panista, así que lo único que pudo hacer fue imponer a Juan Francisco Molinar Horcasitas como tirano de la Fundación Rafael Preciado Hernández, donde además de que su sola presencia  mancilla la memoria del ilustre panista, pensador y teórico del estado, intentó imponer el método encuestocrático, método utilizado por el PRI para engañar electores ingenuos en las elecciones pasadas, pero para fortuna uno de los candidatos se negó rotundamente a someter la candidatura a una encuesta.

En efecto, cuando llegó Gustavo Madero a Baja California no se imaginó encontrar oposición alguna y sacó su mano de cinco ases, según la cual “todas las encuestas favorecen al PRI", como jugador de poker no dijo que encuestadora le proporcionó semejante información, para acto seguido proponer a los "ante-pre-candidatos" que se hiciera un encuesta y que de sus resultados el CEN del PAN designara al candidato a Gobernador y para endulzarles el duro trance, de inmediato ofreció premios de consolación a los perdedores: “para ustedes, dos diputaciones amarradas”, “para ustedes cinco candidaturas a presidentes municipales” y así siguió este desnutrido Santa Claus repartiendo lo que no tenía, futuras diputaciones y hasta regidurías para los colados y claro que los  farsantes acomodados en la feria de lo ajeno saltaron de júbilo.

Pero entre el montón, surgió una voz que dijo, “No estoy de acuerdo con ninguna designación de candidato, ni para regidor ni para gobernador, exijo una convocatoria democrática en los términos de los estatutos”,  “Si no se convoca a elecciones internas recurriré ante  los tribunales electorales y no cejaré hasta que se celebre la convención democrática establecida en los estatutos del partido” era la voz de Héctor Osuna Jaime, el candidato indeseado de Calderón, el más independiente, el favorito del panismo bajacaliforniano, y la felicidad de los que ya se sentían dueños de un hueso de consolación lo vieron alejarse, como si fuera un desdeñoso globo.

De nada sirvió que Gustavo Madero insistiera con su siguiente quintilla de reyes: “el pacto de caballeros” para violentar los estatutos democráticos del partido, pero Osuna Jaime se mantuvo imperturbable en su postura, pues sabe que eso de "pacto de caballeros" significa en el PAN: “pacto de rajones y chapuceros”. Así que todo el teatro se le cayó al jefe nacional y a sus comparsas, pero no por ello los payasos se fueron del circo, siguieron con la "encuesta" "que de todas maneras se va a hacer, pero no para elegir candidato sino para saber realmente como anda cada uno de los aspirantes".

En este punto nos encontramos, con una encuesta tan obligatoria como la consulta que el PAN hizo en el Estado de México en 2011 y que solo sirvió para tirar a puños el dinero de los panistas, así que vamos a tener una encuesta que pesará lo mismo que uno de esos gasesillos inoportunos, si es que alguien la paga, porque el gobierno del estado no pagará un céntimo por muy panista que es el gobernador, ni la quiere pagar el comité directivo estatal y el CEN alega que está en la más vil de las miserias, por lo que suponiendo que logren encontrar a un benefactor con graves deficiencias mentales y que quiera tirar su dinero pagando, millones de pesos, a un trío de empresas encuestadoras para nada, nos podríamos enfrentar con la paradoja de que el ganador de la  "en¢ue$ta" no sea el pre candidato que gane la convención en el PAN.

Sabemos que a las encuestadoras no les importa el prestigio, pues viven horas de gratis en lo electoral y solo gracias a que existen pelmazos que creen en ellas o tramposos que las utilizan para desacreditar a candidatos genuinos y para desalentar a sus partidarios, manipulando el juicio de electores, es que siguen cosechando el oro de los tontos. Es un hecho que las encuestadoras se prestan al trabajo sucio a cambio de algunas monedas, no es cosa de dignidad, ni de ciencia, ni de honestidad, es solo cuestión de oportunismo ¿A quién le dan pan que llore?.

Lo que parece el colmo de lo ridículo o de la estulticia, es la justificación que se inventaron Gustavo Madero y Juan Francisco Molinar, que dicen que idearon un "método mixto", porque las encuestas guiarán los criterios para valorar a los candidatos, sin embargo los resultados de las costosas encuestas solo van a ser ridiculizados por los panistas que sabemos que son para desacreditar a determinados candidatos antes de la convención, por lo cual las reglas de equidad están rotas, pero a final de cuentas, tienen razón cuando dicen que su método es "mixto": pues será democrático por la convención en que culminará y será una cosa sucia e indigna, por las encuestas inútiles, manipuladas y dispendiosas auspiciadas por el CEN del PAN y pagadas por quien sabe quién. Cierto señores Madero y Molinar, felicidades, inventaron un método mixto, muy a tono con los últimos seis años de degradación panista, en que a cada minuto se puso el ejemplo de los panistas del pasado pero en el presente todo fue  anti democracia y servilismo, sin embargo en Baja California, sépanlo, ¡No pasarán!

Por Antonio Limón López

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.