Bienvenido. Eres el visitante No.

EL MENSAJE POLITICO DE LONDRES 2012



Las Olimpíadas son el templo dedicado al culto del mérito, cada atleta que llegó al estadio olímpico debió lograr su calificación en contiendas previas, y para cada uno de ellos Londres es el último tramo de una competencia de meses o de años, así que para arribar al aeropuerto londinense de Heathrow cada competidor sufrió en duras pruebas eliminatorias. Por este mecanismo de selección deportiva sólo llegaron a los XXX Juegos Olímpicos los más fuertes, los más rápidos, los más diestros, los más seguros y es a ellos a quienes veneraremos por sus proezas a partir del sábado 28 de julio.
Otra cosa muy diferente es la ceremonia de inauguración, en otras épocas era normal el lucimiento personal de los jefes de estado anfitriones, cosa que ahora no ocurrió, para muchos gobiernos fue un fugaz momento de legitimación, cosa que Gran Bretaña no necesita, hasta que la ceremonia de inauguración se convirtió en el escaparate de lo mejor de la cultura de los anfitriones, los norteamericano presentaron los “Jet pack” para honrar a sus éxitos espaciales, los soviéticos dieron una muestra del ballet artístico ruso, pero fue en Pekín que vimos el más formidable despliegue de la cultura milenaria del imperio celeste, su colorido, sus dragones, su circo y su cohetería, la ceremonia fue considerada insuperable y el costo económico fue tan grande, que probablemente ningún otro país pueda igualarlo jamás, al menos los flemáticos ingleses ni siquiera lo intentaron.
A diferencia de las anteriores ceremonias inaugurales, la de Londres es un mensaje político unido a su historia, a su cultura, a su experiencia, a su grandeza, es al mismo tiempo un mensaje sin demagogia, sin pretensiones redentoras, desprovisto de toda tentación milenarista, es un mensaje sin discursos, sin palabras, pero para nadie que haya visto la ceremonia escapa que también es algo muy inglés, algo moderno, realizado con fina ironía y con su gran sentido del humor que es único e inimitable, fue también un formidable acto de justicia a la moderna sociedad inglesa y a su delicada pero firme marcha a través de los tiempos, que la llevaron a transformarse de enormemente cruel y despiadada a una sociedad de personas preocupadas por el resto del mundo. Se permitieron honrar a sus héroes reales como a Sir Winston Churchill al mismo tiempo que a sus héroes míticos como James Bond, se dieron tiempo para reconocer a sus escritores, a sus músicos, a sus personajes literarios, así fuera el siniestro Lord Voldemort o a Peter Pan, a campanita, a Mary Poppins, acaso faltaron “El fantasma de Canterville” de Oscar Wilde, “Alicia en el País de las maravillas” y “El Señor de los anillos”. También faltó el elogio a Sir Walter Raleigh y al Almirante Nelson.
Se dieron tiempo para honrar a la modernidad y al creador del Internet, Tim Berners-Lee quién cual moderno prometeo entregó a la humanidad su inventó y renunció al pago de cualquier tipo de regalías, honraron a las redes sociales y llevaron al estadio un tierno enamoramiento de dos jóvenes que se unen por un….. Iphone! La ceremonia enhebró el pasado remoto de Gales, Inglaterra, Irlanda del Norte y de Escocia que conforman a la Gran Bretaña, país de fantasía, de criminales históricos, de médicos, de científicos, de escritores, de inventores, de músicos, de hombres crueles, de mujeres valientes y heroínas eternas, de guerreros y de constructores de la paz, pero también de quienes ahora comprenden y a ello dedicaron la parte central de la ceremonia, son el gran patrimonio de la humanidad, nuestros niños, niños felices y triunfadores, niños enfermos, niños, niños .. niños.
El mensaje político es el de la igualdad de todos, sin importar los rasgos faciales o los orígenes culturales, donde cada país que compite se convierte en un pétalo y luego en parte de un pebetero común en los que arde el fuego milenario del monte Olimpo, es un mensaje de justicia social donde los obreros, mujeres y niños víctimas de la Revolución industrial logran vencer al capitalismo feroz, para convertir a las islas en la patria de la seguridad social, de los derechos de los trabajadores, del cobro severo a los grandes empresarios que son admirados por su tenacidad, inventiva y creatividad. Por último la suma de igualdad, de reconocimiento a la dignidad de cada cual, tiene su cumbre en la Democracia, precisamente donde cada uno vale igual que los demás, donde cada uno merece volar por sus propias alas, donde todos deciden el destino de si mismos y de todos y donde no existe nadie cuyo existencia pese más que la de los demás y donde el mérito es el que hace la diferencia.
Los juegos olímpicos fueron instituidos por los helenos para gloria de los dioses, los juegos olímpicos de hoy son para recordarnos nuestra grandeza y nuestra insignificancia, la enormidad de las tareas que hay que cumplir y la posibilidad de hacerlas, al término de la segunda guerra mundial Gran Bretaña y Europa estaban devastadas, ahora son superpotencias en justicia, igualdad y democracia, con ello nos dan una lección a quienes practicamos la soberbia de un egoísmo ramplón, degradante, forjador de injusticias, de mentiras, de desigualdad y de suplantación antidemocrática, así que gracias Londres, gracias por ser mensaje, ejemplo y faro luminoso... por distante que de México te encuentres.

Por Antonio Limón López

DEL PRI .. UNA TRILOGIA


Tres ideas o “logos” de una misma persona, no implican necesariamente  que esa persona sea tres veces distinta, menos que dos veces haya cambiado o que haya sufrido una doble mutación posterior a su primitivo ser, al menos en el caso del PRI no significa nada de eso, otra cosa es que ahora nos depare tres historias distintas de sí mismo, tres fortunas diversas, tres momentos de una vida única e irrepetible.

No hay duda que el PRI puede presumir sin falsos pudores que, en México, es nuestra “Mater et Magistra”, pues de su generosa matriz han sido paridos todos los partidos políticos mexicanos: El PAN que nació como sus némesis fundado por Manuel Gómez Morín, un fiel colaborador del gobierno de Plutarco Elías Calles, para el cual  redactó la ley que fundó al Banco de México, entre otras; El PRD que es una bisección clónica del PRI: El PVEM cuyo fundador real fue Carlos Salinas de Gortari; El PANAL, que es un desmembramiento tardío del PRI y los mini partidos, PT y MC, que son simples excresencias del mismo PRI.

La primera idea esencial del PRI, es la de su total dependencia del presidente de la república en turno, de hecho fue fundado por el presidente Plutarco Elías Calles, claro que esto fue a sugerencia o mejor dicho, por instrucciones de Estados Unidos que ya estaba aburrido de jugar ajedrez con la revolución mexicana. Desde su creación en 1929 fue el mismo órgano al servicio del presidente en turno hasta el uno de diciembre del 2000, en que su candidato presidencial perdió las elecciones y el PRI fue desalojado a la buena de la mansión de Los Pinos; El segundo período inicia ese mismo uno de diciembre del 2000 y concluye en algún momento de finales del 2011, en que Enrique Peña Nieto se convierte en dueño absoluto del PRI y la tercera idea del PRI, es el futuro que avizoramos para ese pseudo-partido.

Se decía que el PRI “nunca perdía y que cuando perdía.. arrebata”, esto por su gusto a los fraudes electorales practicados sin recato y sin descanso desde su fundación hasta 1989. También se decía que era una aplanadora política invencible, que ponía y quitaba presidentes y gobernadores. Durante muchos años se sugería que cualquier cambio en México debería hacerse desde adentro del PRI; Entre sus talentos destacó el de atraer con dinero y privilegios públicos a la casi totalidad de la intelectualidad mexicana, controló a precio de oro a los grandes medios de difusión nacional e incluso Miguel Alemán Valdés, se entregó a sí mismo la primer concesión de televisión privada, la que hoy es Televisa.

Sin embargo, todo era mentira, era falso que cuando el PRI perdía arrebatara, quien en realidad arrebataba era la secretaría de gobernación que descaradamente robaba urnas, el PRI no era una maquinaria electoral invencible, pues perdía constantemente, el invencible era el todopoderoso presidente y su "dedo" y su desprecio a la voluntad popular, era él quién ganaba de todas todas y quién imponía a sus  favoritos, así fueran sus amantes, sus socios, sus compinches o vulgares delincuentes. Dentro del PRI no era posible ningún cambio, que no fuera obra del presidente, realmente el PRI fue una porra de aplaudidores ciegos, sordos y descerebrados y claro que nadie podía hacer carrera en el PRI, pues al carecer de vida democrática interna, solo prosperaban los  aduladores y los arrastrados. El PRI que fue un apéndice del presidente y por eso el PRI era, sin problemas ontológicos, de ninguna especie de izquierdas, de derechas o de centro, porque su única doctrina es la de la servilidad, de la disciplina, de la unidad. Eso sí, a diferencia del panismo, el presidencialismo priista repartió dinero a las fuerzas exógenas a la política pero que podían incidir en ella como a las cámaras empresariales, a los sindicatos, a los intelectuales, a los pensadores, a los académicos, a los artistas, a los poetas, a los historiadores, pues para cada uno de ellos siempre hubo un cheque, un chayote, un instituto, un apoyo y en el peor de los casos, hasta un mendrugo.

El otro PRI, el que quedó después de la derrota presidencial del 2000, era un condenado a muerte,  pero fue salvado de su merecido destino por la ineptitud y por el nulo talento político de Vicente Fox, un megapendejo que le dio vida artificial al PRI y el siguiente presidente Felipe Calderón Hinojosa, un imitador de Plutarco Elías Calles, que retomó al dedazo, a la imposición y al presidencialismo y con ello degradó al PAN hasta convertirlo en otra fea botarga del PRI. El PRD a su vez también le dio nueva vida al PRI, pues su actual dueño: Andrés Manuel López Obrador cercenó la vida democrática incipiente entre las tribus de su partido  e implantó la “encuentocracia” o designación de candidatos por medio de encuestadoras. Ante semejantes némesis, el PRI fue rescatado de su sepulcro por imitadores panistas y perredistas PRI-clonados. Pero si cambiaron sus adversarios, el PRI siguió igual, ejerciendo el poder de arriba hacia abajo, desde la cúpula priista y su corte de gobernadores que se apropiaron de la pandilla, hasta que llegó Enrique Peña Nieto y asumió dentro del PRI el mismo poder que antes detentaron los presidentes y que los ejerce como estos, de forma  anti democrática, despótica, corrupta y centralista.


El PRI que se avizora, es el mismo de antaño, volverá el presidente a ser su dueño absoluto porque no tiene otro modelo en la cabeza,  sea una calva o un tremendo copete, porque el priista es un arrastrado naturalito, al que no es necesario pedirle ninguna indignidad, pues las adivina, nadie dentro del PRI va a exigir elecciones internas limpias, nadie dentro del PRI va a abandonar su disciplina perruna, nadie dentro del PRI va a intentar influir para bien de México, el PRI del mañana va a seguir siendo el PRI de siempre, pero ahora acompañado de los restantes partidos, que menos que opositores se perfilan como malos imitadores, pues no solo han nacido del vientre priista, sino que se alimentan de una transgénesis permanente, donde el PRI les transfiere sus genes para que sigan siendo a su imagen y semejanza.

El éxito del PRI es total en México, supera a los cuatro millones con los que Peña Nieto se alzó triunfador en las elecciones del 2012, el éxito del PRI está en cada mexicano que se somete a la designación de candidatos, en cada mexicano que acepta que una encuestadora escoja a su candidato, en cada mexicano que hace carrera en los prostíbulos políticos de la disciplina partidista, en cada mexicano que en realidad desprecia a la democracia y que mira al poder cínicamente, que desprecia la opinión o el voto de los demás, simplemente porque políticamente se desprecia a si mismo.    

Por Antonio Limón López

El PAN en su encrucijada



Después de ser el partido gobernante, el PAN perdió las elecciones y se convirtió de golpe en uno de los coleros, para mayor duelo con la derrota se consolida la deshonra, pues ahora los panistas estamos manchados por la traición a todo lo que pretendió encarnar nuestro partido. El panismo representaba en el imaginario colectivo a los hombres probos y dignos, que por patriotismo y sin interés practico alguno, luchaban por México, pero esa hermosa imagen ahora se fue al caño, pues los panistas resultamos ser tan inescrupulosos y adictos al nepotismo y a lo ajeno como cualquier otro vividor político; Por desgracia también hicimos transitar por la misma vía sanitaria la imagen de demócratas, pues nos solazamos con las peores prácticas antidemocráticas mexicanas, la de los “dedazos”, las “imposiciones”, las “candidaturas de unidad”, también con la disciplina perruna, irracional, descerebrada e irreflexiva que se enalteció como “suprema virtud del militante” y todo para entregar el poder a una estirpe de trepadores y mentecatos que por cierto… perdieron las elecciones.

Tanto poder a tanto indigno para tan poca cosa, ofende, pero dentro del desastre, al menos los panistas vemos ahora a nuestro sepulturero el Presidente Felipe Calderón, recoger lo que pueda llevarse de la mansión de Los Pinos, se va sin gloria, sin haberse ganado el respeto de nadie y seguro que nadie va a recordar con nostalgia su gobierno, excepto sus amigos y familiares quienes ellos sí, tuvieron de todo, se enriquecieron y se treparon a cuanta canonjía o privilegio hubo, tampoco sus “logros” macroeconómicos despiertan entusiasmo de nadie excepto del feliz gobernador del Banco de México, uno de sus amigos del alma. 

Felipe Calderón impuso el control del gobierno sobre su partido y substituyó a los panistas por una legión de oportunistas codiciosos con una nula cultura política, asentó la antidemocracia dentro del partido que alguna vez se distinguió por sus convenciones democráticas y otorgó privilegios inmensos a su familia y amigos, se apoderó de la voluntad de los consejeros nacionales y del comité ejecutivo nacional del PAN, donde pudo impuso en las candidaturas de lista y plurinominales a sus cómplices y parientes y esto lo hizo sin el menor pudor, sin vergüenza, sin mas respeto que a su capricho.

El PAN que sobrevivió al 1 de julio, es un remedo de partido político, un barco sin brújula, una roca que se hunde, una bandera sin asta en la tempestad, un faro sin acantilado, una universidad de la falsificación, un tribunal de la injusticia y la intolerancia, un libro de buenas razones kafkianas, en suma el ejemplo perfecto para descartar, para omitir, para no seguir, y sin embargo todavía quedan panistas que intentaron todo por conservarlo democrático y limpio, no lo lograron pues es imposible vencer desde la pura idealidad a los facinerosos premiados con el oro de la República, fueron perseguidos, ignorados y hasta objeto de burlas, pero ahí siguen en su brega de dignidad, haciendo innecesaria la condición bíblica de encontrar tres justos para salvarlo, por fortuna en el PAN hay miles de panistas justos y dignos!

De cualquier manera, el tiempo y las opciones para el PAN son pocas: Una opción es que Felipe Calderón se apropie del partido, lo cual equivaldría a darle un impío tiro de gracia; La otra opción es precisamente la contraria, la de que el PAN se deslinde de los seis años de oprobio del calderonato, que exija a los familiares y amigos de Calderón que renuncien a sus privilegios políticos, diputaciones y senadurías, para a partir de este deslinde purificar al partido y reorganizarlo bajo los principios de una vida democrática interna total, bajo el principio de igualdad absoluta de todos y cada uno de los panistas y así borrar de un tajo la infamante clasificación de “panistas distinguidos”.

Las tareas son muy precisas, el PAN que sobreviviría y que por ende debe reconstituirse es el que se abre a la sociedad, que permite a todos los que lo soliciten su incorporación al partido como militantes activos sin trampas y sin cortapisas, esto terminará con el actual “padrón cerrado” que solo sirve para que los que se encuentren adentro del partido se conviertan en pandilleros y de entre estos, los peores de todos en sus dueños; La segunda tarea es convertir al partido en un órgano democrático, en el cual cada candidatura se gane limpiamente en asambleas democráticas o en votaciones nacionales donde todos los panistas puedan elegir candidatos o funcionarios del partido o votar las reformas de sus estatutos, es cierto que esto es dejar al partido en manos de sus militantes, pero eso es precisamente lo que debe ser el PAN, un partido en manos de sus militantes y no en las manos de un pillo y de un puñado de aprovechados mafiosos.

El partido que mejor representa la ética del pueblo es el que se hace con el pueblo, por ello un PAN igualitario, meritocrático y democrático, será selectivo en lo ético, en lo intelectual, tendrá una infinita capacidad de reorganización, cambiará como cambie la nación, asimilará sin dificultades a los jóvenes y a las ideas que la sociedad discuta, pero tendrá siempre el poder del discernimiento que dan las experiencias malas y buenas, las grandes ideas inspiradoras del panismo, será un barco seguro, un faro guía en el lugar ideal, una bandera fuertemente implantada en nuestro suelo, un conceptuoso libro de principios y de fines, una universidad de las mejores ciencias y artes de la política, en suma será el ejemplo a seguir.   

En lo exterior el PAN debe tomar las posturas del pasado: Federalismo político y fiscal; Democratización de los partidos políticos y hacer una nueva propuesta: La organización del Estado a partir de que cada función sea desempeñada en concurrencia por dos o más entidades en férrea competencia entre sí, para que la sociedad se beneficie con autoridades que permanentemente se esfuercen en mejorar, bajo la pena de ser superadas por otras y después los funcionarios substituido por otros más competentes. Es cierto que la reorganización darwiniana del estado, es por el momento una teoría en proceso de convertirse en todo un plan de gobierno, acorde a nuestras ingentes necesidades de justicia, desarrollo, competitividad y oportunidades, pero sus principios son acordes y no vulneran al eje y piedra de sustento de toda la estructura política y de valores panistas que es la persona y su dignidad.

La única buena noticia antes de todo, es que los partidos contra los cuales se enfrenta el PAN adolecen de los mismos males, cada uno de ellos tiene a su “felipecalderón”, ávido de poder, de privilegios, que se desliza como “mosquita muerta”, cada uno de los partidos adversarios al PAN es igualmente antidemocrático y esa es la única ventaja, ventaja muy grande, por cierto. Finalmente esta experiencia nos debe recordar que  el camino recto es difícil y duro de recorrer, pero que es más difícil de retomarlo cuando lo abandonamos, pues cada abandono es por razones indignas y degradantes.

Por Antonio Limón López

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.