Bienvenido. Eres el visitante No.

EL POLITICO MEXICANO




A Samuel Ramos debemos el primer texto específico sobre el carácter del mexicano, que adicionado al pensamiento nacionalista de Vasconcelos, formaron los cimientos sobre los cuales Octavio Paz edificó una obra imperecedera: “El laberinto de la soledad”. Pero a diferencia de Vasconcelos y de Ramos, Octavio Paz era en la época en que publicó su libro, no un pensador, ni un educador, ni un filósofo, ni siquiera un sociólogo, era un poeta. El éxito extraordinario de este libro, se debe a que como poeta Paz, veía al entorno con una mirada realista, pero su poesía liberaba a la realidad de sus miserias, le ponía alas para que escapara a lo ordinario y eso precisamente fue lo que ocurrió con la visión de nuestro Nobel sobre el mexicano, pues a pesar de que nos juzgó severamente, al mismo tiempo la belleza de su poesía, en prosa, hizo que el libro fuera aceptado y admirado por todos los mexicanos.

“El Laberinto de la soledad” a pesar de ser la obra de un poeta, fascinó e inspiró a intelectuales desde su publicación y hasta la fecha lo sigue haciendo. Entre los continuadores de la obra analítica de Paz, están Jorge Castañeda, Roger Bartra, Agustín Basave, Denise Dresser entre otros otros más, pero al igual que Octavio Paz, omitieron caracterizar a un par de tipos mexicanos: El primero de ellos es el “Mexicano político” que nos guste o no, lo somos todos por acción o por omisión, y el “Político mexicano” quién también fue ignorado no solo por el bardo sino por todos. El Político en México, sin embargo es recordado a diario por el pueblo llano, que lo recuerda con insultos y vilipendios de todo tipo y tamaño, pero a fin de cuentas también lo envidia, por la fortuna que lo envuelve y el Poder que en ciertos casos encarna o dimana.

Dejando de lado a Paz, a Castañeda y a Dresser ¿Qué podemos decir del “Político mexicano”? ..Lo primero, hablando de su extracción, es que este espécimen proviene de nosotros los mexicanos, es tan ignorante como lo somos todos, no debemos extrañarnos de que nuestros políticos no puedan citar a tres libros y a sus autores, puesto que nosotros tampoco podemos hacerlo, en la casa de nuestros políticos lo que se lee son las revistas de sociales o de chismes de artistas y frivolidades de la televisión, pero eso es lo que se lee o se ve en todos los hogares mexicanos.

Nuestros gobernantes carecen, por su incultura, del discernimiento apropiado para seleccionar adecuadamente a sus colaboradores, por ello los gabinetes mexicanos se empantanan con técnicos mediocres y esto solo en el mejor de los casos, porque generalmente es el lugar reservado a los amigos y a los cómplices vulgares. Dicen que ni la belleza, ni el dinero se pueden ocultar, pero es más visible la ignorancia, la cerrazón de miras. La pobreza intelectual resplandece en los discursos que escuchamos tanto en la oposición, como en la facción gobernante, en la minoría política o en la mayoría y hasta en los  discursos pronunciados por nuestros presidentes de la República.

Pero ¿Por qué la mediocridad intelectual de nuestra élite gubernamental no es criticada por nuestros intelectuales? La respuesta es más triste que obvia, simplemente porque nuestra clase intelectual claudicó, lo que sobrevive de ella lo hace alimentándose de lo que le arroja el poder. México navega en un mar de pobreza  intelectual porque no exigimos que el  político y el intelectual sean excelentes y vayan unidos, porque no existe un público que lea y compre libros, es decir porque no existe un público ilustrado, menos uno intelectual, incluso lo que mas se le parece es nuestro periodismo, que sobrevive vendiendo su independencia y mancillando su integridad. Es lamentable comprobar que el interés que suscitaron intelectuales como Jean Paul Sartre en la juventud francesa, nunca se haya visto en México, pero en cambio creamos especies de  pseudo intelectuales o más bien técnicos o asesores especializados, que laboran bajo contrato con las diferentes facciones políticas o con el mismo gobierno.

Nuestra clase política actúa reclutando a sus militantes en un sistema que erróneamente se le denomina “clientelar”, pero que no lo es, por principio el “cliente” es difícil de convencer y de conservar, es independiente, esquivo e impone sus condiciones, por el contrario, el sistema político mexicano no tiene ningún interés en reclutar a ningún cliente político, pues el sistema no se basa en el convencimiento, sino en la satisfacción de las necesidades del reclutado, del militante, es decir en la pastura que deben recibir los borregos-militantes, esto es mas sencillo que convencer a un "cliente" basta, para muchos casos,  una despensa repleta con "galletas de animalitos", para los mas exigentes puede ser suficiente un paquete de construcción, otros exigen un permiso de taxista o un local en el mercado municipal, otros un permiso de licorería, y otros nada menos que un puesto en el Consejo de la Judicatura o un sillón en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, otros con una notaría pública se dan por bien servidos o una diputación plurinominal, una agencia aduanal, una estación de radio, un permiso de telefonía, un terrenito junto al mar, en fin este es nuestro sistema, donde el convencimiento político se hace lanzando fardos de heno o pacas de dinero a los nuevos adeptos.

Por estas razones es lógico que nuestros políticos rehúyan al debate ideológico, simplemente porque no tienen nada que argumentar, porque no tienen nada que impugnar, porque no tienen nada que debatir. El político como cualquier otro mexicano, rehúye confrontar sus ideas y cuando esto ocurre se siente ofendido en lo personal. Nuestros políticos no pueden aceptar que otros piensen, lo que desean de sus camaradas es sometimiento, obediencia, asentimiento y nada menos que eso. Nuestros políticos no descalifican a las ideas -porque no las entienden- descalifican a las personas, en particular si piensan; Por ello nuestro sistema garantiza que el político que actúa en conciencia, que sea justo consigo mismo y hasta con sus adversarios, que sea un político ilustrado, cultivado en los libros y que no repita estribillos, no prospere, que se encuentre en el vacío total, en la nada, pero eso no solo es deseado por nuestros políticos, sino también es lo que desea el pueblo, que le avienten mendrugos, monedas, chambas, lo que sea que suene.



En el mundo y a lo largo de la Historia los profesionales del Poder, es decir los políticos, han tenido ideas claras de lo que pretenden, algunos han buscado cambios revolucionarios y otros simples reformas necesarias a su sociedad, pero todos han sabido perfectamente por qué participan en la política. En el caso de México nuestros políticos ni pretenden cambios revolucionarios, ni se plantean programas reformistas de la sociedad, es falso suponer que busquen el "Bien común", pero si saben lo que quieren: lo único que cada uno de nuestros políticos ansía con toda su alma -suponiendo que la tengan- es su "Bienestar personal" es decir, su acomodo en el reparto del botín, ya sea siendo electos o designados directamente a un cargo de "elección popular amarrado" o enchufado a una buena "chamba", por ello no tienen inconveniente alguno en "saltar" de Secretario de Salud a Secretario de Educación, de diputado a cónsul de cualquier pueblo en California, a fin de cuentas todo el gobierno es botín y premio y cada puesto, cada función pública es un redondo y sabroso "hueso"; Bien dice la más añosa sabiduría política, hoy por hoy plenamente vigente: "Vivir fuera del presupuesto, es vivir en el error" .

¿Pero que es lo que hacen nuestros políticos para conseguir su "Bienestar personal"? ¿Acaso salen a la calle a hablar con los transeúntes o se lanzan en una campaña permanente para convencer al "La Ciudadanía"? No, bien sabemos que no. El político mexicano esta desconectado del ciudadano, no le interesa, pues no es éste quien le proporcionará la prosperidad, la designación ansiada, la candidatura o el puesto añorado; No, no es el ciudadano quien le otorgará nada de eso, son los dirigentes de su partido, el Presidente de la República si su partido se encuentra en el Poder, o alguno de sus allegados, por eso nuestros políticos saben que el Poder se dispensa en las cúpulas partidistas, que tienen todo el poder para realizar los mas locos sueños de gloria de nuestros políticos, pero entonces ¿Que debe hacer el político si como ya se expresó, no puede salir a la calle a hacer proselitismo y menos aun a divulgar ideas que no tiene? La respuesta es sencilla, el Político mexicano debe actuar y practicar las virtudes de un "cortesano", es decir de un experto en satisfacer los deseos de quien detenta el poder; Las modernas "cortes" similares a las del siglo XVIII están en los pasillos de la mansión presidencial, en las oficinas de los dirigentes nacionales, y también en algunas cantinas donde los poderosos despachan, así nuestros políticos perdieron -si alguna vez la tuvieron- dignidad, ahora solo practican la obsequiosidad, la simpatía, el acomodo, la fraseología glorificante o la repetitiva de las consignas, la sumisión, las apariencias, la insidia y son expertos en intrigas.

Cuando nuestros jóvenes, descubren que los políticos son tan exitosos cuanto más degradados lo sean, primero se asombran, pero pronto comprenden que si desean hacer "carrera política"  estarán obligados a seguir los pasos y malos ejemplos de nuestros cortesanos-políticos, pues solo obedeciendo, acatando consignas, alimentándose de los despojos que les arrojen sus amos mostrándose siempre felices, solo entonces podrán hacer "carreras brillantes" y escalar hasta la cumbre, coronada no por heladas nieves, sino por apetitosas diputaciones, regidurías, gubernaturas, comisiones, secretarías de estado y hasta la presidencia de la república se encuentra en el menú, al precio de vivir intensamente, abyectamente, en el rastrerismo más absoluto, simulando una vida recta y de dignidad. 

A la postre, la resplandeciente ruindad de nuestra política como carrera hacia el bienestar personal, apoyada en la pandilla, siguiendo el modelo del cortesano, se convierte en una carrera hacia el infierno, pues nos empobrece a todos, condenando a México a la condición de nación de cuarta categoría, con un sistema educativo lastimero, con un sistema de justicia abominable y con un sistema político que debiera abochornar a cualquier persona que se precie de asumir una vida y conducta fundada en los mejores valores humanos.

Es cierto que todos los pueblos del mundo, aun los más desarrollados han sufrido clases gobernantes que los han hundido en la desgracia, es cierto que potencias mundiales como Alemania, Japón, China o Rusia, han vivido en desgracia y ningún pueblo puede estar exento de ella, pero sí la padecen es por algún infortunio pero no porque la merezcan, pues al cabo de un tiempo desaparecen las desgracias y el pueblo se fortalece. En nuestro caso, al tener y tolerar al tipo político que tenemos, que nos gobierna o al que se apresta a substituirlo, siendo idéntico el uno al otro, debemos concluir que nuestras desgracias las tenemos bien merecidas. Que nada es de gratis, que no es un designio que se impone desde afuera, que no es un capricho impuesto por un espíritu chocarrero, sino que somos nosotros, quienes desde lo más profundo de nuestro ser esculpimos al político mexicano a nuestra imagen y semejanza.

Por Antonio Limón López





PLATEROS SIN GRACIA




“Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro. Lo dejo suelto y se va al prado y acaricia tibiamente, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas. Lo llamo dulcemente: ¿Platero?, y viene a mí con un trotecillo alegre, que parece que se ríe en no sé qué cascabeleo ideal.” El párrafo entrecomillado, es también el primer párrafo del libro “Platero y yo” escrito por el poeta español Juan Ramón Jiménez,  quien fue galardonado en 1956 como “Premio Nobel de la Literatura”. El libro, es más allá de toda duda un hermoso poema en prosa, narra la vida de un borrico, que dócil y confiado causa un profundo cariño en su amo y en sus amigos, relatando en pocas páginas la breve vida y muerte del blanco pollino.


Ahora los burritos son curiosidades remotas para el citadino y para el habitante del primer mundo, pero todavía son indispensables en las regiones donde subsiste el subdesarrollo, pues desde que el ser humano los domesticó (dudo que esto haya ocurrido realmente, pues son tan afines al ser humano que no los imagino hostiles, ni salvajes) han aliviado nuestras tareas, han aligerado nuestro trabajo y sin duda fueron el primer motor de que la humanidad dispuso para su progreso. Creo que la gran limitación para el desarrollo de las culturas precolombinas en América, fue la ausencia de asnos en el continente, pues desde los límites del continente con el Ártico y hasta la Antártida y desde el Pacífico hasta el Atlántico, no se han encontrado vestigios de ellos ni de sus antepasado inmediatos, pobres de los habitantes de este inmenso y rico territorio, sin la presencia de estos dóciles y laboriosos orejones.


Por desgracia es la paradoja la que impera, pues al ser tan fieles y serviciales al malicioso ser humano, este vio en sus cualidades defectos, como el de la sumisión y el de las pocas luces, acaso porque ante la desprendida utilidad de los borricos y ante la inigualable  necedad de nuestra especie, muchos prefirieron trabajar en compañía de estos laboriosos animalitos y acaso así descubrieron, que por mucho que se hablara con ellos y se les explicaran las cosas, jamás cambiaban su forma de ser y de vivir, desde entonces a los borricos se les asocia con ser tontos, zonzos o como se dice abiertamente: “Burros”.


Con todo lo anterior quiero manifestar mi aprecio por el rozno, que ha sido fiel compañero y auxilio de la humanidad, siendo uno de los factores determinantes de nuestro progreso y que fueron nuestros aliados seguros en las buenas y en las malas, pero porque así me lo exige este artículo y solo por ello, debo referirme a algunos especímenes humanos, que en cuanto a luces y discernimiento simplemente rebuznan y claro que ya habrá usted adivinado que me refiero en específico, a ese trío de jumentos que son nuestros candidatos a la presidencia de la República: Los señores Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y la señora Josefina Vázquez Mota, quienes fueron favorecidos por algún demonio chocarrero, que hastiado de infligirnos todo tipo de maldades, ahora nos ensarta a un seguro futuro presidente, que estará dotado con un cerebro tan lucido y cultivado como el del más hirsuto de los adoquines.


Del señor Enrique Peña Nieto todavía permanecen esos 10 minutos de parloteo infame, cuando fue incapaz de citar a tres libros y a su correspondientes autores, algo increíble para cualquier ser humano que claro, no sea candidato presidencial mexicano; El otro ejemplar digno de comparación con el mexiquense es Andrés Manuel López Obrador, cuyo paso por el mundo de las letras fue el inspirado Himno al PRI, pero que ante la misma pregunta sobre los tres libros que marcaron su vida, se escapó -según él de la exhibición de sus miserias- diciendo que solo lee la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos… El tercer caso es el de la Sra. Josefina Vázquez Mota, quien confundió a Carlos Fuentes con Octavio Paz y le cambió el nombre a “La región mástransparente” por el de “La ciudad más transparente” y que para corresponder a un inesperado gesto de Mario Vargas Llosa, lo confundió diciendo de él que es un “Premio Nobel de laPaz” cuando lo es, pero de la literatura, además sobre Mario Vargas Llosa solo una cosa es segura: Despierta todo tipo de conflictos, pero Paz de ninguna manera.


La ironía es que nuestro trío nacional de rucios, son además de analfabetas funcionales, grandes escritores: La señora tiene al menos dos libros, Peña Nieto fue precisamente pillado cuando presentaba su libro en la Feria Internacional del Libro 2011 en Guadalajara y el tipo que se escuda diciendo que solo lee la constitución, tiene al menos media docena de libros. Esto hace que junto con la ubicación del tesoro de Moctezuma, México aporte a la enciclopedia “Aunque usted no lo crea” a un trio rebuznante de pollinos, que a pesar de no leer nada, escriben con furia incontenible. Por desgracia, nuestros candidatos presidenciales carecen de la simpatía de Platero o de cualquiera de su estirpe animal, tampoco poseen la entrega sincera a la humanidad que estos dóciles cuatro patas han demostrado, pues incluso uno de ellos. llevó en su lomo al mismo Jesucristo, como lo recordamos cada Domingo de Ramos.

Por Antonio Limón López.  


DOS JUSTICIAS EN LA VIDA DE LUIS BLANCO MEZA

Escépticos y creyentes nos preguntamos a diario ¿La vida o Dios premia a quienes se conducen honestamente y trabajan duramente pensando en los demás? Claro que también nos preguntamos si semejantes seres humanos existen y si así es, porque no están a la vista. En realidad existen y por millares, claro que no son dirigentes de nuestros partidos políticos, tampoco los vemos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y ninguno de ellos es candidat@ a la presidencia de la República, pero existen y están frente a nosotros, aunque de la manera menos esperada y más discreta, pero por lo que respecta al premio, que quisiéramos en justicia para ellos por su conducta ejemplar, solo usted puede juzgar.

Luis Gerardo Blanco Meza, es un joven nacido en San Gabriel, Jalisco, precisamente el pueblo que se disputa con Sayula el lugar del nacimiento del orgullo local y nacional: El escritor Juan Rulfo. En cuanto tuvo uso de razón y la fortaleza suficiente, salió del pueblo dejando a padre y madre, viajó hasta Agua Prieta a donde llegó el 11 de agosto del 2003 y por la frontera de Douglas ingresó a Arizona, para de inmediato iniciar su vida laboral como un ilegal. En 2004 la suerte le esbozó una espléndida sonrisa cuando consiguió trabajo lavando platos en el “Restaurante Mi Pueblo” en Petaluma, California, gracias a que el propietario Sr. David Beatriz es un empresario restaurantero nativo precisamente de San Gabriel.

En San Gabriel los padres de Luís y su hermano Pedro, daban gracias a Dios, pues son personas profundamente creyentes, por la buena fortuna de haber tenido un hijo y un hermano tan esforzado y trabajador, quien por su parte se ganó el aprecio de su patrón hombre justo, que supo valorar el empeño de Luís, quien estaba en la nómina e incluso fue solicitado para que obtuviera la migración tomando en cuenta sus cualidades y juventud. Con su sueldo pudo comprarse un automóvil, rentar un departamento en compañía de otros amigos ya que el directamente no podía contratar por su estatus migratorio, además puntualmente cada mes enviaba dinero a su madre para ayudarla en su manutención, no tenía que hacerlo, pero lo hizo siempre de manera puntual, incluso se dio tiempo para salir en alguna ocasión para visitar a sus padres y retornar.

Pero tanta felicidad, parece que despertó el celo de alguno de esos chamucos envidiosos que por ahí andan, buscando víctimas entre los mejores y más piadosos, así el 23 de abril del 2009, Luís recibió una llamada telefónica desde su pueblo haciéndole saber que se padre Lorenzo Blanco acababa de fallecer en el Hospital del Seguro Social en  Ciudad Guzmán. En ese momento era poco recomendable ir a México por lo difícil que sería regresar a Estados Unidos, pues ya el formidable sistema de vigilancia norteamericano en su frontera la hacía practicamente inexpugnable, pero a pesar de eso decidió hacerlo, su patrón David Beatriz le dijo que él mismo acababa de pasar por ese mismo trance y que comprendía su deseo de acudir a sepultar a su padre, así el 24 de abril (un día después del fallecimiento de su padre) llegó a Guadalajara en el vuelo directo de Mexicana de Aviación proveniente de Fresno California, asistió al sepelio de su padre y el 13 de mayo tomó el vuelo 116 de Guadalajara a Tijuana.

En Tijuana en compañía de su amigo Bernardo Olivares decidieron intentar cruzar por Tecate el mismo 13 de mayo, lo cual hicieron pero fueron detenidos por la Border Patrol que los detuvo y los fichó el 15 de mayo en San Diego California, expulsándolos por Tijuana. Se vieron obligados a contratar los servicios de una banda de polleros, las cuales abundan en el centro y zona norte de Tijuana, para ello fueron llevados el 20 de mayo a una casa ubicada en Loma Dorada, un fraccionamiento de Tijuana, donde se encontraron que la casa estaba llena de personas que esperaban pasar a Estados Unidos durante esa noche, el costo oscilaba entre los 3 mil y 5 mil dólares.

En los primeros minutos del día siguiente, es decir una 5 horas después de que Bernardo y Luís llegaron a la casa de los tratantes de indocumentados, se escucharon ruidos violentos y fuertes gritos, entonces entraron policías federales, los cuales obligaron a los aspirantes a indocumentados a poner la cara contra el suelo, cosa complicada por la cantidad de personas que ahí se encontraban, los policías procedieron de manera sistemática a "bolsearlos" y a robarlos, quitándoles todo el dinero que traían, así como los teléfonos celulares y de ahí los trasladaron a un hotel desde donde operan las policías federales en Tijuana, de inmediato les tomaron las declaraciones a todos, excepto a los "polleros" que fueron puestos en libertad, por lo que los policías debieron suplir a los "polleros" recién liberados, por “pollos” hasta completar el número de 14, pues según la denuncia telefónica que recibieron, ese era el número de traficantes de personas.

Para redondear la acusación, nuestros policías dijeron que dentro de la casa había dos costales de mariguana. En tanto que Bernardo fue considerado “pollo”, Luis Gerardo Blanco Meza fue acusado de ser uno de los “Pollero” es decir uno de los traficante de indocumentados. El Ministerio Público de la Federación tomó las declaraciones de todas las personas haciendo rigurosos “copy/paste” y solo cambiando el nombre de los declarantes o de los acusados, incluso los mismos errores se repiten en todas las declaraciones, además de que se enredaron, por ejemplo a Luis Gerardo Blanco Meza le nombraron como defensor al Lic. Luís Gerardo Blanco Meza, es decir a si mismo y quien según la constancia ministerial, fue quien lo asistió en su declaración ante la fiscalía.

Entre los documentos que portaba Luis Blanco Meza estaba su Pasaporte Mexicano, su Visa Consular otorgada por el Consulado Mexicano de Fresno, California, su credencial de elector, su licencia de conducir de Petaluma California, su tarjeta de débito de Wells Fargo, su carnet de identificación del trabajo y del estacionamiento en Petaluma, así como una imagen de la Virgen de Guadalupe, documentos todos que acreditan que vivía y trabajaba en Petaluma y que era originario de San Gabriel, Jalisco.

La consignación le correspondió por turno al C. Juez Sexto de Distrito en Tijuana, “Maestro” Pedro Cruz Ramírez, pero al momento de tomar las declaraciones preparatorias de los indiciados, en la Causa Penal 129/2009, entre ellos Luis Blanco Meza, también tomó la declaración del testigo Bernardo Olivares quien a pesar de las dificultades, se presentó valientemente ante el Juez de Distrito y relató que salió de Guadalajara en compañía de Luis Blanco Meza y bueno ya sabemos el resto, pero nuestro maestro en derecho y juez decidió que a pesar de que todos los inculpados coincidieron en señalar lo que ocurrió y a pesar de la declaración de Bernardo Olivares, quien exhibió además exhibió las pertenencias de Luís y sus identificaciones, el Juez le decretó la formal prisión por los delitos de violación a la Ley General de Población y por el delito contra la salud y en un acto de democracia digna de una buena causa, también endilgó generosamente autos de formal prisión a todos los indiciados.

Dos años debió permanecer injustamente  en el Cereso de Tijuana Baja California, LUIS GERARDO BLANCO MEZA,  en condiciones infrahumanas. Los reos pobres viven en barracas hacinados ocupando apenas una superficie de 30 cm2 por persona, eso obliga a que disfruten del piso por turnos para dormir. La defensa solicitó y obtuvo informes de la Border Patrol que exhibió la ficha elaborada por esa dependencia norteamericana el 15 de mayo del 2009, en que constan fotografías de ellos y sus huellas dactilares, además precisa que fueron detenidos al entrar sin documentos migratorios a Estados Unidos y fueron repatriados al día siguiente.  

Se acreditó con los  comprobante originales las transferencias de dinero de la ciudad de Petaluma California, efectuadas por LUIS BLANCO MEZA con domicilio en el No. 800 de Petaluma Blvd. N Petaluma Ca 94952 United States, en favor de su madre la beneficiario No. 22438424 ESTHER MEZA YAÑEZ (madre de Luís) en SAN GABRIEL, JALISCO,remisiones desde la empresa norteamericana “VIGO MONEY TRNSFER” pagaderos en la “RED DE LA GENTE CAJA SOLIDARIA SAN GABRIEL; que dichas transferencias se efectuaron desde hacía varios años hasta marzo del 2009, días antes de que Luis ocurriera a Mexico al sepelio de su padre. Esto se formalizó mediante reconocimiento de documentos ante el Juez penal, quien en auxilio de la justicia federal recibió las declaraciones de los apoderados legales de la “RED DE LA GENTE CAJA SOLIDARIA SAN GABRIEL, en San Gabriel, Jalisco.

Desde luego se exhibió el acta de defunción certificada de Lorenzo Blanco padre de Luís, en la misma fecha que se había precisado que falleció y concordante con los viajes de Luís, también se exhibieron los comprobantes de los dos vuelos, tanto el de Fresno a Guadalajara que no pudo ratificarse porque estaba en crisis Mexicana de Aviación, pero Aerovias de Mexico (AEROMEXIO) sí informó que Luís viajó de Guadalajara a Tijuana, en la fecha indicada en compañía de Bernardo Olivares.

Desde luego que Bernardo Olivares debió dejar su vida para trasladarse a Tijuana a declarar ante el Juez relatando pormenorizadamente todo el viaje  su amistad con Luis en San Grabriel. Todo el pueblo de San Gabriel en carta pasada ante la fe del Presidente Municipal y de su Secretario, afirmaron sobre la calidad moral de Luís, sobre su residencia en el pueblo y sobre su viaje atrabajar a Estados Unidos, se enviaron fotografías de Luis en su visita al pueblo durante el sepelio, fotografías de personas que lo habían captado en otras épocas o en las fiestas del pueblo a su santa patrona, en años anteriores.

Mediante exhorto declararon los "pollos" liberados, diciendo fueron obligados por los policías y por el Ministerio Público de la Federación a firmar sin leer sus declaraciones, bajo la amenaza de que en caso de no hacerlo, serían procesados como "polleros" en lugar de los acusados, todos coincidieron en que fueron coaccionados y en que todo fue una corruptela.

En Petaluma California, todos sus compañeros de trabajo fueron ante un notario público y exhibieron sus identificaciones consulares, sus credenciales de elector, de conductores de automovil expedidas en Pelatuma, anexaron fotografías de celebraciones en el negocio donde aparecía Luís Blanco Meza, se exhibieron los comprobantes fiscales del pago de sueldos de Luís en el restaurante "Mi Pueblo", comprobantes del pago de su vehículo en aquella ciudad y finalmente dos años después, otro juzgador, ahora el Secretario en funciones de Juez -pues corrieron al "maestro" Pedro Cruz- le decretó su libertad, con él salieron todos los demás procesados.

A pesar de todo esto Luís veía todo con optimismo, enseñó a leer sus compañeros que no sabían hacerlo, les leyó las novelas de Pedro Paramo y El llano en llamas, les explicó pasajes bíblicos, compartió con sus compañeros de celda el agua que escaseaba y el pan, hizo amigos en la peor de todas las desgracias, lejos de su familia y en la pobreza, cuando salió lo despedí rumbo a su casa en San Gabriel, su madre desfallecía de dolor.

El corolario, bendito sea Dios que esta es una historia con un corolario digno de ser contado, es que Luís intentó de nueva cuenta ingresar a Estados Unidos, ahora ya no por Tijuana, sino por Sásabe, Sonora, pero con mala suerte, pues fue detenido en territorio norteamericano, en la estación migratoria procedieron a ficharlo y le preguntaron su nombre; Luís Gerardo Blanco Meza, pero pocas horas después regresaron los agentes de la Border para interrogarlo de nueva cuenta:
¿Pasaste ilegalmente a Estados Unidos en 2009?
¿Por qué?
Aquí Luis relató todo lo que pasó y que ya conocemos. Entonces le informaron:
“Te informamos que has sido aprobado para recibir la Residencia permanente y para trabajar en Estados Unidos, pero al haber abandonado el país, tu caso está en manos de un Juez de Migración, si deseas puedes renunciar a ese derecho y te repatriaremos por la frontera a México, pero si lo deseas, también puedes pedir una audiencia con el Juez de migración.”

Así el 19 de diciembre del 2011, a las 10:30 horas, Luis Blanco Meza fue llevado ante un Juez de Migración en Tucson, Az y asistido por su abogado, quien en el uso de la voz relató al Juez todo lo que le había pasado en Tijuana: la muerte de su padre, la sentencia absolutoria, las pruebas, agregó una copia de diversas constancias procesales de la causa penal en español y pidió al Juez que le fijara una fianza de 5 mil dólares, que era la cantidad que la familia y amigos, en realidad su patrón David Beatriz,  podrían reunir, sin embargo el fiscal se opuso y exigió una garantía mayor, a lo cual el Juez contestó dirigiéndose al abogado de Luis:

“Abogado, soy Juez de Estados Unidos y mi obligación es con este país y no estoy para darle gusto a usted o acomodarme a lo que su cliente pueda reunir, debo fijar la fianza en atención a la gravedad del caso y a las particulares condiciones del solicitante y escuchando al fiscal federal en su inconformidad. Por eso le fijo a Luís Gerardo Blanco Meza, la garantía de 2 mil dólares, los cuales podrá depositar en cualquier momento” Entonces el Juez si dirigió a Luís en español y le dijo “Anda Luís, a trabajar” y le sonrio al momento en que ordenaba: “El siguiente caso”.

Este día, en que llegas a este párrafo, Luis Gerardo Blanco Meza, hijo, hermano y amigo, originario del pueblo de San Gabriel, está trabajando como mesero en el Restaurante “Mi Pueblo” en Petaluma California, no sé qué haya en el Menú de su corazón, pero estoy seguro de que el  resentimiento no tiene cabida.

NUESTRA TRANSICION A LA ENCUESTOCRACIA


El siglo XVIII fue “El siglo de la Razón” también “El siglo de la Ilustración” y “El siglo de las luces”, pero estos estimulantes adjetivos son incapaces para ocultar que ese siglo fue también el siglo de los privilegios. La “razón”, por sí sola, aseveraba la superioridad de unos pocos sobre la mayoría, los “ilustrados” se creían superiores y despreciaban la ética tradicional, también despreciaban a la Democracia porque esta debilitaba el poder y la riqueza de la élite ilustrada, por eso los monarcas ilustrados fueron partidarios del despotismo y desde esta cumbre se lanzaron en una desbocada carrera a la caza de riquezas y de poder, gracias a estas condiciones las cortes florecieron,la nobleza ilustrada prosperó acumulando todo tipo de privilegios y los burgueses,simplemente se enriquecieron como nadie más, traficando esclavos, acumulando oro, despellejando deudores, no había limites, hasta que llegó la revolución.

En nuestro continente, los habitantes de las 13 colonias inglesas se tomaron  muy en serio la fidelidad a la razón, pero a diferencia de los déspotas europeos también cultivaron la aversión a los privilegios, una combinación que políticamente inició con la proclamación de su independencia en 1776 y concluyó en 1789, con la primera constitución ilustrada, de corte democrático e igualitario: La Constitución de los Estados Unidos de América. Esto fue antes de que Francia elaborara la suya, precisamente el mismo año en que los franceses tomaron la Bastilla, pero los norteamericanos  inventaron un proceso electoral democrático, para que en igualdad de oportunidades, los ciudadanos votaran por el partido, o por el candidato de sus preferencias, para hacer el gobierno que quisieran.

Desde finales del siglo XVIII, los norteamericanos disfrutaron y padecieron elecciones democráticas. En 1860 el “Honesto Abe” –Abraham Lincoln- ganó la candidatura a la presidencia, precisamente cuando todos pensaban que la perdería. Entonces predecir el nombre del candidato ganador ya era un asunto interesante para los grandes diarios norteamericanos, pero fue hasta principios del siglo XX que la “predicción” del sentido del voto se convirtió en algo más acorde a la respetable “Ciencia” norteamericana.

En 1936, la reelección de Franklin D. Roosevelt, contra Alf Landon, fue también el escenario de la contienda paralela entre George Gallup contra el semanario “The Literary Digest”. Por primera ocasión contendieron dos encuestas, pues mientras que la revista literaria pronosticó la victoria del republicano Landon, Gallup pronosticó y finalmente acertó al afirmar que ganaría Roosevelt, pero no solo eso, sino que acertó al precisar la proporción de votos para cada contendiente, en una elección de pronóstico reservado.

Sin las encuestas, la opinión pública sería un completo misterio, pero gracias a ellas es un terreno familiar para los empresarios y para los gobiernos, sin embargo en materia electoral su uso ha creado desconfianza y reservas, en la Unión Europea se emitió  la “Recomendación No. R (99) 15 Sobre medidas relacionadas con la cobertura de los medios de comunicación en las Campañas electorales (Measures Concerning Media Coverage of Election Campaigns) que recomienda a los estados miembros: “particular attention should be paid to specific features of the coverage of election campaigns, such as the dissemination of opinion polls, … for pre-electoral time.”

Para ningún ciudadano, medianamente avezado, es un secreto que las encuestas pueden ser utilizadas como instrumento de manipulación electoral, ya que sus conclusiones, al ser consideradas exactas o con un mínimo margen de error, influyen estimulando o desalentando a votar a quienes se ven favorecidos o desfavorecidos por sus resultados, a pesar de esto y de las recomendaciones como la de la Unión Europea, existen países que no imponen ninguna limitación a las empresas encuestadoras, como es el caso de Estados Unidos o de Inglaterra, donde sin embargo existen restricciones éticas, de mayor peso que las que pudieran imponer las leyes, pues aún en el caso de que los medios de comunicación y los partidos políticos pueden utilizarlas para para obtener ventajas, no lo hacen, ni las encuestadoras lo permitirían, pues la Democracia elevó a la cumbre al debate y al razonamiento político, sobre las simples estrategias de control de la opinión pública. A eso es a lo que se refería Octavio Paz cuando dijo que “La Democracia no necesita alas, necesita raíces”.

En el caso de México, las encuestadoras actúan con algunas restricciones, entre ellas la de acatar el Acuerdo del Consejo General del IFE: CG411/2011, que establece los lineamientos que deberán cumplir quienes pretendan “ordenar, realizar o publicar encuestas de cualquier tipo“ relacionadas con las elecciones del 2012; Además existen un delito federal para castigar a quienes divulguen encuestas dentro de los ocho días antes del de la elección, sin embargo esas restricciones son francamente pueriles, ante la magnitud de lo que se encuentra en disputa este año: El poder en toda su magnificencia y un botín de fábula: Empezando por la Presidencia de la República, el Senado, la Cámara de Diputados,  los gobiernos de 32 estados y el Distrito Federal, 32 Congresos estatales,2,445 municipios, miles de millones de pesos en jugosos contratos, comisiones multimillonarias, empresas paraestatales, organismos descentralizados e incluso una parte substantiva del Poder Judicial, que es visto sin duda como un botín para el ganador.

Pudiera pensarse que no existe una relación directa entre las simples encuestas y el poder, parece ingenuo o insultante unir en el mismo lazo todo el poder que existe en el país a las encuestas, que como ya se expresó no son el meollo del debate ideológico ni la fuente de la disputa política en las democracias, simplemente son instrumentos de medición de la opinión pública y nada más, así que suponer que todo ese poder pende de las encuestas parece una ligereza, una franca tontería. Pero desgraciadamente debido a un conjunto de malas leyes y de malas voluntades, las encuestas tienen una inusitada relevancia en la carrera por la presidencia de la República.

La importancia que en esta elección tienen las encuestadoras, deriva de la “Reforma Política del 2007” cuyo objetivo real fue establecer, en favor de las dirigencias de los partidos políticos, un férreo control sobre sus militantes, cosa que lograron con la regulación de las precandidaturas, eliminó el debate entre los candidatos al prohibir las “campañas negativas” y proteger a las corruptas dirigencias partidistas, por lo que no pueden los candidatos ni siquiera  criticar a sus contrapartes con argumentos tan suaves como los pétalos de una rosa, por ende, el elector no puede presenciar ni escuchar ninguna confrontación crítica entre candidatos Esto llegó al punto de una verdadera “Idiotocracia” pues los candidatos carecen de la posibilidad de exponer y debatir ideas y los electores están imposibilitados, por la misma razón, para escucharlo y decidir el sentido de su voto fundándolo en las razones o ideas expresadas en la contienda, por ello el proceso electoral, que es un proceso relacionado con el poder del Estado, adquiere todos los matices de la idiotocracia.

No obstante, la Idiotocracia exige la concurrencia de expertos en las elecciones que se producen en ella, y son precisamente estos expertos de la idiotocracia los que desde el anonimato libran la batalla del 2012, lo hacen prescindiendo de los conceptos tradicionales: Política, ideas, ética y principios. Lo que le interesa a estos “expertos” son las "tendencias" y las “percepciones” que tenga el elector, entendiendo por “percepción” la versión irracional de la realidad política. Los expertos electorales intentan manipular la elección sembrado ciertas percepciones entre el electorado y desterrando las que pudieran plantar los adversarios, para ello necesitan que el electorado carezca de ideas y de información confiable y que no pueda debatir, es por ello que en este escenario  las encuestas se convierten en el arado perfecto para plantar las “percepciones” apropiadas y abonarlas en cada elector, hasta que estas substituyan a su conciencia.

En un escenario como el actual, donde impera la nada ideológica y el cero moral, en medio de un bombardeo de cientos de miles de horas de anuncios pseudo propagandísticos, repetitivos e hipnóticos, el elector deambula esclavizado a las “percepciones” que le induzcan. Esta es la ciencia del engaño que se desarrolla a partir de las observaciones y recomendaciones pragmáticas de Nicolás Maquiavelo y que fue modernizada por “The Machiavelli Institute” que tuvo un importante papel durante la “Guerra Fría”. Es cierto que nuestros políticos no contrataron los servicios del instituto, pero si a expertos que, contra la visión racionalista de Maquiavelo, han optado por las premisas de los "Sofistas"  para quienes el alegato racional puede ser confundido, para quienes la verdad desnuda puede ser deformada y para quienes la buena voluntad puede y debe ser engañada.

Para poder cumplir su contrato con los partidos políticos, los expertos recurren a los más profundos atavismos: El primero es el de crear “enemigos” donde no existen, para lo cual se crea la percepción en el elector de que los candidatos contrarios son sus enemigos y hay que vencerlos so pena de sufrir graves pérdidas en lo personal, en lo familiar, en lo social. Si logran crear esa percepción, entonces el elector se movilizará contra el enemigo. Otro atavismo que explotan es el deseo de ganar, de estar en el bando del ganador, de alzarse con la victoria frente a un oponente, este natural deseo humano, que los antropologos han descubierto desde el hombre de las cavernas, subsiste en la sociedad moderna, lo encontramos en las oficinas, en las universidades y en los centros sociales de todo tipo, es una parte medular de nuestra personalidad y los expertos lo utilizan para crear ese ambiente de confrontación ficticia y de necesidad de victoria.

En México las “encuestas” teóricamente destinadas para conocer las “preferencias” políticas, o la “intención del voto” actualmente sirven para lo contrario, para inducir en el elector preferencias, para hacerlo sentir que el adversario es el enemigo, para manipular a los electores desarrollando el sentido de victoria o de derrota según convenga, pues en cada una de ellas se encuentra el velado aviso al adversario: “Estas perdido, vas a perder, pásate a mi bando y conmigo ganarás” y, al mismo tiempo, decirle a sus leales: “Eah! Vamos ganando, ya los tenemos derrotados, ahora … con todo!” Esto que aquí se expone de manera sencilla y directa parece complicado de llevarse a la práctica, pero en realidad es muy sencillo, siempre y cuando  las empresas que elaboran esas encuestas estén corrompidas.

En justicia hay que decir que las empresas encuestadoras no propiciaron esta forma de degradación política, simplemente se encontraron con la mina del oro que abunda en los partidos mexicanos, los cuales carecen de todo compromiso patriótico, pero están afanados en tomar y retener el poder. Estas empresas  se corrompieron rápidamente, también es cierto que en un principio intentaron conservar un cierto grado de profesionalismo y de respetabilidad, pero pronto fueron seducidas por los costales de oro que los partidos políticos apilaban en las puertas de sus oficinas, a cambio de encuestas, preferencias y de porcentajes a granel y al gusto del cliente. A esto se le conoce ya como la “Encuestocracia”, que aunada a la “Idiotocracia” forman el binomio del poder pseudo político que domina actualmente en México.

La “Encuestocracia” se suma y participa de los grandes males nacionales: Creando otro rubro en la corrupción nacional al justificar mayores gastos con el dinero de los mexicanos, lo cual permite deformar la realidad y simular, finalmente, una ilusión democrática y de modernidad cuando por el contrario, solo revitaliza a nuestra anti democracia. Como se puede vislumbrar, los efectos perniciosos son de la mayor gravedad, pues se cometen simulando combatir a nuestros males añejos, cuando en realidad los acentúan.

Sin embargo y sin dejar de reconocer que el papel desempeñado actualmente por las encuestadoras no es solo por su culpa,sino por las condiciones de la Ley y de la degradada situación de nuestra clase política, se hace necesario valorar los daños que la Encuestocracia ocasiona a México. Dejando de lado la corrupción, que consiste en la dilapidación del dinero público utilizado para pagar cientos o miles de encuestas electorales amañadas y al mismo tiempo, pagar los sobreprecios que tienen para que se produzcan los resultados a la media, además es necesario pagar a los intermediarios, cuya comisión se justifica en que consiguen esas encuestas, con los porcentajes convenientes, en el momento preciso y sin dejar la huella de la participación directa de los partidos en las sucias negociaciones; Además de la corrupción desenfrenada, surgen otros daños graves.

En primer lugar la falsedad, como artículo de comercio corrompe a la sociedad y no solo al sistema electoral, pues su comercio como algo normal y hasta lícito deteriora la fortaleza moral de la sociedad, rebajándola y manchándola ante otras que la ven desde afuera con apenas contenida mofa y ante sí misma, además la decadencia que implica la falsedad como moneda de intercambio político, nos debilita frente a nuestros verdaderos enemigos como la delincuencia organizada, que precisamente se funda en la mentira, en la falta de veracidad, en la deformación de la verdad. Semejante deslealtad contra la verdad lesiona a nuestro periodismo que necesitan verdades para difundir, por lo que ante su ausencia se ve obligado a tomar como verdades a las encuestas mentirosas o peor aún, a establecer pactos con partidos políticos y encuestadoras para participar del jugoso botín.

En segundo lugar, se demerita toda la comunidad académica que está obligada a tomar como veraces a las encuestas, aun cuando estas sean falsas e incluso notoriamente falsas, pues son instrumentos de juicio formales que nadie imputa de falsas, pues las autoridades no las someten a ningún escrutinio y por ende, no son objetadas, salvo las objeciones que las mismas encuestadoras pudieran hacer, pero las encuestadoras explican que las diferencias entre ellas, son producto del momento crucial en que se tomaron o del margen de error entre ellas,como ya lo hizo Roy Campos de Mitofsky con los resultados de la encuesta de “Mercaei” presentada ante la convención de BANAMEX el 23 de febrero por el presidente Felipe Calderón: Porque si se pusieran en línea todas las encuestas, desde las más escépticas, hasta las más optimistas, como si estuvieran encadenadas, entre una y otra habría porcentajes de 3% de más o de menos (que es el margen de tolerancia para cada encuesta) por lo que en suma, se convierten en un 6% al consolidar esos factores de error y por ello todas las encuestas navegan en un mar de infinita tolerancia al error. Así que podemos concluir finalmente, que cualquier resultado es correcto y científico, así sea absurdo frente a cualquier juicio o falso ante la realidad.

Nuestros políticos también son víctimas del propio mal que crearon, pues al idiotizar campañas electorales se quedaron sin discurso, suponiendo que lo hubieran tenido, por lo que abruptamente tienen que llenar el hueco que impone la vacuidad ideológica de la elección, entonces al igual que periodistas y académicos recurren a las encuestas, por eso el tema de nuestros políticos es el de las encuestas. Esto no es algo pasajero, nuestros políticos,desde los simples militantes, hasta los candidatos a la presidencia, pasando por los candidatos a diputados, senadores y gobernadores sufrieron un descerebramiento que puede acompañarlos por el resto de sus vidas, pues la idiotez es tranquila, otorga confianza, libera de pasiones, evita gastos como el de comprar libros y desgastes peores como el de leerlos, a final de cuentas pensar y saber en México no es rentable, mejor nuestros políticos se aprenden un discurso de 300 palabras, de manera que puedan intercambiarlas hasta el infinito y llenan sus cerebros con simples encuestas a modo.

Pero el gran perdedor es el pueblo de México, que será obligado a tomar partido entre candidatos huecos, descerebrados pero fanáticos del poder, que solo buscan privilegios, dinero, chambas, comisiones,porcentajes, cuotas, concesiones, en tanto que el pueblo se verá obligado a atragantarse con las mentiras, falsas adversidades, enemistades ficticias al soportar millones de anuncios televisivos y radiofónicos que le propinarán, pues todos los partidos son en realidad uno solo encubierto bajo siete mascaras, lógicamente buscan lo mismo, por los mismos medios y con igual descaro, así que la transición mexicana no ha acabado de llegar, pues transitamos hacia ella desde la Dictadura de la era priista, a la Democracia del 2000 y 2006, para desembarcar en la Encuestocracia e Idiotocracia de este 2012 y desde aquí, seguramente seguiremos cayendo hasta quien sabe cual infierno.  

Por Antonio Limón López
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.