Bienvenido. Eres el visitante No.

Nuestro Día Nacional


Los mexicanos celebramos con gran jolgorio onomásticos fallidos, como el de la “Revolución mexicana” que consideramos “mexicana” porque los muertos estuvieron en México, pero que fue experimento, obra y gracia de nuestros vecinos del norte, primeo para sacudirse a Porfirio Díaz, luego a Francisco I Madero, luego a Huerta, luego a Pancho Villa y por último abandonaron este desorden para irse a tirar de balazos a Europa. También celebramos una independencia en la que nadie cree, que desde luego no es económica, ni petrolera, ni industrial, ni filosófica, ni cultural, así que tanto el 16 de septiembre como el 20 de noviembre valen poco o nada frente a la verdadera fecha nacional que es ni más ni menos el 28 de diciembre precisamente por ser el "Día de los Santos Inocentes".
¿Qué celebramos cada 28 de diciembre? Para empezar celebramos el último fraude electoral, fraude que se repite hasta el infinito porque las cúpulas de los partidos políticos imponen a sus candidatos, privando a los restantes militantes de la posibilidad siquiera de inscribirse como pre candidatos a una convención democrática partidista. Fraude electoral desde la cuna, desde el génesis de cada proceso electoral.
Celebramos ser engañados por 500 parásitos en la Cámara de Diputados, cobrando por hacer lo que les ordene el jerarca nacional de su partido, so perdida de las presidencias de sus comisiones y por ende de sus ingresos adicionales, viajes, gastos pagados, privilegios de todo tipo, por ser engañados por 128 parásitos en la Cámara de Senadores, que hacen exactamente lo mismo que los diputados, robarnos, arrastrarse y lamer suelas a un altísimo precio.
Celebramos tener 66 asambleístas que aparte de ser un producto idéntico a los diputados y senadores, son un conjunto dispuesto a otorgar impunidad, manipulando la ley demagógicamente y sin respetar a los ofendidos. En la misma categoría están 32 congresos estatales y 2,438 cabildos que nos engañan diariamente y de manera sistemática pues en ellos no se delibera, sino que se acatan ordenes, tampoco están integrados por ciudadanos que antepongan el interés social a su interés personal, son mansos corderos ante la voz de su amo y crueles lobos a la primer oportunidad.
También celebramos el despilfarro de la riqueza de México en medio de una crisis económica extrema, en grandes sueldos para miles de altos funcionarios del poder ejecutivo, ya sean de la federación, como de los estados y de los municipios, además del poder judicial en que la sombra de las apariencias, campea la avaricia, la parentela, la opacidad en millones de resoluciones y el pandillerismo antidemocrático resplandece cada día del año. Celebramos este engaño diario y que perdurará hasta el día en que el último barril de petróleo sea embarcado rumbo a sus dueños verdaderos, las grandes potencias económicas bien organizadas.
Celebramos este 28 de diciembre el sometimiento a todos los partidos políticos: El PRI, el PAN, el PRD, y los restantes membretes, e incluso el “otro tanto de lo mismo” que es MORENA, y cualquiera otro que se apunte en la lista de futuros vividores de nuestra política nacional. Celebramos a los que fueron candidatos a “dedazo”, o por la vía del “encuestazo” o por la vía de la Tómbola, sí, celebramos los miles de millones de pesos que gastamos en elecciones para escuchar a candidatos semi alfabetizados, aunque todos ellos escriban libros por montones, diciendo todo tipo de burradas, de vulgaridades y de lugares comunes.
Celebramos seguir estancados en lo educativo y en lo cultural, con universidades de pandilleros que se apropian de ellas protegidos por el “autonomía universitaria” y que despilfarran enormes cantidades de dinero, que tiene la peor proporción del mundo entre  presupuesto anual y titulados al año, celebramos que a la fecha ningún premio nobel mexicano ha ganado esa distinción por sus aportes realizados dentro de ninguna universidad mexicana, celebramos … ¿Qué celebramos? Que México dejó de ser lugar de paso de las drogas para convertirse en consumidor de drogas sintéticas.
Celebramos que a pesar de los muchos organismos creados para enriquecer los bolsillos de sus directores y comisionados seguimos creando otros nuevos ineficientes y costosos, ya sea el INE, o el INEE, o la Fiscalía anti Corrupción,  o los contratos otorgados por PEMEX a extranjeros, o por la liberación del precio de las gasolinas, y en suma, que a pesar de todo, o precisamente por todo esto seguimos empobreciéndonos, importando alimentos y granos básicos, gasolinas y seguimos siendo un país botín, de inocentes y engañados.
Que estimulamos la impunidad con sistemas ineficientes de combate  a la delincuencia.
Que fomentamos la simulación y la delincuencia política.
Que despreciamos a los trabajadores y apreciamos a los sindicatos corruptos.
Que el sistema para el retiro es otro latrocinio contra el trabajador.
Que agotamos los recursos naturales.
Que ensuciamos con industrias contaminantes.
Que la pesca se la llevan los extranjeros.
Que somos un basurero de desechos tóxicos propios y de nuestro vecino.
Que pescamos con técnicas de depredadores.
Que robamos al turista a la primera oportunidad.
Que degradamos la calidad de nuestros productos en cuanto podemos
Que tenemos un sistema legal que no garantiza los derechos del inversionista, en especial si el inversionista es mexicano.
Que cuando expropiamos al mexicano en realidad lo robamos.
Que proclamamos aquello que sabemos que es falso.
Que nos ideologizamos a lo idiota.
Que apreciamos más a  la astucia que a la lealtad y la trampa sobre la rectitud.
Que nos roban hasta en el "Melate"
Que no les hicieron efectivos los 500 pesos de la tarjeta "Vota y bótate" 
Que preferimos la pandilla sobre cualquier otra organización social.
Que el PRI nos seduce con espejitos.
Que el "niño verde" y el verde ecologista nos vuelven a chamaquear; y
Que nos fallaron hasta los mayas.
La lista podría seguir hasta el infinito, pues en cada actividad, en cada reforma existe el candado, la trampa, el destinatario individualizado, la mano negra, pero el peor de todos los engaños, el engaño supremo o la madre de todos los engaños, es el engaño que nos hacemos a nosotros mismos, al tratar como a personas respetables a quienes debiéramos repudiar, el engaño de simular que creemos en cosas que no creemos, en someternos dócilmente a las reglas de la tragicomedia bufa en que vivimos desde que existimos. México gesticula, porque los mexicanos somos comediantes que imitamos, sin gracia alguna, a los peores anti héroes a los que consideramos paradigmáticos.
No hay duda, nuestro verdadero día nacional es el 28 de diciembre en que conmemoramos lo que todos los mexicanos compartimos, sin importar la cultura, riqueza o apariencias, que es el engaño a nosotros mismos y a nuestros cercanos, la simulación y el doblez que si bien tiene su simiente en nuestra vida política, una vez que enraizaron en nuestro suelo, envenenaron toda la fronda de lo que somos y  hasta de lo que nos proponemos ser.
Hoy 28 de diciembre podemos decirle a nuestra familia, a nuestros amigos, a los gobernados a todos "Inocente palomita que te dejaste engañar" así, sólo así, y sin expresar una razón en particular, porque todos formamos parte del círculo histórico del engaño, de la farsa nacional, y de la simulación absoluta.

El ciclo de nuestros años.


Cada año termina con los mejores propósitos, con grandes proyectos, con esperanzas y compromisos personales, es un ritual que parece una especie de “13 Baktún” personal, pues todo lo negativo del pasado se redime ante la aurora de un nuevo volver a empezar, así que en tales momentos ignoramos la memoria de aquello largos doce meses de insatisfacciones, debilidades, confusiones y actos dignos del pronto olvido.
Pocos años escapan a este embrujo cíclico, algunos pocos fueron como el 2000 en que iniciamos el segundo milenio con elecciones democráticas en México, o como 1992, que amaneció sin la existencia de la Unión Soviética y con la esperanza de una paz cimentada en el entendimiento de todo el mundo, o 1946 cuando el mundo despertó sin padecer ya la pesadilla del nazismo. Es cierto que en ningún caso lo prometido ha sido satisfecho plenamente en los hechos, pero fueron años en los que las malas inercias se tornaron en cauces positivos y esperanzadores.
En muchos sentidos 2012 fue uno de esos años prometedores de grandes cambios, no solo debido a las muchas interpretaciones del calendario maya, sino a precisas interpretaciones de nuestro presente, nuestras necesidades de cambio y las condiciones ideales para que se consolidaran esos cambios en este año. La derrota del PRI en las elecciones del 2000 no implicó derrotar al priismo como la forma de hacer política en México, pero el 2006 planteó la posibilidad real de enviar al infierno al priismo a cambio de una política congruente y de principios, donde el PRD y el PAN lograrían intercambiar sus reclamos y conjugarlos en una agenda común, hasta hacer superflua e inútil la presencia del oportunismo y pragmatismo amoral característico del PRI.
Sin el lastre del priismo, México podría caminar hacia el estado federal hasta ahora pospuesto o deformado, hacia la democracia sin máscaras que se practicaría desde el corazón mismo de nuestra sociedad, e incluso desde los partidos políticos, seríamos un país conformado por una sociedad meritocrática donde los talentos y las cualidades se apreciaran con justicia, vinieran de donde vinieran y donde las buenas razones se escucharían sin fanatismos sectarios. Para eso 2012 era el plazo justo, suficiente para que el cambio no solo fuera de membretes partidistas sino hacia una real transición democrática, sencilla y verdadera, por lo que las elecciones del 2012 se antojaban como el escenario perfecto para que surgiera el rompimiento definitivo con el pasado degradante, con el México irracional, obscuro, enfermo, fanático, aterrorizante y naciera el juego justo y democrático entre adversarios leales a fines superiores y comunes.
Ahora sabemos que todas esas esperanzas fueron vanas, en lugar de presenciar el declive del partidismo, asistimos a la enajenación partidista, donde los mexicanos fuimos llevados a los corrales de cada partido para disponerse de nosotros como si fuéramos reses, se despreció nuestro intelecto y se nos obligó a balar consignas, los partidos se convirtieron en burocracias sin  democracia, sin igualdad, centralizadas y tramposas, los liderazgos que nacieron o se consolidaron en estas condiciones, fueron obtusos, insensibles, demagógicos y los candidatos, todos fueron al contentillo de las cúpulas burocráticas de los partidos, dejando al militante la opción para escoger entre el malo impuesto y el otro malo igualmente impuesto, las elecciones no fueron mejores, todos los candidatos surgieron de procesos amañados y el fondo ideológico común fue el percudido priismo del pasado.
A contrario de lo esperado en 2000 y 2006, la realidad en 2012 fue la peor de todas las pesadillas, en primer lugar el triunfo absoluto del PRI dentro de la sociedad mexicana, dentro de los partidos de oposición, dentro del PAN y dentro del PRD, candidatos miserablemente pobres y legisladores electos que son verdaderas reses en el senado y en la cámara de diputados. En esencia el pragmatismo, la antidemocracia, el centralismo, el sectarismo, la irracionalidad son los elementos dominantes en el escenario nacional, que es una gigantesca farsa, donde las componendas se están haciendo en lo obscurito entre la pandilla del presidente de la república y los dirigentes de los “partidos” políticos nacionales. Estamos en medio de un pacto secreto cupular cuyo contenido y cuyas recíprocas contraprestaciones desconocemos, pero al que estamos sometidos sin dar nuestro consentimiento.
Lo que nos espera es la profundización de los males nacionales históricos, el pandillerismos político, el centralismo, el autoritarismo, el sectarismo ideológico, la rapiña, la simulación, el gobierno oculto de los líderes de los partidos políticos, la componenda sucia, la mentira, el ocultamiento de la verdad, la degradación de todo y de todos, a esto no escapa ningún partido político, ningún dirigente, ningún medio de comunicación. 2012 fue el año que termina en el momento triunfante del priismo y es el renacimiento del ciclo priista, donde sus anti valores se funden con el gobierno, con la “oposición” de todos los colores y con cada uno de nosotros, ya que abominamos de la igualdad, de la razón, de la inteligencia, de la justicia, de la democracia, del federalismo aun cuando simulamos y proclamamos esos valores como si fueran nuestros, cuando en realidad los despreciamos, los repudiamos.
Así que en estos días de fin de año, pasaremos por alto esta realidad y jugaremos a los grandes legisladores y al “pacto” de opereta, pues a final de cuentas a nadie le importa un cacahuate lo que ocurra y cada cual se aferrará a lo que pueda por seguir viviendo de esta simulación cíclica y eterna. 2012 Es otro año más en la cuenta de los años muertos, no termina nada con él, ni implica el principio de nada nuevo, es solo el punto de retorno a lo mismo de siempre, para seguir el mismo camino de siempre, honrando a gesticuladores, celebrando farsas y mentiras, es otro año igual entre otros también iguales, con el mismo pueblo que es o ignorante o apático, con una historia que se repite retorciéndose y anudándose en nuestro cuello, como la soga de la que colgamos desde 1821.
Por Antonio Limón López.

EL SNTE, INFECTADO POR UN VIRUS MORTAL


La esencia de cualquier sindicato radica en la capacidad para defender el trabajo de sus agremiados, si el sindicato pierde la capacidad para defenderlos, entonces ya no es sindicato  y será otra cosa, acaso una sociedad mutualista, un club social, una asociación civil, un ombudsman,  un lugar de reuniones o mas probablemente una cantina, es decir o desaparece o tendrá que transformarse en cualquier cosa, pero ya no será un sindicato.
La reforma al artículo tercero constitucional presentada por el presidente Peña Nieto, contiene entre sus párrafos el virus que podría dar muerte al todavía poderoso Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, pero hay que aclarar que no es uno de esos virus fulminantes como el Ebola que mata en cuestión de horas, sino que por el contrario, es de aquellos que matan poco a poco, primero minando la delicada estructura de las células que defienden al sistema inmunológico, hasta que éste es debilitado totalmente a lo largo de muchos años o decenios, pero finalmente la víctima será vencida  fatalmente por cualquier infección oportunista, incluso una que normalmente sería inocua para cualquier otro organismo.
Esa es precisamente la forma de actuar del virus que se le quiere inocular al SNTE y que mataría de la misma manera a cualquier otro sindicato de maestros de las escuelas públicas que impartan educación Básica o Media superior. Este virus maligno actuaría contra el SNTE a partir de la creación de la ley reglamentaria de la reforma constitucional, impidiéndole al sindicato defender a sus agremiados maestros que estarán a expensas de ser despedidos en cualquier momento sin importar su antigüedad en el sistema de educación. 
Antes de que hagamos la disección de este virus  mortal, hay que decir que los maestros que actualmente gozan de plaza podrán defenderse alegando que a ninguna ley se le puede dar efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna, lo cual seguramente dará un cierto compás de espera al desenlace fatal para el sindicato, pero de cualquier manera los días del sindicato estarían contados.
Lo primero que hay que tomar en cuenta es que la reforma viral otorgaría (Inciso X, articulo 3ero.) al Instituto Nacional  para la Evaluación de la Educación las facultades plenas para evaluar y por ende, determinar eventualmente que maestros están en aptitud de enseñar y cuáles no, lo que aunado a lo dispuesto por el inciso III, ultimo párrafo, del artículo 3ero, se facultaría a la SEP para que conforme a la ley reglamentaria pudiera despedir a los maestros que según el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, no aprueben las evaluaciones que al respecto realice. Esto por si solo sería fatal para el sindicato de maestros, ya que la permanencia de los maestros quedaría exclusivamente en las manos de los burócratas del instituto.  El párrafo dice a la letra en la iniciativa:
“    La ley reglamentaria de este artículo fijará los términos para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia en el servicio.”
Así que si tomamos en serio este futuro dispositivo constitucional, el sindicato no tendría ninguna injerencia en los derechos esenciales de tipo sindical, ni en el ingreso, ni en la promoción, ni en el reconocimiento y como ya vimos, tampoco en la permanencia de los maestros en el sistema educativo. Esto es la muerte para cualquier sindicato, es quedarse sin motivo para existir, pero en el caso del SNTE su muerte sería larga y penosa, pues la ingeniería del virus diseñado en las oficinas del comité de campaña de Enrique Peña Nieto actuaría lentamente, de la misma manera que en los organismos biológicos actúa el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, devastando la fortaleza del sistema inmune, acabando con las células defensivas sanas una a una, hasta convertir a quien lo padece, en un organismo sin capacidad para defenderse.
No quiero sugerir que el SNTE merezca salvarse o morir de esta fea forma, en eso cada uno de los lectores es juez absoluto, pero esta forma de matar con la constitución política como arma, puede aplicarse a cualquier parte de la organización burocrática del gobierno y tal vez eso sería para bien, sería magnifico que se evaluara a todos y cada uno de los servidores públicos, a los empleados que nos atienden al pagar un impuesto o al recibir una prestación a que tenemos derecho, a final de cuentas todo el gobierno puede evaluarse: los ministerios públicos, los jueces, los carceleros, los cobradores de impuestos, los directores de las empresas que construyen obras, los que otorgan concesiones, los que regalan permisos de casinos, los que distribuyen los apoyos, los partidos políticos y sus prácticas antidemocráticas, el IFE, el IMSS, la CFE, PEMEX, y ya entrados en gastos también deben evaluarse los diputados y senadores, gobernadores y alcaldes,  el mismo presidente de la república, a los embajadores, los operadores de los sistema de retiro y desde luego a las universidades a las cuales, por cierto, el mismo proyecto les otorga total impunidad para que las pandillas que se las apropiaron sigan disfrutando de ellas impunemente.
Es cierto, todo el gobierno y todos los servicios públicos debieran ser evaluados, pero parece  que eso no le importa, ni le interesa, ni al presidente Enrique Peña Nieto, ni al PRI, ni al PAN, ni al PRD, ni a los rectores, ni a los diputados, ni a los senadores, ni a las solicitas ONG’s, ni a la opinión pública, ni a las televisoras, ni a nadie, pues al único que hay que evaluar hasta darle muerte, si es necesario, es al sindicato de los maestros de nivel básico y medio superior, al SNTE, a ese sí. Pero ¿Que hubiera ocurrido si Elba Esther Gordillo Morales hubiera sido tan obsequiosa con el PRI como Romero Deschamp, el hiper corrupto dirigente vitalicio del Sindicato de Pemex?

Por Antonio Limón López

TODOS CONTRA ELBA ESTHER GORDILLO



En un acto como nunca antes se había visto -ni siquiera en la era priista- el Presidente de la República con la presencia de todos los dirigentes de los grandes partidos políticos nacionales, dio a conocer el recién pasado 10 de diciembre del 2012 -al inicio del periodo vacacional de diciembre- la iniciativa de reforma constitucional anunciada desde el primer día como presidente y que se refiere a los artículos tercero y 73 de la carta orgánica fundamental. El evento ya había sido anunciado por el presidente Peña Nieto desde el primer día de su gestión cuando anunció trece compromisos urgentes de su gobierno y entre ellos estaba el de crear la carrera magisterial conforme a los méritos académicos, evaluados y reconocidos al margen del Sindicato de maestros.
Desde el primer día la sola enunciación del compromiso despertó la mayor ovación del público que abarrotó el patio central de Palacio Nacional, ahí estaban todos los verdaderos líderes políticos, los grandes empresarios nacionales, los medios de comunicación de todo el mundo, la academia, la intelectualidad, las cámaras nacionales e internacionales, el cuerpo diplomático, los gobernadores y unos cuantos alcaldes de las grandes urbes, en suma  lo que en otros términos se suele identificar como los poderes facticos de la república, claro que no estaban presentes ni los diputados, ni los senadores.
El compromiso fue en realidad la declaración formal de guerra a Elba Esther Gordillo Morales, la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) creado por el gobierno de Adolfo López Mateos para controlar tanto a los maestros como a los trabajadores de la educación, desde sus primeros días fue un instrumento de control político en manos del presidente priista de la república en turno y así lo fue todavía hasta la elección del año 2000 en que el SNTE y sus dirigentes apoyaron las candidaturas priistas, a pesar de lo cual el PRI fue derrotado.
El caso es que para el 2003 la dirigente del SNTE, Elba Esther Gordillo se encontraba en pugna con su partido y como medida defensiva o de represalia contra la dirigencia priista en 2005 obtuvo el registro del Partido Nueva Alianza (PANAL), que en las elecciones del 2006 postuló al candidato del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, es muy dudoso el grado de importancia que realmente tuvo el SNTE en la ajustada victoria panista, pero para los priistas la maestra Gordillo fue la pieza clave de la  derrota de Roberto Madrazo -un priista por los cuatro costados- Desde ese momento la maestra es considerada en el PRI como una especie de Judas, que se vendió por unas monedas y durante seis años se concentró en desprestigiar a la maestra esperando que dentro del sindicato surgieran nuevos líderes que la enfrentaran o la derrocaran, lo cual definitivamente no ocurrió y por el contrario, su control sobre el gremio se fortaleció.
El éxito de la maestra Elba Esther Gordillo despertó toda suerte de consecuencias, en primer lugar el PRI perdió al sindicato de maestros como una de sus principales aliados, pero además la maestra se alineó con uno de sus adversarios, el PAN. No solo la maestra fue repudiada por el PRI, sino que también es odiada por el PRD que la considera como quién evitó que el partido del sol azteca tomara al sindicato de maestros.
Pero también la maestra se ganó la animadversión de los dirigentes del PAN, pues mientras que se las ingenió para sacarle a los presidentes azules todo lo que quiso, hasta imponerles su agenda en materia educativa, desafió a Felipe Calderón, y al mismo tiempo el PANAL, sin ninguna lealtad al PAN, se ofrecía en el mercado electoral al mejor postor, en ocasiones hizo alianza con el PAN y en otra ocasiones con el PRI, esto se convirtió en un descredito para la dirigencia panista y para el presidente de la república que hicieron el ridículo en varias ocasiones ante las decisiones de la maestra. En 2012 el PANAL se alió al PRI y este en el último momento, ya en pleno dominio de Enrique Peña Nieto se desdijo de su alianza y dejó al partido de la maestra plantado y a punto de perder el registro, el cual salvó con la candidatura de Gabriel Quadri.
Así que para el uno de diciembre del 2012 la suerte de la maestra ya estaba echada, sin aliados en ninguno de los tres grandes partidos y por el contrario con formidable enemigos, entre ellos el propio presidente Enrique Peña Nieto y todos los dirigentes de los partidos políticos. Para entonces el desprestigio de la maestra era ya un lugar común, se le llamaba la “Chuky”, se le proponía como imagen en las cajetillas de cigarros para aterrorizar a los fumadores, todavía más se habían filtrado sus excentricidades, como el guardarropas, los miles de pares de zapatos y bolsos de diseñador, la casa mansión en San Diego California, y su propuesta de regalar a los dirigentes seccionales “Hummers”, además irritaba su nepotismo al colocar a sus familiares en altos puestos de la SEP y a su hija entre los diputados del Congreso, incluso Televisa por lealtad a Enrique Peña nieto se sumó a la cargada contra la dirigente vitalicia del todavía sobreviviente sindicato.
El problema con la maestra es que ella fue producto del mismo régimen priista y por ende se benefició del sistema corrupto e inexpugnable que le daba protección a prueba de todos, el sindicato fue durante años uno de los ejes temáticos fundamentales de la demagogia priista,  así que la maestra montada en ese poderoso gremio, protegido por la Constitución de la República y por las leyes reglamentarias de toda especie, parecía invencible, pero como en el caso de la reforma política del 2007, donde los tres partidos se coaligaron a hurtadillas para correr a Carlos Ugalde del IFE, a pesar de su inamovilidad constitucional, ahora los tres grandes partidos se coaligaron para reformar la constitución, para cobrar venganza o para darle un escarmiento ejemplar a los priistas que quieran pasarse de vivos….. como la maestra.
Así esto para nadie pasó desapercibido, todos los medios de comunicación saben y todos los mexicanos con cerebro en el cráneo sabemos que esta reforma constitucional solo tiene como finalidad el ajusticiamiento, al precio que sea, de la maestra Elba Esther Gordillo, para lo cual las condiciones son ideales, el presidente se encuentra en una feliz luna de miel con la sociedad y con los partidos políticos que comparten este deseo de ajusticiamiento a la maestra, también la líder sindical se encuentra en su peor momento de impopularidad, carece de aliados fuera del sindicato y los pocos que tiene, como Jorge Castañeda no van a voltear ni a decirle "Hasta la vista Baby".
Pero si este es el verdadero motivo de la reforma constitucional ¿Por qué no se menciona todo esto en la iniciativa? Ni siquiera se menciona una sola vez la palabra “sindicato” y en su lugar se utiliza el genérico “magisterio”, simplemente porque sería una mezquindad extraordinaria reformar la constitución para quitarse de encima a una líder sindical, pero tristemente esa es la única razón. Tampoco es cierto que la reforma obedezca a una medida contra la mala calidad de la educación pública, pues también es mala educación no solo  la primaria y media superior, sino la de las universidades, que son cuevas de pandillas enquistadas para enriquecerse y para distribuir premios entre amigos y cómplices o simples reductos de porros y malvivientes.
Si realmente se quisiera hacer una reforma que resolviera los grandes problemas nacionales, esta reforma debería hacerse al revés, empezar por las universidades que son agujeros sin fondo para el Erario nacional, las universidades ostentan el mayor número de fósiles, de porros, de cuentas negras, de pandillerismo y precisamente esta reforma premia todo eso, al disponer explícitamente que las universidades no entran en este proceso de evaluación que es utilizado exclusivamente para destazar al sindicato creado por el propio PRI y que como una especie de Frankestein se volvió en su contra.
Son muy importantes cálculos del presidente: Primero, la iniciativa se presentó en pleno período vacacional para dar tiempo a Elba Esther Gordillo de que reflexione y entregue la plaza sin disparar un solo tiro; Segundo, al presentarse la iniciativa en vacaciones navideñas, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no tiene tiempo para salir a las calles e intentar imponer su propia agenda sobre la mesa, Tercero, en la misma situación estarán otros posibles actores, como el propio Andrés Manuel López Obrador y sus leales.
En el caso de que la Gordillo diga “me rindo” entonces la reforma seguiría su curso, pero la legislación reglamentaria sería tan benigna con el sindicalismo charro que le permitiría al presidente imponer a un líder de su agrado, pues no quiere lidiar con otro líder como la maestra que se les salga del huacal, ni con un líder que provenga de la CNTE y menos con un líder auténtico, emanado de un proceso interno democrático entre los maestros, no lo que quiere la alianza PAN-PRI-PRD es un líder charro,  sometido, obediente y que continúe con el liderazgo del maestro Jongitud Barrios o el de Sentíes, o el de José Luis Andrade Ibarra, pues esos sí que eran disciplinados. Ahhh que tiempos aquellos!!!!

Por Antonio Limón López.

LA PRIMERA BURRADA DE ENRIQUE PEÑA NIETO



El mismo día primero de diciembre del 2012, apenas a unas horas de que asumiera la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto intentó sorprender a los mexicanos con 13 propuestas de ejecución inmediata, creo que quiso con ellas reflejar su carácter personal y la solidez técnica de los colaboradores de su gobierno.

En este espacio solo abordaré, de momento, la propuesta que enumeró el mexiquense en tercer lugar de su listado de intenciones de gobierno y que consiste en “presentar(é) al honorable Congreso de la Unión una iniciativa a efecto de que permita contar “con un solo” Código Penal y “otro” de Procedimientos Penales, “únicos y de aplicación nacional”, con lo cual se debe entender que la reforma abolirá todos los códigos penales, tanto sustantivos como los adjetivos de los estados de la República y del Distrito Federal.
No solo eso, la “brillante” idea del equipo de colaboradores del nuevo Presidente de la República también implica que se suprimirán los delitos "especiales" o tipificados en otras leyes federales que no sean el Código Penal Federal, lo cual es una abominable atrocidad, una estupidez extrema, pues existen al menos 41 leyes federales que contienen, diversos tipos de delitos especializados a sus materias. Y para probarlo, me permito enumerar las siguientes leyes federales, que contienen diversos delitos que deberán ser derogados e insertados en el Código Penal Federal "único" en toda la República, creando un cuerpo confuso y mórbido de imposible comprensión:              
1.-Código Civil Federal; 2.-Código de Justicia Militar; 3.-Código Federal de Procedimientos Penales; 4.- Código Fiscal de la Federación; 5.- Ley de Ahorro y Crédito Popular; 6.- Ley de Amparo, reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 7.- Ley de Concursos Mercantiles; 8.-Ley de Instituciones de Crédito; 9.- Ley de la Propiedad Industrial; 10.- Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro; 11.- Ley de Migración; 12.-Ley de Sociedades de Inversión; 13.- Ley de Uniones de Crédito; 14.- Ley de Vías Generales de Comunicación; 15.- Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores; 16.- Ley del Mercado de Valores; 17.- Ley del Seguro Social; 18.- Ley Federal contra la Delincuencia Organizada; 19.-Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos; 20.- Ley Federal de Instituciones de Fianzas; 21.- Ley Federal de Juegos y Sorteos; 22.- Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares; 23.- Ley Federal de Radio y Televisión; 24.- Ley Federal de Sanidad Animal; 25.- Ley Federal de Sanidad Vegetal; 26.- Ley Federal del Trabajo; 27.- Ley Federal para el Control de Sustancias Químicas Susceptibles de Desvío para la Fabricación de Armas Químicas; 28.- Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Tortura; 29.- Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos; 30.- Ley General de Bienes Nacionales; 31.- Ley General de Instituciones y Sociedades Mutualistas de Seguros        ; 32.- Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito; 33.- Ley General de Población: 34.- Ley General de Salud; 35.- Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito; 36.- Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública; 37.- Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en materia de Secuestro, reglamentaria de la fracción XXI del artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 38.- Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas; 39.- Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo; 40.- Ley que declara Reservas Mineras Nacionales los Yacimientos de Uranio, Torio y las demás Substancias de las cuales se obtengan Isotopos Hendibles que puedan Producir Energía Nuclear; y, 41.- Ley sobre Delitos de Imprenta.
En realidad la propuesta de nuestro flamante presidente C. Enrique Peña Nieto demuestra que alguno de sus colaboradores lo “chamaqueó”, pues es inimaginable el mamotreto que tendría que hacerse para lograr la finalidad de tener un “Código Penal” “único y de aplicación nacional”, es increíble el tamaño de semejante estupidez. Es imposible evitar que exista la necesidad de tipificar delitos “especiales” en las leyes que regulan ciertas actividades del comercio, de las concesiones, de los permisos, del usos de bienes nacionales, de la practica bancarias y financieras, así como en materia de substancias peligrosas, es imposible que todas las conductas ilícitas se tipifiquen en un sólo código y suponiendo que se intentara semejante engendro, la resultante sería un articulado menos claro y menos practico para su comprensión y aplicación que el actual.
Espero que baste lo anterior para que se perciva la ligereza y poco seso del nuevo presidente y de su equipo de “expertos” colaboradores, lo cual nos hace adivinar las muchas horas de entretenimiento que nos dará nuestro máximo líder nacional convertido en cómico involuntario, pero por desgracia, también es perfectamente claro que la propuesta del presidente, tiene la aviesa finalidad de exterminar la soberanía de los estados de la república en materia penal, es decir que al igual que su predecesor, quién al menos era un abogado diestro, intentará continuar con el centralismo mexicano y seguirá adelante con la feroz campaña anti federalista del michoacano, a efecto de convertir a los estados en simples delegaciones de lacayos al servicio del omnipotente centralismo presidencial. En eso consiste realmente el Código Penal Federal "único", en que los expertos del Distrito Federal nos digan a los estados lo que debemos penalizar y como penalizarlo
Por desgracia los únicos capaces de oponerse a este tipo de propuestas rebuznantes eramos los panistas, pero después de doce años rebuznando bajo la batuta de Felipe Calderón y de Vicente Fox, acabaron con nuestra capacidad crítica y hasta con nuestro sentido común, por lo que ante la inminencia de otra edad obscura para México, al menos debemos conformarnos con el enorme beneficio de reírnos de tanta pretensión, ligereza y estupidez.

Por Antonio Limón López 

MEXICO EN EL NOMBRE Y EN EL ALMA


A unos cuantos días de entregar el gobierno a su nuevo gran amigo -de quién espera mayor rentabilidad que de Mouriño, Germán Martínez, Ernesto Cordero y otros “chavos”- el presidente Felipe Calderón presentó la iniciativa de reforma constitucional para cambiar el nombre a nuestro país: “Estados Unidos Mexicanos” que es su nombre real, jurídico y político, por el de “México” que hasta el momento es su apodo, o como dicen en Estados Unidos (el de a de veras) un “nickname”.

En realidad cuando alguien en el mundo dice “Estados Unidos”  sabemos que se refiere a “Estados Unidos de América”, el país ubicado entre Canadá y ¡México! Que por su enorme influencia decenas de países tienen banderas que imitan a la bandera norteamericana, como es el caso de Chile, Corea del Norte, Cuba, Liberia, Malasia y Panamá que ni siquiera intentan ocultar su servidumbre, como otros país que imitando el formato norteamericano utilizaron signos netamente nacionales, como es el caso del Uruguay y muchos otros.
 
Otra cosa es el nombre propio, que habla de quien somos y deja en claro a nuestro padre y madre (en caso de tenerla), no es cualquier cosa, es lo que dice al mundo quienes somos, por ello los que se sienten satisfechos y honrados con su nombre lo muestran con dignidad absoluta, lo gritan y quienes se avergüenzan de él, lo ocultan. Ese fue el caso de “Estados Unidos do Brasil” que durante algunos años soportó esa infamia, pero finalmente y patrióticamente lo extirpó como si se tratara de una lacra vergonzosa.

En nuestro caso, Venustiano Carranza con el apoyo norteaméricano logró imponerse como el triunfador de ese movimiento norteamericano en México que se conoce como "Revolución Mexicana”, ya para entonces Estados Unidos (el de a de veras) no tenía mucho tiempo para seguir jugando en nuestro país, vendiendo armas y municiones según su capricho primero a Pancho Villa y después a Carranza, pues su participación en la primer guerra mundial era inevitable, el 3 de febrero de 1917 rompió relaciones con Alemania y dos días después se “proclamó” la constitución mexicana, así que Carranza, en dos días,  se quedó sin el apoyo de su benefactor y esto le costó que Obregón lo asesinara para terminar siendo el verdadero triunfador.

El caso es que esa constitución hija de la imposición militar norteamericana y de la demagogia mexicana, nos impuso el nombre de “Estados Unidos Mexicanos”.  Desde entonces “México” solo es el sobrenombre de Estados Unidos Mexicanos, pues nuestra constitución no lo reconoce, pero simulamos llamarnos “México” pues con ese nombre van a las justas olímpicas mundiales nuestros representantes, a ese nombre se refiere nuestro juramento a la bandera cuando dice: “Bandera de México, símbolo de ..”, incluso nuestro himno nacional se llama “Himno Nacional de México” y no himno nacional de “Estados Unidos Mexicanos”.

En nuestro país y fuera de él los mexicanos nos sentimos parte de México, así de sencillo y así de natural. Cuando fuera de nuestro solar patrio alguien nos pregunta ¿De dónde es usted? Siempre contestamos “De México”, sin importar como suene la “j” y como suena la “x” y nadie dice “Soy de los Estados Unidos Mexicanos”.

Con toda certeza la propuesta del todavía presidente Felipe Calderón va a navegar en las aguas del olvido, en parte porque al PAN de Calderón solo le interesan los re$ultado$ y en parte, porque a los “cuentachiles”  solo les importan los ahorros, pues alegan que toda la papelería oficial y toda la moneda circulante se tendría que cambiar en un instante, lo cual es una tontería pues  ese problema se resolvería en los transitorios de la reforma, seguro que se reconocería la documentación y la moneda hasta en tanto sean substituidas por nueva papelería y nueva moneda, pero el verdadero grupo de opositores a la reforma es el de los dogmáticos, que por odio al PAN y a Felipe Calderón están dispuestos a cualquier mezquindad, incluso la de soportar una indignidad tan grande, tan grande que ningún otra nación en el mundo la padece.

En este punto debo decir que en lo personal, considero a Felipe Calderón un traidor a la democracia panista, nadie hizo mayor daño al PAN que este farsante que solo promovió a su pandilla de estultos, creo también que fue un pillo vulgar que se enriqueció con los casinos y con PEMEX y la CFE, donde tuvo a sus favoritos a cargo de los negocios, y pido a la Justicia, que Felipe Calderón termine sus días vistiendo el traje a rayas de los presidiarios en algún CERESO. También debo decir que admiro a Estados Unidos (el original) por su capacidad de cambio, por su papel en el escenario internacional como superpotencia democrática y por su cualidad de sociedad exitosa, sin pretender ser una nación.

Pero lo dicho no impide, que reconozca la enorme importancia por razones de estricta dignidad patria, que implica dejar de ser la caricatura del nombre de Estados Unidos de América y ser leales a nuestra propia realidad histórica, a nuestro sentimiento de pueblo independiente y autónomo, diferenciado de nuestro poderoso vecino y ciertamente con el nombrecito que tenemos actualmente: "Estados Unidos Mexicanos", ni nos muestra como autónomos y mucho menos  respetables. En suma, a pesar de la indignidad personal de Felipe Calderón, la iniciativa que presentó contiene una exigencia patria del tamaño de más de 130 millones de mexicanos, avalada por dos siglos de tormentosa relación y por un futuro, todavía incierto, de dignidad y de igualdad con el vecino de las barras y las estrellas.

Por Antonio Limón López

There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.