Bienvenido. Eres el visitante No.

ENTREVISTA CON EL PRI.

Pocas oportunidades se presentan para entrevistar no a una persona, sino a una forma de vida incorpórea, pero totalmente activa y poderosa que ha transformado a millones de personas y que además lo ha venido haciendo a lo largo de sus más de setenta años.

Ha influido a intelectuales, a escritores, a todos nuestros gobernantes y a todos los políticos e incluso diseñó los programas de estudio desde las  primarias hasta los doctorados de todas nuestras universidades, tanto públicas como privadas y que ha logrado no solo hacer historia sino reeditarla, para amoldarla a la imagen de si mismo, la cual ha ido trazando con pulso trémulo y cambiante, pero con una tinta tan indeleble que se ha tatuado dentro de la piel de cada mexicano, incluidos sus más acérrimos adversarios y detractores. 


Nuestro entrevistado, que goza de cabal salud, ha sido desahuciado en un par de ocasiones pero no solo logró sobrevivir a los más negros augurios, sino que hoy nos visita remozado, vistiendo un envidiable traje Armani, pero sonriente nos muestra la etiqueta en la manga del saco que dice “Made in México” marca “Matlalcuéyetl” diseñado y fabricado por las industrias textiles de Tetlanohcan.


Viene feliz como una castañuela y  presume que su salud es inmejorable -que esta tan de moda- que sus contrincantes quieren parecerse a él, pero sentencia que ninguna imitación es mejor que el original, y aquí lo presentamos a usted sin mayor trámite, es el Partido Revolucionario Institucional, el PRI como todo mundo lo conoce.


-ALL.- Señor PRI, ¿que nos puede decir de su origen, de sus padres, de su familia?


-PRI.- Nací con el nombre de Partido Nacional Revolucionario, quien me concibió fue Mr. Dwight W. Morrow, el célebre embajador de Estados Unidos de América en México que convenció a mi otro papá: Plutarco Elías Calles que no intentara reelegirse, porque por esa época -estamos hablando de 1928, cuando muere Álvaro Obregón y cuando todavía seguía la guerra con los cristeros- ocasionaría que sus enemigos (los obregonistas inconformes) se levantaran y también le advirtió que la opinión pública de Estados Unidos veía con desagrado eso de tener cerradas las iglesias y peor aún, que esa guerra siguiera de mal en peor, mi padre espiritual le dijo a mi padre carnal, “General, usted debería convertirse en el guía de México por muchos años, formando un partido donde quepan todos los revolucionarios y también todos los demás, incluso sus enemigos y manejarlo nombrando presidentes y gobernadores sin que tengan que matarse para ello…”.


La idea le pareció genial a mi papi Plutarco Elías Calles, que entonces me bautizó (es un decir) como PNR y con la bendición de la embajada norteamericana se convirtió en “El Caudillo” y conforme a lo planeado designó a los presidentes peleles Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio, Abelardo L. Rodríguez y a Lázaro Cárdenas del Río, pero cuando este último renegó de Elías Calles y con la ayuda del nuevo embajador (of course) lo expulsó del país, incluso le expropió sus casinos de juego y para borrar toda la obra de Calles, me refundó en 1939 con el nombre de Partido de la Revolución Mexicana (PRM) y Cárdenas se contentó con designar a Manuel Ávila Camacho para que lo sucediera en la presidencia, cosa que fue muy del agrado norteamericano, así hasta que el 18 de enero de 1948 Don Manuel Ávila Camacho y Miguel Alemán Valdez (el candidato designado por Ávila Camacho) me cambiaron de nombre por tercera vez y espero última para ponerme  Partido Revolucionario Institucional.


ALL.- Se habla que todos estos cambios de nombre obedecieron a profundos cambios ideologicos del partido ¿Es esto cierto?


PRI.- No, no es cierto, la única ideología que he tenido es la de ser un instrumento de control político del presidente en turno, para designar candidatos y para que el propio presidente designe sin problemas mayores a su sucesor, soy el instrumento que reparte las sobras del poder entre la militancia ciega, sorda y muda y que reparte las rebanadas grandes entre los amigos del presidente hasta que llega el siguiente.


ALL.- ¿Pero usted es de izquierdas?


PRI.- No, de ninguna manera, difícilmente puede encontrarse un partido más de “derechas” que lo que fui con Salinas de Gortari o con Miguel Alemán!


ALL.- Pero usted expropió las empresas petroleras extranjeras, ¿no es eso algo de izquierda?


PRI.- Bueno, expropiamos a las empresas petroleras inglesas, que tenían el 90% de los yacimientos petroleros mexicanos y con ello nos afiliamos a la Doctrina Monroe de "América para los americanos" y al corolario sobre esta del Presidente Theodore Roosevelt. En un principio algunas empresas norteamericanas se opusieron, pero ya que se enteraron de cuales eran los propósitos de la expropiación: retirar las concesiones a la compañía inglesa “El Aguila” y sus filiales británicas, otorgadas por Porfirio Díaz y ratificadas por Francisco I Madero, guardaron el discreto silencio y a la postre se convirtieron en nuestros principales compradores de petróleo crudo a precio de ganga o de rebatinga y cuando los árabes crearon la OPEP, de inmediato México fue su principal enemigo, al vender nuestro petróleo al precio que nuestros vecinos quisieron comprarlo y así hasta que la acabamos.  ¿Es eso ser de izquierdas?


ALL.- ¿Entonces es usted de “derechas”?


PRI.- Claro que no, varios presidentes priistas han hecho uso de un lenguaje de “izquierdas”admirable, aunque a la hora de la verdad, sólo han acatado las instrucciones de Estados Unidos de América. En realidad no tengo ninguna ideología y puedo sostener cualquier postura sin entrar en ninguna contradicción, lo único importante es operar para controlar y desmantelar cualquier propósito democrático en México y conservar a los mexicanos como a borregos, eso es todo.


ALL.- Pero si eso fuera cierto, entonces también el PAN, bajo Felipe Calderón sería priista?


PRI.- Exacto y así lo es, Felipe Calderón es uno de mis padres, pues practica la misma doctrina y propósitos partidistas que mis padres Plutarco Elías Calles, Lazaro Cardenas y Miguel Alemán, sólo que con mi presidente Felipe Calderón me hago llamar PAN.


ALL.- ¿PAN? ¿Partido Acción Nacional? ¿Esta usted bien de la cabeza? Pues es el PAN el primer adversario del PRI.


PRI.- (Sonriendo) Eso fue en un principio, cuando el PAN era dirigido por una partida de ilusos e imprácticos que creían que los mexicanos podíamos tener democracias verdaderas, pero si usted observa con atención el PAN de Felipe Calderón esta corporativizado y quien decide todas las candidaturas es el propio presidente que utiliza al PAN como a un simple instrumento de control y no le permite que cumpla la misión de un verdadero partido. El PAN y yo somos simples apéndices del poder presidencial, por ende somos lo mismo.


ALL.- Entonces si no es ni de izquierda ni de derecha, pero se inserta en una realidad nacional donde incluso su primer adversario es a su imagen y semejanza ¿Entonces usted es el partido nacionalista por excelencia?


PRI.- Soy falsamente nacionalista, pues aunque mi traje dice que es hecho en México por manos mexicanas, en realidad es hecho en Italia y aunque juro que lucho por la economía de México, todos los priistas en cuanto tienen algo de dinerito, lo depositan en el extranjero y claro, en cuanto pueden se van a vivir a Estados Unidos de América y eso lo hacen todos los políticos y empresarios genuinamente priistas, como a los del PAN, los del PRD y todos, todos absolutamente todos los mexicanos. Mi nacionalismo es un verdadero nacionalismo a la mexicana, es decir de a mentiritas.


ALL.- (Escandalizado) ¿Entonces cual es su ideología?.


PRI.- La más pura y auténtica simulación. Esa es la doctrina que practico y en la que realmente creo, hasta que me convenga. Esto me ha permitido estar en el poder desde antes de que Mr. Morrow le hablara al oído a Plutarco Elías Calles y por fin, me diera nombre, logo y colores, actualmente tengo dos bonitos trajes nuevos una es azul y blanco y otro tiene un sol azteca, por cierto que me quedan muy bien.


ALL.- Creo que después de tanta sinceridad, debo decir gracias y hasta pronto.


PRI.- El agradecido soy yo, generalmente no puedo hablar con claridad y no me debes despedir con un “hasta pronto” sino con un “hasta siempre”, pues nunca me he ido y creo que aquí estaré hasta el fin de los tiempos.

NUESTROS GOBERNADORES, LE ENTRAN AL DESPIPORRE NACIONAL.

El 23 de marzo recién pasado, se celebró la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) en Morelia Michoacán, resaltando entre los asuntos, todos aprobados al instante, el propuesto por el gobernador priista de Nuevo León, Sr. Rodrigo Medina de la Cruz y que consiste en el “Mando Unificado” de todas las policías municipales que quedaran sometidas al mando directo de la policía estatal de la entidad de que se trate.


La propuesta fue aprobada, entre estentóreos balidos de felicidad,  por los gobernadores de nuestros ficticios estados, que en lugar de decir, “bueno la propuesta la presentaremos ante nuestros ayuntamientos y también ante las soberanías de nuestros congresos, pues a ellos es a los que les compete este asunto” simplemente se arrodillaron y dijeron, en otros términos, pero en esencia: “Lo que ordene su excelencia el presidente y su escudero el Secretario de Seguridad Pública de la Federación Genaro García Luna, ahora para centralizar a nuestras policías municipales dentro de las estatales,   sin que para ello intervengan nuestros inútiles regidores, diputados locales y sin considerar a la soberanía de nuestros ‘peleles’ congresos locales y cabildos”
¿Qué les importa su constitución local si se la pueden “brincar”, metiéndole mano de “pasadita” a nuestra dizque respetada y dizque amada Constitución Federal? -que por cierto pronto celebrará su cincocentenaria reforma- ¿Qué importan nuestros diputados locales?, que sin trabajo legislativo, prefieren conseguir su cocaína y charolear a diestra y siniestra (a la izquierda les presento al tristemente celebre  Presidente del Congreso de Baja California, Sr. Diputado Víctor Gonzalez Ortega en traje oficial, mejor conocido en el bajo mundo como "el palaco"), ¿Qué importan los diputados federales y senadores, que viven esperando que les toquen el cencerro para votar en manada lo que les “suban” al “altar de la República”? , ¿Qué importa que este asunto, precisamente este asunto, que por su naturaleza legislativa les es totalmente ajeno a nuestros gobernadores ¡pues ellos ni hacen la ley ni la reforman! sean dizque los que lo proponen y deciden?

Con franqueza,  en el despiporre nacional Genaro García Luna y nuestro ocurrente Presidente de la República, les “dizque” encargaron decidirlo -porque decidido esta ya y no por los peones- sino por el único que manda, el pastor en jefe. Pero quizás por algún pudor prefiere aparentar que este agravio al poder legislativo y a la esfera constitucional de los estados, aunado a otra manoseada más a nuestra denigrada constitución, aparente que es la obra y decisión "democrática" de los gobernadores y no del Presidente, y de paso -oh Dios,cuanta astucia- celebrar un nuevo convenio con el PRI y ahora con el PRD, comprometiendo a los gobernadores como caciques pueblerinos, a cargo de ”sus” hatos de borregos (o sea nosotros) y de “sus” manadas de voraces diputados locales y federales, regidores y senadores a cambio de algún mendrugo.

Bueno pues sí, la CONAGO nos exhibe la pobre naturaleza de nuestra condición servil, de viles vasallos, cuando subvierte el orden político y nos denigra como sociedad, como ciudadanos de a mentiritas y así expone nuestra realidad política en la historia, pues la Historia a los que va a juzgar es a nosotros y no a nuestros avizpados sojuzgadores, simplemente porque ni siquiera somos conscientes y menos nos oponemos a la conducta impropia de nuestros gobernadores y de nuestro Presidente, quienes debieran velar por hacer respetar a sus propios congresos locales, a sus diputados, regidores, senadores y a nosotros mismos, los gobernados.


Debemos admitir que los mexicanos somos tratados, quizás por merecerlo, como piezas de un ajedrez en que nos mueven fuerzas ajenas a nuestra vitalidad y a nuestra nula visión política, vamos hacia un destino al que llegaremos quien sabe cuando, sin saber porque y seguramente sin darnos cuenta, porque nunca, nunca en toda nuestra historia de ignominia, hemos asumido el papel de  protagonistas políticos de nuestro destino y peor, mil veces peor, porque nunca lo hemos deseado.
Por Antonio Limón López

Estrategias para ganar o perder

IZQUIERDA, DERECHA… ¿O QUE?



                                     

Debemos a la Asamblea Constituyente francesa de 1792 el uso de los términos derecha e izquierda, la asamblea se dividía en dos facciones a cual más de liberales e ilustradas, una tomaba las bancas a la izquierda de la presidencia de los debates, la jacobina y la otra a la derecha, la de los girondinos, que se enfrentaron hasta que perdieron la cabeza.. en la guillotina. Con el correr del tiempo, las facciones enfrentadas bajo las denominaciones de derecha e izquierda han ido transformándose y diluyéndose hasta que hoy en día definitivamente resultan inapropiadas para clasificar en dos bandos a las ideas políticas y menos aún a los contendientes en cualquier arena política del mundo. ¿Fidel Castro en Cuba representa a la derecha enquistada en el poder o a la izquierda que se le opone? ¿Es de izquierda el señor Hu Jintao presidente de la República Popular china, líder del partidazo oficial, líder del Ejército Popular de Liberación y Presidente de la Comisión Militar Central.


Bueno, los obreros y campesinos de las grandes economías de mercado viven en mejores condiciones económicas, tienen mayor poder político y disfrutan acceso a más y mejores bienes que sus sufridos iguales en los estados revolucionarios, obreristas y progresistas, cuyos gobernantes disfrutan apoltronados en el diván del privilegio y la abundancia, mientras se proclaman sin pudor alguno de “izquierdas”. Ni siquiera las sutiles consideraciones de Norberto Bobbio son suficientes, en estos momentos, para distinguir con claridad a la izquierda de la derecha, pues no existe doctrina política en Europa o América que claramente delimite las fronteras entre una y otra y menos aún que esta distinción sea lo suficientemente funcional para despejar todas las dudas, digamos que sirva para la teoría y también para la praxis.


Si algo caracteriza estos tiempos es el cero ideológico, el equilibrio perfecto entre la derecha y la izquierda simplemente se debe a que ambas fueron amputadas del cuerpo ideológico de nuestra sociedad, todas las parte en debate adoran a los pobres, a los desposeídos, todas pretenden ser ilustradas, creen firmemente en los derechos del hombre, desprecian las guerras ideológicas, religiosas o inspiradas en revanchas históricas, ni el más feroz de los capitalistas se atreve a decir que el dinero sea un fin en sí mismo, ni el más anticapitalista de hoy espera que el mundo se rija por el trueque, nadie quiere suprimir al Estado y al mismo tiempo todos lo vemos con desconfianza, en realidad todos coincidimos en estos aspectos que tanto distanciaron a nuestras sociedades desde el siglo XVIII, hasta que en 1991 reventó la Unión Soviética, el último Estado ideologizado con posibilidades de sobrevivir e influir a los demás.


En México todos los partidos se proclaman de “izquierda” excepto el PAN y todos se pelean por igual por ser los primeros en cobrar sus jugosos cheques y exigir con idéntica avaricia, sus presupuestos para “hacer obras” repartir sinecuras, apuntalar compadres, cobrar viejas venganzas, cambiar de esposa o esposo, viajar lo más lejos posible, hacer regalos costosos a sus dirigentes para que los tomen en cuenta y si la fortuna los favorece -tienen a todos los santos de cabeza- acomodarse en una sabrosa diputación o senaduría de dedazo. En general nuestros políticos son analfabetas funcionales pero tienen una servilidad admirable, pues levantan la mano con gran rapidez y sin pensar (hace daño a sus delicadas y escasas neuronas), ya sea para cobrar o votar en manada. ¿ Y de ideología? .. “bien gracias”, diría cualquiera.


Pero eso no significa que el mundo sea hoy una “tabula rasa” donde no haya discrepancias o discordancia, al contrario, nuestro tiempo está plagado de hondas injusticias, amenazado por minorías depredadoras que lo han convertido en su coto de caza, negros nubarrones se avizoran en nuestro futuro y facciones desideologizadas y sin compromiso ético se apoderan de los gobiernos, de los partidos, de los organismos sociales de todo tipo sólo para medrar y contra ellos sólo existe un armamento de largo plazo que puede garantizar una victoria, ese instrumento es el de la Democracia, que significa transparencia, poder compartido, igualdad para todos, representatividad legítima, dignidad para los que la exigen, oportunidades para todos, claro no es en si mismo alimento, todavía nadie come democracia en su mesa, nadie se cura una cortada con democracia, nadie bebe democracia en lugar de agua, la Democracia no es una cosa, pero es algo indispensable para que exista una república, para que existan gobernantes legítimos y para que nuestros lideres no sean pandilleros voraces, la Democracia puede hacer que florezca el gobierno visible y no el oculto, es la mejor forma de evitar que se firmen turbios acuerdos a nuestras espaldas y que así se nos engañe, pues nadie castiga mejor a los prevaricadores políticos.


Por ello, México se encuentra dividido en dos fracciones, enemigas entre sí de manera irreconciliable, que son el bando de los demócratas y el bando de los antidemócratas, el primero está formado por casi todo el país, descorazonado por la partidocracia y la ineptitud, que en realidad es pandillerocracia y desprecio, México se ha desilusionado de golpe de todos sus dirigentes, a los que ahora ve sin esperanza como a descarados ladrones, conculcadores y falaces convenencieros, es un México hondamente ofendido al que se le arrojan migajas y se insiste en darle atole con el dedo, es un México que sabe que su voto no es la fuerza de nada, pues en realidad existe un sistema medular e históricamente antidemocrático que amenaza con extenderse, pero a final de cuentas es el bando mayoritario que se impondrá en cuanto salga de su azoro y estupor.


El bando contrario, es el de los antidemócratas, que son aquellos que acuerdan en lo oscurito, que utilizan a los partidos como escuelas de servilidad, que copian deformando y desfigurando todo lo que se ha traido del resto del mundo, un federalismo de pacotilla, una Suprema Corte de Justicia de ministros indignos, un IFE de calculadores y de sujetos sin valor y sin dignidad, una clase política totalmente desprestigiada y que fríamente le voltea la espaldas a los gobernados, a sabiendas que quien elige es su dirigente de partido. En el bando de los antidemócratas están desde luego el supervillano favorito de México: Carlos Salinas de Gortari, pero también nuevas y lamentables adquisiciones como la de Felipe Calderón Hinojosa y César Nava, otras ya reconocidas como Beatriz Paredes, Andrés Manuel López Obrador, Manlio Favio Beltrones, todos los partidos políticos y sus dedocraticos y pandilleriles dirigentes, también todos los empresarios, intelectuales y celebridades del momento, que se acomodan a las reglas del cuchupo y le entran al trastupije nacional y no podemos exlcuir a los colaboradores ingenuos, los menos por cierto y a los maliciosos, los más.


Así que ni izquierda ni derecha, sino demócratas y antidemócratas, esta es la verdadera división de nuestro México y no otra. Por lo pronto ¿En qué bando estás?


Antonio Limón López


Carta a Mario Vargas Llosa





PANDILLEROCRACIA



De acuerdo al artículo 40 de nuestra constitución, somos una república y una democracia representativa, además somos un estado federal integrado por estados independientes en su régimen interior, eso dice en palabras más o menos nuestra constitución, no  incluyo en este momento lo de laica porque todavía no concluye el proceso de adición, sin embargo y a pesar de tan contundentes conceptos, el país en el que vivimos no parece ni una república, ni una democracia representativa, ni un estado federal y menos aún parece que los estados sean soberanos en su muy empobrecido ámbito interior.

Pero si no somos lo que proclama nuestra constitución, entonces ¿Que somos? ¿En que clase de sistema político vivimos? ¿Cuál es nuestro modelo político o es acaso que tenemos un modelo  único? porque a donde quiera que volvamos la vista encontraremos peculiaridades que nos hacen cuestionarnos  ¿Y esto ..que es, de que se trata? No en vano  André Bretón, nos calificó como al país “surrealista” por excelencia: en aquella ocasión dijo "No se como vine aquí, pero México es el país más surrealista del mundo"

“Imperiosamente, México nos convida a esta meditación sobre los fines de la actividad del hombre, con sus pirámides hechas de varias capas de piedras correspondientes a culturas muy distantes que se han recubierto y oscuramente penetrado unas a otras. (….) México, mal despertado de su pasado mitológico sigue evolucionando bajo la protección de Xochipilli, dios de las flores y de la poesía lírica, y de Coatlicue, diosa de la tierra y de la muerte violenta, cuyas efigies, dominan en patetismo y en intensidad a todas las otras, (…..) Este poder de conciliación de la vida y la muerte es sin lugar a dudas el principal atractivo de que dispone México. A este respecto mantiene abierto un registro inagotable de sensaciones, desde las más benignas, hasta las más insidiosas.”

Sin duda hermosas  palabras las de quien fuera nuestro huésped en 1938 y por desgracia, junto a otras, sirvieron para justificar la era priista -¿estaremos todavía en ella?-  bajo el falaz argumento de que México es un pueblo guerrero, violento e indomable a la par que meditativo y donde de manera inédita se fusionan lo imposible y lo probable, el norte y el sur y así hasta el infinito, para totalizar diciendo que somos la patria del “no pero si”, del “para allá voy cuando vengo” en suma, para asumir que personificamos un contrasentido ontológico, ancestral, vitalicio y por ende,  surrealista, donde lo que es real y palmario para el resto del mundo, se evanesce en nuestro solar y si  México es surrealista “hasta las cachas” también nuestro sistema político debe ser surrealista …. ¿Qué tal?


Pero lo cierto es otra cosa, somos un pueblo como cualquier otro, dotado de virtudes normales y defectos comunes, con ideas que son compatibles con las de cualquier otra nación, pero que la desgracia nos ha convertido en víctimas de nuestras clases políticas, estas también “hechas de varias capas (…) que se han recubierto y oscuramente penetrado unas a otras”  que sin importar el signo ideológico o la época de nuestra historia, siempre se han comportado como pandillas. Sí en pandillas, porque se comportan como tales y sin pretensiones de hacer sociología de estos agrupamientos al alza sobresalen entre sus características su monolítica unidad, la complicidad, y el encubrimiento que, tratándose de gobiernos, fueron definidos por Norberto Bobbio como “gobiernos ocultos” es decir aquellos en que alguna pandilla gobierna desde la obscuridad y el secreto y que deja a la vista a simples peleles, tal y como en México ha ocurrido desde la independencia. El “gobierno oculto” o pandilleril tiene por adversarios a la República (la cosa de todos, que debe ser respetada y cuidada por todos, en bien de todos) y a la Democracia (el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo) por esta razón las pandillas se afanan en darle al gobierno pandilleril el adjetivo de democrático y al mismo tiempo, convierten la República, así falsificada, en simple botín.



No es cierto que padezcamos un “sistema partidocrático” puesto que los sistemas partidocráticos implican a partidos políticos verdaderos, es decir organizaciones político-democráticas de iguales, donde todos compartan los mismos derechos, donde todos pueden ser elegidos en asambleas democráticas a partir de los méritos públicos de los candidatos y donde el juego político interior se rija por reglas claras y públicas, donde la igualdad penetre e impida la existencia de cámaras de notables, de distinguidos, de ilustres y dizque sabios, siempre dispuestos a engañar a sus militancias en lo oscurito, para alzarse con el botín y avasallarse de rodillas al caudillo del momento. Bretón se equivocó, ni Xochipilli ni Coatlicue nos presiden, es el dios de los infiernos, de lo oculto, de los secretos arcanos abiertos solo para unos cuantos, es huitzilobos quien reina en absoluto y en solitario a través de sus engendros a los que llama partidos políticos, pero que no lo son,  ni el PAN, ni el PRI, ni el PRD, ni ninguno.


Claro que estas pandillas denominadas en México “partidos políticos” imponen su hierro simplemente porque no actúan en solitario, pues de hacerlo así sería fácil aislarlas como a un germen maligno y descargar sobre ellas un antiséptico fulminante, no, por desgracia para que florezcan las “pandillas-partidos políticos” es necesario que el organismo social sufra una metástasis total de pandillitis o de pandillomas, que debilite su sistema inmunológico y le impida reaccionar y esa por desgracia es nuestra condición clínica.


Si volteamos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde los salarios de fabula son el exceso más notorio  pero no el único, si investigamos un poco descubriríamos que entre los ministros de la suprema corte, entre los magistrados de los tribunales colegiados de la República y los jueces de distrito el poder judicial de la federación se ha convertido en un botín donde todos están acomodando a sus hijos y familiares en los tribunales o juzgados que presiden sus amigos, para colocar a sus familiares en un grotesco “tú me recibes a mi hijo y yo recibo al hijo de fulano para que este reciba al tuyo”. Por otra parte, la Corte ha renunciado a su papel de instrumento de la democracia, papel que nunca ha asumido por cobardía y mentecatez, para contentarse con gastar entre sus funcionarios el erario que se extrae del filón inagotable de una mala justicia, donde por desgracia las cárceles están atiborradas de delincuentes menores y donde las cauciones, fijadas por los multimillonarios jueces a los miserables, que no se arreglan en el ministerio público federal, son elevadísimas.


Peor aún es el caso de la Procuraduría General de Justicia, donde de plano los policías ministeriales o como se llamen en este momento, son aves de rapiña que atracan los domicilios particulares que catean, robándose dineros y objetos valiosos que quedan a su alcance; en las agencias del MPF los sueldos para mecanógrafas son miserables y el personal es insuficiente para transcribir las declaraciones de los desgraciados que no tienen dinero y por esto se redondean “pollas” para que  mecanógrafas auxiliares reciban algo a cambio y este dinero sale del hurto y la extorsión institucionalizada, no hay uniformes para los agentes, ni se licitan por lo que simplemente se hacen y si quien los hace tiene la mala fortuna de ser agarrado por los militares, pues a la cárcel. Antonio Lozano Gracia el célebre procurador que pasó a la historia junto a su agente estrella “La Paca” y tiró millones en sospechosas gratificaciones, se dio cuenta de que los agentes que son enviados a operativos fuera de su lugar de trabajo deben hacerlo con su propio dinero -entiéndase  del cartel que los patrocina- pero no movió un dedo para cambiar nada, al contrario.


Que decir de los contratos de suministros para el gobierno, donde se prefiere gastar dinero en tecnologías obsoletas o absurdas a precios inflados, y lo mismo aplica para las obras públicas que se asignan todas con rigurosa comisión. Pobre país donde los diputados locales les cercenan a sus empleados una parte de su sueldo, para redondear sus ingresos o donde los regidores falsifican facturas para cobrar por bienes no adquiridos.   


Parece que no existe limite ni campo sagrado que no pueda ser motivo de lucro, no nada más Macelo Ebrard hace de los antros lugares de extorsión para los menores víctimas o establece legislaciones imposibles para favorecer a lenones amigos e impunes con horarios a la medida del embute, pues esto se practica en toda la república con la misma pasión conculcadora, en cada puerto turístico, en cada ciudad, en cada capital ¿Cómo que nadie mira la prostitución de menores? Cuando ocurre en la vía Pública. Pobres vendedores ambulantes y comerciantes informales, atenazados por una sociedad que al mismo tiempo que los considera evasores fiscales los extorsiona,  ya que son víctimas de todas las autoridades, desde los cuicos hasta los inspectores y esto sin contar que los líderes los roban a placer exigiéndoles cuotas, cooperaciones, derecho de piso y por último, son obligados a afiliarse al “partidazo” que corresponda y de ahí en adelante son pastoreados como borregos y todo por un mísero mendrugo de pan.   


Un país donde se expropian predios de particulares y no se pagan o que se paga a quienes no se les debe pagar. Que miseria que todos los gobiernos prefieran enriquecer a los líderes de sindicatos con la condición de que a los trabajadores los silencien y los aborreguen. Que país el nuestro donde los banqueros ladrones fueron rescatados y no así el pueblo, donde el petróleo se regaló a precios ínfimos durante decenios argumentando un nacionalismo que a los compradores los favoreció, un país que despreció a la OPEP y se convirtió en el primer esquirol en su contra, pobre país donde la UNAM no quiere hacer el “Examen Enlace” porque sus muchachos llegan a la universidad en camión y porque el presupuesto de la UNAM y los de todas las universidades públicas es la gloria de los rectores y sus amigos. Donde los notarios públicos heredan sus notarías a sus hijos como si fueran patentes de corso.


Donde falsamente se adora a una constitución engordada hasta la morbidez con disposiciones chatarra, donde México presume en lo exterior un humanismo que no practica, que pide decoro y dignidad para los mexicanos indocumentados en el extranjero pero trata miserablemente a los hispanoamericanos atrapados en el nuestro, excepto cuando son expresidentes ladrones como Fujimori , que en Tijuana hasta dejó autógrafos y no en libretas. Decenas de pandillas como la de los concesionarios de todo, de los casinos que tienen garitos en los centros comerciales y en las inmediaciones de las escuelas, que no han desarrollado una sola zona deprimida y que se han enriquecido hasta la fabula y claro que esto ha hecho felices a nuestros secretarios de gobernación que en los casinos nunca pierden.


También existen pandillas que se benefician de las concesiones de televisión, telefonía y transmisión de datos, que además se enriquecen con los pagos en publicidad del erario y que gozan de privilegios y también están los grandes privilegiados, como funcionarios que dizque tiene salarios raquíticos (aquí pagan el ISR) y por otro lado perciben compensaciones descomunales sobre las que no pagan impuestos y las grandes empresas a las que se les regresa hasta el último pago parcial, en fin un país sobre el que puedes transitar gloriosamente si perteneces a una pandilla y claro, si esta te otorga una concesión, un privilegio, una candidatura o al menos una triste chamba.  


Podríamos seguir enumerando casos en lo particular, pero en lo general queda de manifiesto que México es una pandillerocracia y no una República donde prevalece una cultura que acepta y fomenta a las pandillas depredadoras, que los partidos políticos han renunciado, en el caso del PAN  a su vida democrática o que simplemente nunca la tuvieron como es el caso del PRI, del PRD y de todos los demás "partidos". En este sistema que todo lo envilece y trastoca, la representación del pueblo esta siendo falsificada por representantes no del pueblo sino de los pandilleros que los impusieron y hasta los estados sin prácticamente ninguna soberanía interior, son simples feudos de tlatoanis intocados e impunes. Pareciera que un maligno designio guiara nuestros pasos hacia....  

Por Antonio Limón López     
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.