Bienvenido. Eres el visitante No.

¿CÓMO QUEDA ESPAÑA?

Las elecciones generales de este 26 de junio en España, demostraron que los españoles están inconformes con que sus partidos políticos no hayan podido "hacer gobierno" a partir de las elecciones del 20 de diciembre pasado. El porcentaje de concurrencia a las urnas llegó apenas  al 52.21% de los electores convocados, un porcentaje histórico, pues es el más bajo desde 1979.

Otra novedad, es que desde 1979, esta votación es la más baja del Partido Socialista Obrero Español, también es en la que se esperaban incluso peores resultados para él, que descendiera del primer lugar al tercero, cosa que finalmente no ocurrió, a pesar de que las encuestas de salida colocaron erróneamente a Unidos Podemos en el segundo lugar de la votación general.
Es el fin del bipartidismo español, que imperó desde 1979, pero de la nada surgió Pablo Iglesias, el personaje mediático más sobresaliente de España, que desde sus intervenciones en la televisión, su condición de maestro de la complutense, y su pertenencia a los círculos intelectuales de las izquierdas "radicales", y apuntalado con algo de dinero de Irán y Venezuela, logró despertar a una parte de los electores españoles y se colocó en tercer lugar de la votación general.
Es cierto que aún es temprano para especular, hace menos de una hora que cerraron los centros de votación y los porcentajes de los partidos son los que proporcionan los sondeos a boca de urna, pero en lo esencial nada cambia, ya no es un convite entre dos, sino entre tres, por lo que habrá un perdedor y dos ganadores, y quien seguro estará en el gobierno es el PSOE, que a pesar de tener su votación más baja es el fiel de la balanza y seguramente cogobernará con el Partido Popular, y en una remota y poco probalbe posibilidad, con Unidos Podemos.
Esta segunda elección en seis meses, ocasionó graves perjuicios a los partidos que no quisieron pactar para hacer gobierno, ya vimos el caso del PSOE, pero también  obligó al propio Pablo Iglesias a renunciar a su militancia "radical de izquierda" para presentarse ahora como un tibio político "socialdemócrata”, palabra que en él era un insulto dirigido al PSOE. Julio Anguita, el otro "radical de izquierda" se convirtió también a la "socialdemcracia", al aliarse a Podemos de Pablo Iglesias. Este resultó ser el inesperado y sorprendente triunfo del PSOE sobre los "radicales", atraerlos hasta su posición geo política (Pablo Iglesias, es maestro de esa asignatura) que es la socialdemcracia.
Así todos salen raspados, incluso el PP que no logró los votos suficientes para hacer gobierno sin necesidad de pactar con nadie. Por el momento Mariano Rajoy tendrá que tocar el portón del PSOE para cumplir el trámite, pero a sabiendas de que este tendrá que pactar o pagar las consecuencias. Para Rajoy la negativa al pacto, sería la oportunidad de exigirlo ante una sociedad que desaprobó que desde el 20 de diciembre y hasta el 26 de junio, los partidos no pactaran un gobierno para España, ahora las urgencias son mayores y el desagaste para el PSOE y para Pablo Iglesias sería mucho mayor.

Por Antonio Limón López        

EL NOCTURNAL DE AGUILAR CAMIN

Son tiempos de acechanzas, si observamos con atención veremos que desde todos los ángulos se aproximan perversos e interesados, no hay lugar para la buena fe y menos para la ingenuidad. Todos los riesgos, todos los peligros y todos los males, se alinean como astros de un cruel zodiaco sobre el bello Cielo de México, nuestra carta astrológica vaticina nuevos engaños para todos, seguidos por las normales desilusiones y los infaltables escepticismos, hasta concluir con nuestros proverbiales fracasos.
En el mes de mayo la revista Nexos publicó el artículo “Nocturno de la democracia mexicana” de Héctor Aguilar Camín, quien es uno de los pontífices intelectuales del sistema que padece nuestro país. Aguilar Camín, sin duda hombre de letras y además letrado, sigue el camino andado por nuestros poetas Manuel Acuña y Xavier Villaurrutia, por el argentino Oliverio Girondo, y el colombiano José Asunción Silva, al escribir su propio “nocturno”, que son obras dominadas por la tristeza, que invade el ánimo, provocando un estado de meditación melancólica, de insomnio, de remordimientos, dolor, y así todo se opaca y obscurece.
Acierta Aguilar Camín para calificar el momento de México como nocturnal, pero falla en todo lo demás, falla en decir que México es una "democracia", cuando en lugar de democracia tenemos una farsa que simula ser democracia, una falacia que alimenta lobos con piel de oveja o anti demócratas con piel de demócratas. México no es una democracia, es una nación sometida a una pandilla que se oculta bajo el blanco vellocino de los partidos políticos, México no es una democracia, repito, es una farsa que escenifica a una democracia. Es el arca en la que al subir los partidos políticos aparentaron ser animales diferentes entre sí, cuando en realidad son el mismo depredador, que nos sigue enagañando como siempre, y que se propone lo mismo de siempre ... ¡Jodernos!
Claro que los “partidos políticos” necesitan de cantores para sus hazañas imaginarias, de profetas que anuncien el Maná que nos caerá del Cielo por sus brillantes acciones. En una palabra necesita de "intelectuales", que además de hacerla de cantores y profetas propongan nuevas ideas para jodernos mejor. Ese es la finalidad del “Nocturno de la democracia mexicana” de Héctor Aguilar Camín, que como recetario propone una nueva forma para hacernos agujeros en la cabeza, pero preferentemente… en los bolsillos.
Aguilar Camín propone en su nocturnal, poniendo cara de ingenuo, una segunda vuelta electoral, es decir que después de la endemoniada cantidad de dinero que nos esquilman los partidos en una elección, ahora tendremos que sacar más dinero del bolsillo para pagarles una segunda elección denominada “Segunda Vuelta”. Eso implica dinero extra para los partidos, nuevo reclutamiento de funcionarios de casillas y su capacitación, nuevo equipamiento en papelería electoral e insumos, nuevos "pases de charola" por los candidatos a empresarios comprometidos, nuevas licitaciones de obra pública amañadas, millones de despensas, y millones de renovadas promesas de premios y compensaciones a los “colaboradores”.
En la “Democracia” mexicana, recordemoslo siempre,  nada es de gratis, todo tiene un precio. Por eso la Segunda Vuelta significa más embutes a nuestros intelectuales agoreros y prevaricadores. Los costos no son despreciables, sin Segunda Vuelta en 2015, el costo de "nuestra" “democracia” ascendió a más de 50 mil millones de pesos, según datos de Luis Carlos Ugalde en su artículo “Democracia a precio alzado”, Nexos, agosto de 2015. El costo de la elección de este 2016 al menos representó un incremento del 20% sobre la cantidad del 2015, para quedar en 60 mil millones de pesos, a los que se debieran sumar la cantidad no declarada, e ignorada pero que logicamente asciende a  miles de millones de pesos que se entrega en efectivo o en especie a los candidatos para sufragar sus campañas y por desgracia, este dineral que no se pueden detectar.
La “Segunda Vuelta” se supone que le daría gobernabilidad al presidente, cosa que es absolutamente falsa, pues con las cantidades tan formidables que le entrega puntualmente la Secretaría de Hacienda a los partidos, estos le aprueban al Presidente en las cámaras todo, así como todo lo que se le ocurra. 
Además el financiamiento a los partidos también se hace con las dietas y pagos a las cámaras de legisladores locales y federales, a los cabildos y proporcionando chambas a los políticos cesantes, dentro de las secretarías y dependencias federales y estatales, incluyendo a cuerpos parasitados con políticos como la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la PGR  y en todos los organos de la administración pública.
Para probar lo anterior baste decir que cada diputado federal, en 2016, dispone de 20 millones de pesos para gastarlos libremente. Otra caso prototipico es el que ocurre en Baja California, donde la Universidad Autónoma de Baja California recibe del Presupuesto de Egresos del Estado  $1,067 millones (En pesos), para 65,323 estudiantes, en tanto que el Congreso del Estado (25 diputados locales) percibe 743 millones. Claro que los diputados no necesitan “Segunda Vuelta” para bailar al son que les toque el presidente y con él, los dirigentes de su partido.
Otro servicio que hace Aguilar Camín al sistema de ratería nacional, es acusar a los gobernadores de dilapidadores y corruptos, esto al mismo tiempo que aplaude a la Federación, que mal cobra y peor distribuya los impuestos. Este es un gran servicio al centralismo, pues el gobierno federal es tan ratero o inepto como cualquier  gobierno de los estados. El centralismo es fuente de ineficacia y de corrupción, otra cosa sería si los estados recaudaran su propio IVA, y su impuesto sobre la Renta, pues con toda seguridad serían más efectivos para cobrarlos que la inepta federación y cuidarían mejor sus ingresos.
Hay que decirlo, México padece del latrocinio por parte de los partidos y de sus agoreros a precio alazado, que son nuestros intelectuales. Esta situación es una proeza criminal del centralismo, y de la farsa democrática en que nos encontramos. La “Segunda Vuelta” es otro anzuelo para atrapar ingenuos y crédulos, para otorgar más poder a los partidos políticos, para enriquecer sus dirigentes, a su líderes y a sus compinches intelectuales. Es obvio que el "nocturnal" de Héctor Aguilar Camín es para nosotros, para este pueblo bendito dotado con grandes dones, generoso pero irresponsablemente ingenuo.

Por Antonio Limón López.

DEL SOLO ASÍ, AL MEJOR ASÍ.

La elección del 5 de junio pasado reposicionó a los partidos políticos en la preferencia de los electores, resultaron favorecidos ante la inocuidad de los candidatos independientes. Entre los perdedores de la elección además de los mencionados, también estan el PRI y su mezozoico líder Manlio Fabio Beltrones con la pareja presidencial; También perdieron e hicieron el más espantoso rídiculo las empresas encuestadoras. Andrés Manuel López Obrador por cuyo protagonismo su partido se quedó atorado en la Ciudad de México, es otro perdedor.
Otros perdedores de menor calado son la intelectualidad que no pesó ante la opinión pública nacional, las grandes televisoras y diarios nacionales que carecieron de credibilidad y de capacidad para influir, los reformadores de la capital, todos los secretarios de estado, la izquierda como algo más que una ficción,  y los calderonistas, ahora sin posiblidad para imponer a Margarita Zavala como candidata.
Los ganadores, además de los candidatos que obtuvieron mayorías y los que de cualquier forma se cuelan como “pluris”, son en general los partidos políticos como instrumento preferido de los electores, y el Partido Acción Nacional, donde su dirigente nacional Ricardo Anaya no solo es el ganador por su liderazgo, sino por demostrar su infinita superioridad dialéctica sobre Manlio Fabio Beltrones a quien le propinó una soberana paliza en el debate del día de las elecciones. Bien pudo el "chamaco" Ricardo Anaya ser acusado de cometer “bulling” contra el veterano mapache priista que "ni las manos metió".
Es tan clara y contundente la zanja entre vencedores y vencidos, que no amerita muchos comentarios, salvo ... 
1.- Manlio Fabio Beltrones debe renunciar de inmediato, al menos para no envilecer más su imagen y dado que no aporta nada nuevo.
2.- Andrés Manuel López Obrador debe liberar a Morena para que pueda crear líderes, pues con un solo líder nacional, local y circunstancial, no va a llegar a ningún lado. También debe jubilarse a la tómbola y al dedazo, para encaminarse por el camino democrático.
3.- El PAN que ganó los votos, debe saber que fue porque para los electores era “el menos peor” y porque la mayoría de los estados en que ganó, es un desconocido. El primer paso es volver a la democracia interna (sin farsas). Y quitarse a tanta rata de encima, ... ayudaría también.
4.-  El PRD debe convertirse en el aliado permanente del PAN, también debe democratizarse. La alianza PAN-PRD en la Ciudad de México habría vencido a Morena con más de 100 mil votos. Agustín Basave es el tipo ideal de dirigente, con honestidad, prestigio personal, sencillez, y una posición dialogante.  
5.- El PRI debe seguir haciendo lo mismo que ha hecho siempre. Así más pronto que tarde pasará a la historia.
6.- El presidente y su gabinete deben seguir tal cual.
7.- Los “intelectuales” mexicanos deben comprender que dada su inútilidad política son innecesarios para la grave hora que vive México, y que apenas representan algo para la pequeña parte de la sociedad "esnob" mexicana.
8.- A los “calderonistas” les queda la opción de luchar dentro del PAN y perder, o luchar fuera del PAN y ... también perder. 
9.- El INE debe desaparecer para volver al modelo federal del IFE.
10.- El Centralismo político, jurídico y de oportunidades debe desaparecer. La democratización y renovación del país proviene de la provincia, y cuando éstas se dejan a los líderes de la Ciudad de México se deforman y corrompen.
Nadie está desilusionado de la Democracia, simplemente porque en México no existe. Es perfectamente claro que lo que nos desilusiona es la farsa antidemocrática. Y ya estuvo bueno.
Vídeo del debate entre Manlio F. Beltrones y Ricardo Anaya.


Por Antonio Limón López.
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.