Bienvenido. Eres el visitante No.

¿QUÉ TIPO DE PERSONA ES EL MEXICANO?

La secta de los monótonos (llamados también anulares) profesa que la historia es un círculo y que nada es lo que no haya sido y que no será. El filósofo Giambattista Vico a principios del siglo XVIII propuso, adelantándose un siglo a los grandes historicistas decimonónicos, que la Historia de la humanidad tenía tres fases principales: divina, heroica y humana, y que una vez llegada esta, se volvería a la primera en un proceso cíclico. Nietzsche hablaba del “retorno eterno” de las cosas, de la repetición de lo que existió y desapareció para esperar su retorno. Spengler anunció la “decadencia de Occidente” y la resurrección de la edad primitiva. Expongo esto, para dejar por sentado que la tesis de la Historia revolvente, circular, es tan legítima como la de la Historia progresiva, rectilínea.
En México conocemos más a nuestra Historia como eterno retroceso que como eterno retorno. Pasan los años y los siglos para que después de algunos pequeños pasos progresivos, demos enormes pasos de cangrejo y quedar peor que al principio. Vienen nuevas leyes que prometen ser la panacea, nuevos líderes del cambio, nuevas esperanzas para que al poco tiempo todo sea lanzado por la borda y vuelva nuestra triste realidad.
Las razones de ello parecen misterios insondables, designios malignos, maldiciones bíblicas, pero en realidad la causa real es un profundo defecto nacional, un defecto en nuestra personalidad como mexicanos, que nos impide discernir entre lo irrelevante y lo relevante, poner el énfasis en lo importante y no en lo superfluo. Es un sencillo y claro defecto heredado de nuestros abuelos europeos y americanos, que no sería grave, pero que lo es por la magnitud en que ahonda y empobrece nuestro carácter.
Pero antes de señalar nuestro mayor defecto nacional, necesitamos saber qué tipo de persona es el mexicano, algo complicado porque existen cientos de clasificaciones ajenas a nuestro propósito, pero para ahorrar tiempo y tinta, iremos a la que nos interesa: La que nos clasifica según nuestro interés principal: La que divide a la humanidad entre personas a las que les interesan las cosas, aquellas a las que les interesan las personas y por último, las personas a las que les interesan las ideas.
Existen personas y usted debe conocer una buena cantidad de ellas, a las que solo les interesan las cosas, que siempre su tema de conversación son los autos, los viajes, las casas, la ropa, el dinero, los lujos, las marcas de las cosas, las calidades, los celulares. Existen otras personas para las cuales su tema de conversación siempre gira en torno a otras personas, personas a las que conocen, a las que admiran, a las que envidian, personas que quisieran ser por sus atributos nobiliarios, por sus familias, por su relación con otras personas, por su fama, por su belleza, por su poder, por su dinero; y finalmente existen las personas a las que les interesan las ideas.
Por desgracia a los mexicanos no nos interesan las ideas, ni las personas de ideas, ni las cosas que contienen ideas .. como los libros. Simplemente ignoramos a quienes regularmente hablan de símbolos o conceptos abstractos sobre el hombre, la vida, la sociedad, el cosmos, y cuando estamos obligados a tratarlas, nos irritan, nos parecen presuntuosas, petulantes, insoportables, en cambio toleramos o nos identificamos con aquellos que viven obsesionados con las cosas o con las personas. El mexicano históricamente ha tenido una mayor inclinación por las personas, pero ese gusto ha cambiado, a lo largo de dos siglos, ahora somos adictos a las cosas.
En México nuestra devoción por las cosas ha creado un cierto tipo de materialismo, que nos hace convertir  hasta las ideas en objetos, en mercadería, por ejemplo, transformamos las leyes en cosas pensando que van a funcionar automaticamente, como si fueran aparatos electrónicos, creímos que las "reformas estructurales" funcionarían solitas como mecanismos, incluso "cosificamos" la verdad que libera, para transformarla en "información" que esclaviza, la cual tiene precio en el mercado. Ni hablar de la justicia que es otro "cachivache" a la venta de quien pueda pagarla, y lo mismo ocurre con la política mexicana que siempre ha sido un simple botín, es decir otra cosa más para enriquecer pillos. Hasta nuestros "intelectuales" viven de "modelar, diseñar y acomodar" sus ideas al gusto de la clientela, algo que recuerda a Groucho Marx cuando dijo "Estas son mis ideas, pero si no le gustan, tengo otras." 
De nada sirve esforzarnos si no tenemos una clara idea de lo que queremos, pues sin pasión por la verdad y por las ideas no podemos distinguir el verdadero valor de las cosas, ni apreciar dignamente a las personas. Por esta deficiencia personal del mexicano, es que cualquier nos engaña con "espejitos", y por eso seguimos cual corderos a cualquier babeante imbécil que nos suena el cencerro. En estas condiciones los mexicanos estamos condenados a vivir cíclicamente nuestra historia kafkiana de derrotas, fracasos, desilusiones y engaños. De principios trágicos y tristes finales que se repiten eternamente. ¿Qué hacer? la respuesta es sencilla, abrir los ojos, y elegir el tipo de persona que nunca antes hemos sido.

Por Antonio Limón López

NI UN CÉNTIMO MÁS A NUESTROS EXPRESIDENTES.

Tres expresidentes hicieron acuerdos que escondieron en la maraña del presupuesto de egresos a jugosos ingresos y prestaciones para su personas, para su familia y para sus amigos, al extremo de que pueden contar, como lo hacen los expresidentes Felipe Calderón y Vicente Fox con una corte de parásitos a su servicio, de entre los cuales un empleado gana más que varios gobernadores. A cada expresidente lo protege un Batallón de 425 militares.
Los expresidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón disfrutan a nuestra costa de $ 205,122.00 Pesos M.N. mensuales (Ernesto Zedillo y Carlos Salinas, renunciaron a la pensión) en concepto de Pensión Vitalicia que aumentarán en la misma proporción que el salario sin deducciones de los secretarios de estado, además disfrutan, y sus familias también, de los mismos seguros de vida y de gastos médicos mayores de los altos funcionarios ya mencionados.
El Presidente Felipe Calderón aumentó de 78 militares a 425 efectivos del Ejército su protección personal, familiar y de sus colaboradores.
La pensión en caso de viudez favorecerá al cónyuge que le sobreviva de manera vitalicia, y en porciones menores a los hijos menores de edad.
Los expresidentes pueden contratar hasta a 25 personas con ingresos de acuerdo a sus capacidades, Calderón tiene a su disposición a 19 personas, entre ellas a Tomislav Lendo Fuentes que percibe mensualmente $192,530.00 Pesos M.N. y quien durante su presidencia fue Jefe de Discurso, es decir que era quien le preparaba los bodrios que leía. El total de gasto en concepto de estas personas, entre quienes se encuentran al menos un familiar del suertudo expresidente, asciende a $ 816,758.00.
Vicente Fox quien no intervino en las reformas calderonistas en este asunto, se benefició del aumento de la pensión y de todas las prestaciones personales y familiares, pero no así de los montos para pagar a sus colaboradores, pues María Cecilia Ramírez Arámbula percibe $ 119, 670.00 Pesos M.N. y en total nos cuesta su corte solo $ 474, 424.00 Pesos M.N., aproximadamente el 60% de lo que nos cuesta la de Calderón.
Ernesto Zedillo tiene a solo tres colaboradores, que a juzgar por sus percepciones $ 17, 357 Pesos M.N. deben ser únicamente su servidumbre en México.
¿Qué nos dan a cambio de lo que perciben? Con estos dineros y lo que se embolsaron directamente del presupuesto discrecional o partida secreta Carlos Salinas y Felipe Calderón, estos expresidentes llevan una activa agenda política.
Carlos Salinas, tiene en estos momentos un gran poder de opinión y de decisión por su manifiesta cercanía con Enrique Peña Nieto, fue él quien desarrolló la concepción y ejecución de las grandes reformas sexenales de Peña Nieto, y es determinante para asignar candidaturas en todos los rubros, seguramente va a opinar sobre el candidato que designe el actual presidente.
Ernesto Zedillo se concreta a laborar para organismos internacionales que acostumbran a nombrar a expresidentes cesantes y desempleados.
Felipe Calderón además de la pensión que le pagamos, cuenta con parte de los embutes que pagaron los mafiosos durante su sexenio por los permisos de casino, igual beneficio recibió Vicente Fox, que deben sumar decenas o cientos de velices cargados con fajos de billetes de cien dólares, con ellos financia la supuesta "campaña presidencial de Margarita Zavala", lanzandola a ella con sus hijos, que es una pantalla con la que pretende recuperar a "su" partido el PAN. 
Además presume que ahora gana más dinero que cuando era presidente, pues percibe ingresos de organismos internacionales dedicados preferentemente a la protección del medio ambiente y la lucha contra el calentamiento global, no obstante que fue quien otorgo la ampliación a la licencia de destrucción del manglar de Tajamar, a empresas que seguramente pagaron una propina del tamaño de ese ecocidio. En su presidencia imperial se descubrió el fraude multimillonario cometido por Humberto Moreira, pero “explicablemente” su gobierno, tanto la Procuraduría General de la República, como el Sistema de Administración Tributaria, se abstuvieron de ejercitar acción penal en su contra, razón por la cual no puede ser procesado ni en México, ni en el resto del mundo. Moreira cuenta también con el apoyo del presidente Enrique Peña Nieto.
En cuanto a Vicente Fox Quesada, este debido a sus obvias limitaciones intelectuales simplemente se dedica a hacer el ridículo. También interviene en la política mexicana de la manera más desagradable posible, como simple traidor. Después de ser diputado, gobernador y presidente de México por Acción Nacional, no tuvo empacho en apoyar al PRI en la elección de 2012, en la cual también traicionó a Josefina Vázquez Mota a quien le había ofrecido apoyarla de manera personal y pública. Se sabe que esa horrible traición fue para evitar que Enrique Peña Nieto le retirara la pensión vitalicia, la cual defiende a diario diciendo que por “envidia” se la quieren quitar.
No solo traicionó al PAN, y a Josefina Vázquez Mota, sino que ante la candidatura de Donald Trump, y para recuperar simpatías, se denominó el “troll” personal contra Donald Trump, pero al darse cuenta que este era el virtual candidato repúblicano, sus instintos de conservación de privilegios y a su increíble estupidez, optó por pedir disculpas al multimillonario norteamericano e invitarlo a visitar a México, con lo que traicionó a millones de indignados en este país. Asombrado Trump ante tanta vileza, primero agradeció el gesto, pero poco después viendo el repudio que su cobardía ocasionaba entre los mexicanos de ambos lados de la frintera, se burló cruelmente del aturdido  guanajuatense, quien por enésima ocasión recurrió a la traición, pero ahora contra Donald Trump, al cual volvió a declarar la guerra manifestando una sarta de estupideces y prometiendo ante "CNN México" que iría a la convención republicana a "jalarle el dedo gordo" al multimillonario, cosa que por decoro espero no ver.
Por último el siguiente beneficiario de la Pensión Vitalicia es Enrique Peña Nieto, quien a juzgar por su gusto por las donaciones, y por las adquisiciones a precio de ganga a contratistas gubernamentales, es seguro no solo que la conserve, sino que la incremente.
Así que ante esta desolada situación, he suscrito una propuesta en Change.com para que les sea revocada la Pensión Vitalicia y los restantes privilegios a los expresidentes de México. Esto es algo importante pues nos libraríamos de un gasto creciente e inmerecido, pues nuestros expresidentes, no la merecen, es más ni siquiera la necesitan. Vicente Fox y Enrique Peña adquieren recursos extras posando para revistas de sociales como la española “Hola”, y si se lo ofrecieran, hasta posarían para “Playboy”, por separado o en bola, a cambio de la "cantidad apropiada". Esto tampoco espero verlo.
Por todo lo dicho te invito a reflexionar seriamente sobre esta propuesta, que podrás leer en el siguiente enlace, y si coincides con ella, por favor suscríbela, necesitamos cien mil firmas para presionar socialmente y poner fin a la Pensión Vitalicia, al mantenimiento de las cortes personales, a la disposición de un batallón militar para cada expresidente, y en cuanto a los seguros médicos y de vida, cancelarlos, pues para eso tienen ISSSTE e IMSS, entidades que administraron, por lo cual no les debe ofrontar beneficiarse directamente su su propia obra y acudir al cajero a recoger su mensualidad. Esa sí. Gustosamente se las pagaremos.
Para leer la atenta solicitud, y apoyarla con tu firma y divulgarla entre los muchos mexicanos dignos que conoces, sigue el siguiente enlace:
SE REVOQUE LA PENSION VITALICIA Y OTROS PRIVILEGIOS A EXPRESIDENTES DE MEXICO. 

Por favor no olvides firmarla, México te necesita, no permitas que este expolio continúe, no debemos seguir manteniendo lacras.
A FIRMARLA YA!! YA!! YA!!

Por Antonio Limón López

MEXICO EN ESTADOS UNIDOS, Y MR. TRUMP.

Hasta hoy, México ha sido invisible para la política norteamericana, pero no para las administraciones que obligatoriamente deben asumir el control de sus fronteras y establecer reglas con sus vecinos. Para México, Estados Unidos es en cambio, el termómetro con el cual se mide nuestro gobierno, es la pauta sobre la que se escribe nuestra política y economía, y es la luz que nos guía al final del túnel.
Es una relación extraña, no distante sino cercana, donde lo que México busca es estabilidad aunque sea en la pobreza, y lo que Estados Unidos quiere es un dique que contenga todo lo que provenga del Sur. A pesar de todo, no ha sido una mala posición para México, porque cuando fuimos protagonistas de la política norteamericana, durante el Siglo XIX, perdimos la mitad de nuestro territorio, y después avasallados y sometidos quedamos a sus expensas.
Por fortuna Estados Unidos cambió, cambió su pueblo, y con ello nos beneficiamos, al menos una parte importante de México se vació en Estados Unidos, con lo cual ganamos en muchos aspectos, en primera porque la emigración mexicana no fue una diáspora, una expulsión, sino un viaje cíclico de idas y vueltas. Los que regresan a México lo hacen como expertos en muchas técnicas modernas, invierten en este su país y se han ilustrado sobre otros modos posibles de vida, de cultura y de gobierno.
Con el tiempo nuestras relaciones pasaron de la confrontación al frío cálculo, y ahora mexicanos y norteamericanos vivimos en una progresiva integración humana, social y cultural, que penosamente no había fructifica políticamente en nada. Hasta que llegó Donald Trump.
El seguro candidato republicano llegó a la lisa electoral tirando la puerta, desenfrenado, colocando a los mexicanos como los grandes enemigos de Estados Unidos, ya que eso es algo productivo en cualquier parte del mundo en que conviven dos entidades nacionales. Despierta a todos y activa las fuerzas nacionalistas interiores, al chauvinismo oculto bajo el rostro de la tolerancia, expone complejos e irritaciones ocultas o incluso imaginarias. Nada hay como un enemigo exterior, … con el que se convive a diario.
Gracias a Trump México está en el centro del debate electoral norteamericano, es un gran paso en la dirección correcta, y aunque los mexicanos hemos reaccionado tontamente, a lo bruto, encabezados por los expresidentes papanatas Vicente Fox y Felipe Calderón, por el aturdido periodista Jorge Ramos, el babeante PRD, y por desgracia algunos miles de mexicanos exaltados y poco reflexivos, que se lanzaron a las calles contra Trump, enarbolando el lábaro patrio y haciendo desmanes, es de esperar que conforme pase el tiempo, la estrategia cambie, nos iluminemos y aprovechemos la inercia de Donald Trump.
Los mexicanos debemos dejar en claro que no somos anti norteamericanos, por más que exista entre nosotros una minoría trasnochada de enemigos del “imperialismo yanqui”, que al contrario somos sus aliados, que miles de mexicanos han luchado en el ejército norteamericano, que millones viven y trabajan honestamente en Estados Unidos, integrándose a la vida como norteamericanos. Que se puede ser norteamericano aunque su apellido sea Cruz o Rubio, aunque hable español, aunque le guste el guacamole, aunque adore las playas soleadas de México, aunque prefiera el soccer al beisbol. Que se puede ser norteamericano y mexicano de la misma manera en que se puede ser norteamericano e inglés, sin problemas, sin contradicciones y sin enemistades.   
Estos eventos, deben enseñarnos que los mexicanos tenemos que educarnos como demócratas para vivir y ejercer la Democracia, para que no seamos “perros del mal” de políticos oportunistas que se aprovechan de que los norteamericanos de ascendencia mexicana no votan, que ni siquiera se inscriben para votar, porque esa no es su cultura. Por eso Donald Trump puede ofenderlos, porque sabe que no votan, o que lo hacen sin orgullo y sin perspectiva.
Donald Trump ha abierto la puerta, dejamos de estar ocultos bajo el tapete de entrada y fuimos llevados a empujones al “living room” por el virtual candidato norteamericano, no podemos quedarnos callados en este momento pues sería una descortesía con nuestros anfitriones, pero tampoco debemos actuar a lo salvaje.
No nos queda otra opción, tenemos que dar pasos adelante, al ser exigidos por la política norteamericana, debemos exigirle a esta un trato de verdadero socio y aliado. México no es China, nosotros no tenemos un acuerdo comercial de “nación más favorecida”, sino de socio igualitario. México no le representa a la política exterior norteamericana lo que le cuesta la OTAN, ni Arabia Saudita, ni Israel, ni Egipto.
Es momento para que organicemos la relación formal entre el México de adentro y el México de afuera, con valentía y con seriedad, es el momento de iniciar una agenda política en Estados Unidos, no solo con el gobierno sino con la población mexicana, como lo hacen todas las naciones del mundo. Por cierto, esto tiene un costo para nosotros, consistente en dejar de ser gobernados por la élite de políticos corruptos e ineptos, debemos deshacernos de este sistema que premia a los peores y a los arrastrados que añoran seguir bajo el tapete ocultando sus pillerías y su indignidad. Algo tenemos también que hacer para nuestra propia conveniencia e imagen internacional.

Por Antonio Limón López
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.