Bienvenido. Eres el visitante No.

ESTADOS UNIDOS HUACHICOLEROS

En los Medios de comunicación el Huachicolero es un delincuente, un criminal que clandestinamente perfora las tuberías de PEMEX para robar y vender los combustibles de la paraestatal, sin embargo el Huachicolero tiene una visión muy distinta de si mismo. Aunque hay que decir que existen dos tipos de huachicoleros, y por ello dos visiones de ellos.
El primer tipo, el Huachicolero popular, el de la nota roja, aquel contra el cual se ha declarado una nueva guerra desde la presidencia de México, y que sin embargo se ve en el espejo cada mañana, y ve en su reflejo a un mexicano promedio, a un mexicano típico, a un mexicano victimado por todos los poderes reales, a un mexicano víctima de la violencia de los carteles y víctima de las autoridades corruptas. 
No por lo anterior este Huachicolero es un ingenuo que se deja someter por la corrupción y el elitismo que lo rodea, pues si bien él se sabe engañado por la demagogia revolucionaria que lo proclama propietario del Petróleo, pero del cual en su vida no ha visto ni un centavo partido por la mitad, y que también se sabe víctima de la promesa de las petroleras extranjeras, que se llevarán el petróleo y repartirán dólares entre las élites políticas, financieras y sindicales, y que tampoco de esa lluvia verde recibirá nada, ni una gota, ni un céntimo, al menos tiene su propia revancha justiciera.
El segundo tipo de Huachicolero, el de cuello blanco, existe y puede ser visto en las revistas de sociales, en las crónicas de nuestra clase gobernante, en las listas de candidatos en las boletas electorales, entre nuestros senadores y diputados, secretarios de estado, gobernadores, embajadores, ministros de justicia, intelectuales, escritores, pensadores y prohombres nacionales. Ellos también viven de lo que públicamente le succionan a PEMEX, en cantidades de fábula,
En ambos casos, los huachicoleros no sienten cargos de conciencia, pero mientras los huachicoleros de cuello blanco sufren el desprecio de la sociedad, los huachicoleros de la nota roja, son estimados y queridos por las comunidades de vecinos en que viven, tan es así que pueblos completos salen a la calle en su defensa, aun a riesgo de ser baleados por las autoridades federales, pues estos huachicoleros reparten la riqueza del petróleo mexicano entre sus empobrecidas comunidades, las que pueden comprar gasolina barata para sus vehículos, que emplean a cientos de personas entre trabajadores de la ordeña, vendedores de los combustibles, repartidores, moches para las autoridades locales, federales y para empleados de PEMEX, que hacen donativos para las fiestas del pueblo, para los halcones, y para los empistolados de la zona, e invierten sus ganancias en la propia comunidad, creando un círculo económico virtuoso.
En cambio los huachicoleros de cuello blanco, de nuestra élites políticas, financieras y sociales, son profundamente despreciados, ya que el dinero que le roban a PEMEX a través de sus “honestos trabajos” es transferido a cuentas en Texas, que es un paraíso fiscal, o a Panamá o a las Bahamas, o se convierten en montaña de centenarios apiladas en algún lugar de sus mansiones. Viven con la conciencia intranquila, aun así, la codicia los mueve a buscar nuevas aventuras filibusteras, nuevas postulaciones, chambas, y a crear para dirigir nuevas instituciones en contra del despilfarro, la corrupción y la impunidad que son grandes negocios, financiados por el petróleo que aun nos queda.
A final de cuentas, el huachicoleo es la empresa nacional, practicada por las élites ricas, y las élites miserables de esta nación. Pues aunque el discurso revolucionario proclama que las riquezas son de todos, en realidad solo pertenecen a aquellos que tienen el valor de ir por ellas, y arrebatarlas.


Por Antonio Limón López


¿QUÉ QUIERE FELIPE CALDERÓN?


México es, como lo repito casi en cada artículo que escribo, el reino de la simulación, de la farsa, en nuestro país lo que se dice nada o muy poco tiene que ver con lo que se pretende, de manera que cuando se propone una reforma penal para "mejorar la justicia", lo que en realidad se quiere es crear otro engorro para negarla o degradarla. Es normal que se nos engañe proponiendo leyes contra la corrupción, cuando lo que se quiere en realidad, son nuevas partidas presupuestales para engordar a los cómplices políticos fuera de la nómina.
Así que cuando veo el capote, adivino el ponzoñoso estoque oculto bajo su paño. Por eso es que siempre estoy alerta cuando quien lo blande es Felipe Jesús Calderón Hinojosa, precisamente quien fuera Presidente de México gracias a su genial talento en la traición, el doblez, la mentira y el engaño, lo cual es gran mérito en México donde son legión los farsantes, los pillos, los fariseos y los mentirosos patológicos.
Durante sus seis años presidenciales robó a PEMEX, CFE, envileció al Partido Acción Nacional, en otra época esperanza democrática de México y ahora convertido en una pandilla, sus pillerías han sido coronadas por el éxito, sin embargo el país harto de su cinismo le dio la espalda en 2012 y votó por el candidato del PRI. Seis años de calderonismo nauseabundo bastaron para que el PRI volviera.
Claro que el PRI en la presidencia, se dedicó a lo suyo: la ratería y la farsa, aunque ahora por fortuna las redes sociales y un periodismo distinto exhibieron al presidente priista.
En este escenario de oportunidad, el PRI y el PAN, se exhiben como camarillas de pillos, y en esto Felipe Calderón astutamente ha descubierto que puede volver a medrar, y por eso sacó a su esposa de la nada, para dizque lanzarla a la presidencia de la república sin escatimar nada, ha gastado una inmensa fortuna que proviene de la venta de permisos de casinos durante su corrupto gobierno, de los ingresos de la corrupción en PEMEX y CFE, de los embutes recibidos de Humberto Moreira y de otros pillos a los que no procesó penalmente, debiendo hacerlo, millones de pesos del SNTE y del sindicato petrolero a cuyos líderes protegió, y a todo lo anterior se suma lo que cobró entre los candidatos a dedazo que impuso en su sexenio, sin omitir a Iberdrola, la empresa española que supera a Odebrecht en eso de los embutes.
Con ese dinero mal habido, Margarita sube artificialmente en las encuestas, al tintineo del oro. Claro que Margarita Zavala no va a ganar la Presidencia de México, y muy probablemente ni la candidatura dentro del PAN, y es precisamente en este punto en que surge la pregunta clave: ¿Si Margarita Zavala no va a ganar la Presidencia, entonces que es lo que quiere Felipe Calderón? ¿Gasta tanto dinero para nada?
Obvio que Felipe Calderón persigue afanosamente algo, algo incluso mas valioso que la presidencia de la república, pero que oculta cual pérfido jugador de pokar. Felipe Calderón no quiere que Margarita Zavala sea la presidenta de este atribulado país, pues sabe que es imposible que esto ocurra, y porque en su experiencia no es el mejor negocio del momento.
Lo que quiere Felipe Calderón con la supuesta candidatura de su esposa, es apoderarse del Partido Acción Nacional, lo que caería como fruta madura en la negociación de Calderón con el candidato panista que resulte. Es decir que si el candidato del PAN es el también corrupto Ricardo Anaya, éste para evitarse complicaciones, le cedería a Felipe Calderón la propiedad del partido y con este embute monumental se acabaría el problema, Margarita se retiraría. Toda una jugada de hampones. 
¿Cuánto vale el PAN? El PAN es uno de los bienes mas valiosos de México, goza de prepuestos fabulosos cada año, presupuestos para su administración ordinaria, para campañas, presupuesto federal y presupuestos en cada Estado. El amo del partido puede imponer por dedazo a un alto número de candidatos plurinominales y uninominales que con toda seguridad van a ser diputados o senadores. Puede imponer a miles de regidores y diputados locales, miles de chambas en el poder judicial federal y en prácticamente todas las dependencias y otro tanto en todos los estados.
Además el PAN, aun derrotado tendría votos amaestrados en las cámaras y por ende, su amo verdadero, Felipe Calderón, tendría derecho de picaporte con el presidente en turno, con lo que podría empujar contratos para sus cómplices, negociar leyes a cambio de tajadas en el presupuesto, y lo mejor para Felipe Calderón es que este confía en que podría hacerlo por muchos, muchos años. En el PAN incluso existen idiotas a modo que lo sostendrían de buena fe.
Eso es lo que persigue el gran simulador, no es la presidencia de la república para su esposa, sino la apropiación del PAN para si mismo, a través de algún testaferro, alguien que reúna el perfil adecuado, primero que sea un leal lacayo a su servicio, y después un pillo irredimible, dispuesto a correr los riesgos por una tajada.
Eso es lo que quiere Felipe Calderón, ser el “Plutarco Elías Calles” del PAN, ser el "Patrón del mal" en el partido fundado por Gómez Morín. La presidencia es pues, una insignificancia, el gran negocio es el PAN.

Por Antonio Limón López.


MENSAJE DEL HONORABLE JOSE CARLOS MAHÍA, PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTE DE URUGUAY AL SENADO DE MÉXICO.


"SENADORES MEXICANOS:

Vengo en nombre del pueblo de Uruguay, en momentos de zozobra para México y para el continente, a traerles un sentido y justo mensaje, debo decir que no he venido en viaje de turismo, ni a satisfacer vanidades personales, sino a cumplir una dura misión, que sin embargo es una exigencia impostergable, tanto de nuestro pueblo, como de nuestro continente.
Este mensaje debo expresarlo con meridiana claridad, tiene a ustedes por destinatarios, y a continuación lo leo:
Senadores mexicanos, no hay palabras mas apropiadas para iniciar que diciéndoles directamente: Ninguna otra nación en América padece el oprobio de un cuerpo colegiado tan indigno como el Senado mexicano, formado por arrastrados, lamesuelas, desvergonzados, presupuestívoros y lacayos sometidos a los partidos mas lacras del mundo entero.
Uruguay y todos los pueblos americanos sentimos vergüenza de compartir el continente con el Senado que de honorable solo tiene el inmerecido adjetivo, un cuerpo formado por cobardes que solo cuidan su chamba y su siguiente período en el mismo senado, en la Cámara de Diputados o en una regiduría, si no hay otra chamba, porque también carecen de dignidad, y su apellido mancillado no merece respeto, ni siquiera sus propias personas.
Este pueblo mexicano es un pueblo mártir que tolera a una estirpe de pillos, de inútiles, de descastados que ofenden y degradan a la institución senatorial que en México tuvo mejores momentos.
Ni México, ni el mundo merecen la indignidad que ustedes encarnan, bola de parásitos.
El pueblo de Uruguay ha dicho."

Publicado por Antonio Limón López.

Seamos amigos en Facebook 
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.