Bienvenido. Eres el visitante No.

LA FIESTA DE LA HUMANIDAD


El mayor dolor de cabeza para Darwin fue el Ser Humano, pues a diferencia de las restantes especies sobrevivimos a pesar de no adaptarno a la naturaleza, sino que en todo caso, nos des adaptamos de ella. El ser humano es la negación del proceso de selección anunciado por el naturalista inglés. Carecemos de una piel dura y protegida por el pelo grueso y abundante que en la teoría necesitaríamos, nuestra vista es inferior a la de cualquier otro animal, carecemos de una dentadura incapaz de desgarrar la carne cruda, nuestro sentido del olfato es elemental y nuestra capacidad auditiva solo percibe un rango limitado de sonidos dentro de un limitado campo.
No, no nos adaptamos a la naturaleza, acaso la ignoramos en ese sentido, pues somos más débiles que cualquier ser viviente con un tercio de nuestro peso, carecemos de garras para defendernos, caminamos erectos lo que nos impide correr a grandes velocidades, no tenemos cola que nos auxilie para equilibrarnos, no estamos preparados para trepar árboles, ni para caer de más de un par de metros sin lesionarnos, nuestro sistema nervioso es altamente sensitivo, lo que significa que cualquier lesión nos duele mas de lo apropiado, y que los sabores desagradables nos resultan insoportables, e incluso tenemos la debilida de sentir asco. Como depredadores naturales seríamos un fiasco.
Sin embargo, nuestra capacidad para pensar, nuestro afán por competir y nuestra eterna insatisfacción ante nuestros propios logros, nos colocan en una categoría distinta a la del resto de las especies. Blaise Pascal dijo del Ser Humano que era como el más débil junco, que contra toda lógica sobrevive a la orilla de un caudaloso río.
Los griegos fueron quienes primero comprendieron la grandeza del cuerpo humano, y su diseño extraordinario y excepcional dentro de la naturaleza, por ello lo esculpieron sobre el mármol más hermoso que estuvo a su alcance, y también lo recrearon con el bronce, el oro y el marfil. Cuando Fidias realizó a su Atenea en el Partenón, y a su Zeus, no pudo imaginar mayor divinidad que la del cuerpo humano, como después lo haría Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.  Fueron también los griegos quienes celebraron a sus dioses con la fiesta de la vida que fueron los juegos olímpicos, durante los cuales se suspendían las batallas y los enemigos combatían lanzando el disco, luchando, corriendo, saltando.
Las competencias olímpicas no solo son competencias físicas atenazadas por el “Más rápido, más alto, más fuerte.” Son también justas intelectuales donde la estrategia es esencial, y donde los eventos inesperados obligan a su replanteamiento en fracciones de segundo, son competencias emotivas donde las condiciones físicas de los competidores son sobrepasadas por la pasión, el amor, la entrega, donde la convicción en las capacidades propias y la perseverancia en su preparación trazan el camino de la victoria, del podio, de la medalla. El olimpismo demanda la perfección de la máquina humana sometida a su idealidad, al “espíritu” como diría Hegel, al “alma” como lo diría Platón. El cuerpo liberado de su carácter de “prisión” y convertido en “templo”.
Esa fiesta de la humanidad entera, quedó plasmada en la batalla entre la competidora de Egipto vistiendo adaptaciones deportivas de la Burka y el Hiyab tradicional, que intenta controlar el balón frente a su contraparte alemana que viste el bikini propio del voleibol de playa. Dos culturas muy diferentes unidas por un msmo balón, por un mismo esfuerzo, por un mismo propósito, por el mismo idioma deportivo. Es también la justa donde Meghan Vogel, alumna de la West Liberty-Salem de Ohio, ayudó a su contrincante para evitar que cayera, y así perdió la oportunidad de ganar en los 3,200 metros, habiendo ganado antes el Oro en 1,600 metros.
Es la misma fiesta humana, practicada en la antigüedad por los pueblos que habitaban la península helénica, cuya cultura Alejandro llevó a los confines de aquel mundo, y que ahora es la fiesta practicada por todos los pueblos que habitamos este planeta. Considere usted que solo en las olimpiadas, la China comunista tolera desfilar junto a Taipei. Esto demuestra que los adversarios más extremos comparten el mismo mensaje de Paz, aunque sea reproduciendo el mismo ritual de la antigüedad.
La fiesta de la humanidad se celebra en cada olimpiada, en ella se exalta nuestra insatisfacción con nuestros propios logros, metas y records, se patentiza el afán de competir y de ganar, se celebra nuestra competitividad en igualdad, pero también en fraternidad. Al mismo tiempo honramos a la naturaleza que nos cobija y nos enseña, a la belleza de la humanidad. Celebramos la antinomia del ser humano, mujer y hombre, cuerpo y alma en comunidad con la naturaleza. celebramos nuestra hermandad por encima de cualquier apariencia en contrario, en este culto de respeto y al mismo tiempo, de desafío.

Por Antonio Limón López.

SEGUIMOS HACIENDO EL RIDICULO.


NO SON ELLOS..
No es responsabilidad de nuestros atletas, ellos son doblemente víctimas de la corrupción que impera en el deporte mexicano, pues aparte de que compiten sin una adecuada preparación a nivel internacional, pues los recursos para ella se los roban en las federaciones deportivas los dirigentes, todavía ellos, sus padres y todo su entorno familiar y de amistades tienen que pagar la mayor parte de los gastos de su preparación.
El atleta mexicano inicia su carrera deportiva vendiendo chocolates para satisfacer el apetito de los directivos de su deporte, y aunque con el tiempo deja los chocolates, termina pidiendo “apoyos” en todas partes.  Son víctimas del expolio de las federaciones deportivas y del Comité Olímpico Mexicano (Marca Registrada), que es una organización privada, pero financiada con fondos públicos que se arropa y protege en las federaciones especializadas de cada deporte.
ESTOS SON LOS PILLOS …
Esa es la punzante realidad, justamente apreciada durante la olimpiada de Río 2016. El pobre nivel de nuestro deporte es la obra maestra del personaje de mayor relevancia en el deporte mexicano de todos los tiempos, el multimillonario Mario Vázquez Raña que presidió el Comité Olímpico Mexicano (COM, en lo sucesivo) de 1974 a 2001, que fue presidente de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales de 1979 a 2012, que también presidió a la Organización Deportiva Panamericana desde 1975 y que fue reelecto hasta 2016, sin llegar a esta fecha pues murió en 2015. También formó parte del Comité Olímpico Internacional de 2000 a 2012 y presidió a la Comisión para la Solidaridad Olímpica de 2002 a 2012.
Mario Vázquez Raña fue propietario la cadena de diarios Organización Editorial Mexicana (OEM) que agrupa a los periódicos Esto, El Sol de México y La Prensa, la cadena de mercados “Hermanos Vázquez”, empresas médicas, fue el supremo maestro del arte de conjugar el dinero del pueblo y sus bolsillos, fue también un gran visionario, pues después de 1970 el mundo del deporte se convirtió en una veta inmensa para un pueblo sin esparcimiento, sin cultura, sin aspiraciones intelectuales. Mientras “El Tigre” Emilio Azcárraga se lanzó por el filón de oro del gusto por el deporte espectáculo, el futbol, Mario Vázquez Raña se concentró en la mina de oro de la organización deportiva nacional.
EL COMITÉ OLIMPICO MEXICANO (COM)
En 1974 Mario Vázquez Raña se apropió de la presidencia del Comité Olímpico Mexicano, la organización que nació en 1923 y que tuvo su mejor momento en los juegos olímpicos de 1968, cuando el General Jesús Clark Flores logró traer las olimpiadas a México y ganamos la mejor cosecha olímpica hasta ese momento: 3 de oro, 3 de plata, y 3 de bronce.
Para apropiarse del Comité Olímpico Mexicano, Vázquez Raña se fijó una estrategia de dos puntas, por una parte corromper a las federaciones deportivas afiliadas a la CODEME, para que corrompidos los dirigentes estuvieran dispuestos a cualquier indecencia, para no perder el dineral que se genera en cada especialidad bajo la protección del COM, la otra punta fue extorsionar a los gobiernos municipales, estatales y al federal (CODEME) para que entregaran al Comité Olímpico Mexicano, gigantescos presupuestos sin rendir cuentas de su gasto.
Las enormes sumas de dinero que los gobiernos dieron desde 1974 hasta 2015, fueron repartidas entre los dirigentes de las federaciones, entre la burocracia del COM, y la bolsa de Mario Vázquez Raña que con nuestro dinero se convirtió en el Jeque del deporte mexicano, dispuesto a pagar cualquier capricho para acrecentar el Oro en sus arcas, gracias a lo cual, "Don Mario" se convirtió en un personaje intocable y temido en México, y en un exitoso capo envidiado a nivel mundial.
La dupla Mario Vázquez Raña y Emilio Azcárraga Milmo, atrincherados en sus decenas de diarios deportivos y en Televisa, primero convencieron a los mexicanos que eramos unos triunfadores deportivos aun cosechando unas cuantas medallas, pues sus medios de comunicación elogiaban a los escasos ganadores, llenando los titulares y opacando cualquier crítica por los miserables resultados. en Londres 2012 ganamos Oro solo en Futbol, que es mérito de la FEMEXFUT y no del COM y se festejó hasta que Corea del Sur nos sacó del mundial de Río2016.
Los gobiernos mexicanos formados por pillos de la misma ralea, se prestaron a todo, con la condición de sumarse como héroes, sin importar la lluvia de dinero público que dieron a las televisoras y diarios, y a los directivos de ligas asociados dentro de las federaciones que estaban felices con la impunidad y el expolio a sus propias ligas, y con los mendrugos que Vázquez Raña dejaba caer en su atragantada con el Erario Nacional.
EL MEXICANO ENGAÑADO Y ATARANTADO.
Es tan grande el poder de mentir y tan grande la estupidez del mexicano, que existe la idea de que México cumplió un papel decoroso en las olimpiadas, cosa que es mentira, México ha sido el hazmerreír del olimpismo, siendo la 10ma economía global, siendo el país con la 14ceava población mundial, ha obtenido medallas como si fuera un Estado pobre y con una población de tres millones de habitantes. El total histórico de la cosecha de medallas mexicanas, desde los juegos de París 1924 en que México participó con su primera delegación olímpica, es de 13 medallas de Oro, 21de Plata, 28 de Bronce, en total 62 medallas.
Solo un pueblo de ingenuos puede estar conforme y feliz con ese miserable medalleo, solo un pueblo de borregos puede admirar a Mario Vázquez Raña y a sus actuales compinches del Comité Olímpico Mexicano, encabezado por Carlos Padilla Becerra un político priista de escasa monta, que se arrodilló ante Mario Vázquez Raña, y que preservó la corrupción e irresponsabilidadad imperante en el COM, al que ahora dirige desvergonzadamente.
EL FUTURO.
Ya se prepara Televisa y los diarios deportivos para demostrar a los mexicanos que nos fue muy bien en Rio2016, que se lograron grandes avances en las marcas y que el Comité Olímpico Mexicano (la cueva de ratas mayor de México, después de los partidos políticos) seguirá luchando por elevar el nivel de los competidores mexicanos, por lo que le exigirá a la CODEME, mayores recursos para las federaciones deportivas y para el propio COM.
¡Que asco!
Lo que hay que hacer es no dar un centavo más al Comité Olímpico Mexicano, exigir cuentas a estos rateros y reorganizar a las federaciones, es algo en realidad muy sencillo y ejemplos funcionales los existen en todo el mundo, pero tiene esto un riesgo político que los pusilánimes no querran correr.

 Por Antonio Limón López

LA MUY PROBABLE DERROTA DE HILLARY CLINTON

Nunca antes como ahora, el Partido Demócrata ha tenido una candidata por sus credenciales tan “demócrata”, tan “institucional”, tan “de casa” como la Sra. Hillary Clinton. Cuenta con el apoyo incondicional de la dirigencia de su partido, al extremo que la presidenta del Comité Nacional Demócrata, Debbie Wasserman Schultz tuvo que renunciar ante la filtración de emails en que ella y sus colaboradores intentaron descarrilar la candidatura de Bernie Sanders, con estrategias indignas pero que suelen ser muy efectivas en Estados Unidos.
No solo fue apoyada por el Comité Nacional Demócrata, sino por los grandes donadores de dinero demócrata, que aportaron de manera decidida en favor de la Sra. Clinton. En la etapa final, cuando solo restaban HIllary Clinton y Bernie Sanders este solo recibió mini aportaciones, que sin embargo sumaron lo suficiente para sostener el costoso tren de gastos de la campaña interior, en tanto que la Sra. Clinton violentó de la “a” a la “zeta” el acuerdo con Sanders y su recaudación fue unicamente entre los multi millonarios.
Su candidatura no solo es abrazada por la elite mas rica de Estados Unidos, también fue apoyada por las más destacadas personalidades políticas de los demócratas, empezando por Bill Clinton y por Barack Obama, e incluyendo a final de cuentas al propio Bernie Sanders. Todos los gobernadores, senadores, congresitas y alcaldes demócratas estan con ella, puede decirse que es una especie de “candidata de unidad” (Perdón por utilizar el repugnante concepto mexicano).
HIllary Clinton es apoyada también por un ejército de celebridades del mundo del espectáculo como las actrices Meryl Streep, Katy Perry, Lena Dunham, Sigourney Weaver, Chloe Grace Moretz, Mary Steenburgen, Carole King, Sarah Silverman, Alicia Keys, Elizabeth Banks, Debra Messing y sin faltar entre ellas las latinas America Ferrera, Eva Longoria, Salma Hayek y Christina Aguilera. Hillary sin duda es invencible en los estudios de Hollywood.
También existen políticos fuera de Estados Unidos que abiertamente aplauden su ingreso a la Casa Blanca, como el italiano Silvio Berlusconi, los franceses Manuel Valls, Nicolás Sarkozy y Claudia Bruni, y el inglés Tony Blair. En México es apoyada abiertamente por Martha Sahagún, quien a juzgar por los encabezados de la revista española Hola es una celebridad, y por la aspirante a candidata presidencial del PAN, la Sra. Margarita Zavala de Calderón, que “compró” con una generosa “donación” su silla en la convención y una brevísima entrevista.
Además de que todas las celebridades, los políticos profesionales demócratas, y las más pachonas billeteras de los ricos norteamericanos están con ella, también se apoya en el prestigio del Partido Demócrata que es el favorito del 60% de la población norteamericana, incluso  la Gallup en su encuesta más reciente entre más de 11,600 electores, destianda a saber quién tiene más apoyo, si Hillary Clinton o Donald Trump. Resultó ganadora Hillary Clinton por el 40% de los encuestados y Trump obtuvo solo el 33%. Una diferencia de siete puntos porcentuales.
También se supone que la favorece su experiencia política como senadora y Secretaria de Estado. En suma, por donde se le vea es favorita, favorita de los jovenes, de los hispanos, de la población afroamericana, de los nativos americanos, de los más educados, de los más ricos y de los más pobres, de los que viven en el continente y en ultramar. Pareciera que no tiene rival, que su candidatura sería un paseo rumbo a la victoria, pero existe la gran posibilidad de que pierda, a pesar de que su oponente solo cuenta con el 33% de simpatizantes, frente al 40% que la apoyan, al menos por ahora.
No se necesita el Don de la clarividencia para pronosticar que el 33% de los sufragios en favor de Trump son su piso, que a partir de ese punto incrementará su votación, así fue al inicio de la contienda republicana y no hay razón para pensar que ahora será diferente. La ventaja de Trump entre los republicanos fue su capacidad de creación de soluciones nuevas, algunas peligrosas, y otras aparentemente imposibles, pero todas desafiantes contra “El Sistema” y en favor del pequeño empresario, del obrero y las personas sin gran educación.
El otro problema de Hillary Clinton es su propia carrera política y sus cambiantes posturas. Como senadora le tocó convivir en George Bush en la presidencia, y apoyó desde el Senado todas las propuestas “bushistas” entre ellas la Ley Patriota que significó la perdida de los derechos constitucionales básicos para los sospechosos de conductas anti patrióticas o terroristas. Esto la llevó a un enfrentamiento con Bernie Sanders que se opuso a ese estado de discriminación y persecución contrario a la historia y a las raíces de Estados Unidos.
La señora Clinton aprobó todas las propuestas para favorecer fiscalmente a los grandes empresarios, para reducir fondos a los pobres, para apoyar presupuestos para perseguir a los inmigrantes indocumentados sin importar que tuvieran hijos norteamericanos, para apoyar las redadas en hogares y en el uso de las tecnologías contra el terrorismo, para utilizarse contra los indocumentados.  
Aprobó y utilizó en 1996, el término “Súper Depredadores” contra afroamericanos detenidos en redadas masivas, incluso lanzó declaraciones racistas contra el presidente Barack Obama, en 2008, mientras que ahora en 2016 se propone como una activista de los derechos civiles. Nunca como senadora ni como secretaria de estado, dio ningún “primer paso” en nada bueno, pero apoyó todo lo que significó mayores sentencias, menos presupuestos para los que cumplieron sus condenas, ni redujo en nada las penas severas en casos de narcotráfico, donde los sentenciados son básicamente afroamericanos e hispanos.
El propio Bill Clinton justificó las detenciones masivas en barrios afroestadounidenses donde se detenía a menores de 16 años, ocurridas durante los años noventa, preguntando a quienes les reprocharon: “¿Cómo pueden defender a esos brutales jefes pandilleros que mandaron a chicos de 13 años a las calles para matar por ellos?”, “Lo hacemos por esos chicos”

Hillary también formó parte de los lobos que apoyaron la invasión a Irak para capturar las famosas e inexistentes “armas de destrucción masiva”. Ese evento sirvió de justificación para apropiarse de la producción de petróleo y a la postre Irak se está convirtiendo en un segundo Vietnam, al tener que abandonar a sus aliados, con lo que se favoreció a ISIS (Bajo la desastrosa gestión de Hillary Clinton como Secretaria de Estado). Este terrible momento sigue en proceso de agudización pues las promesas de abandonar Irak, solo fomentaron a ISIS, que ha sido mermada no por los norteamericanos, lo cual es una desgracia, sino por los rusos que ante la timoratez yanqui, ahora dominan los cielos de Siria y sus tropas y tanques están firmemente posicionados en el territorio y llevan la bandera de líderes contra la barbarie.
El otro problema de la Sra. Clinton y su esposo, es la forma en que han logrado hacer grandes negocios, incluso con empresas rusas, es el caso de Rusatom. El New York Times precisa que la Sra. Clinton cobra al menos 200 mil dólares por cada participación personal, y cuando se trata de otros políticos internacionales o celebridades, o multimillonarios, la cifra se multiplica exponencialmente. Nadie precisa a cuánto asciende la fortuna personal de la Sra. Clinton, lo cual es una veta para su contrincante. Esto sin contar con su descuido en cuanto a estrategias de seguridad, cosas como enviar correos electrónicos desde cuentas de Google, es un peligro, como lo demuestran los hakeos de Wikileaks, que siguen causando destrozos en las filas demócratas.
Estas contradicciones, informaciones ocultas y descuidos personales tendrán un costo electoral, pero el mayor de todos, la incapacidad de Hillary Clinton de proponer nuevas soluciones a los males de siempre, siendo ella el personaje por excelencia del “Sistema”, siendo una política “insider”, pro Wall Street no ha podido proponer nada original, nada nuevo, lo cual no es tan malo si tomamos en cuenta que esta campaña será de un negro absoluto.
¿Quién tiene más capacidad de agresión, Hillary Clinton o Trump? ¿Quién tiene más cadáveres en el ropero o bajo la alfombra? ¿Quién tiene más dinero inexplicado bajo el colchón? ¿Quién presume ser lo que no es? ¿De qué lado está la honstidad?
En esto y en quién es más imaginativa o imaginativo, o más o menos agresiva o agresivo, reside el desenlace de esta elección.


Por Antonio Limón López
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.