Bienvenido. Eres el visitante No.

LA SOSPECHOSA MUERTE DE “EL OJOS”

Hasta antes de su muerte, ocasionada por lesiones provocadas por proyectiles, Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “El Ojos” o “El Felipe”, era un perfecto desconocido, ningún diario nacional y ninguna televisora mostró interés en este carnicero, pero ahora sabemos que carecía de antecedentes penales, ningún Juez federal o local lo había juzgado por ningún delito. Era tan libre como usted o como yo.
Una vez que su cadáver fue entregado al Servicio Forense en la Ciudad de México, la prensa dijo lo que celosamente había ocultado, que El Ojos era poco peor que el más sanguinario criminal y mafioso mexicano, los medios nos enseñaron su ficha criminal, sin membrete alguno, por lo que se ignora que autoridad podría haberla emitido, tampoco tiene ningún sello, ni aparece la firma de ninguna autoridad, pero su contenido aterroriza: veinte homicidios, desaparición forzada de treinta jóvenes, narcotráfico, narcomenudeo, distribuía droga en Ciudad Universitaria, era invasor de predios y jefe de una banda protectora de delincuentes, oprobioso dirigente de taxis con motocicleta, y vil simpatizante de Morena, como se demostró durante las elecciones de Jefe Delegacional de Tláhuac. 
Si bien solo queda en rumores que Felipe de Jesús Pérez, desayunaba niños (Héctor de Mauleón no lo ha confirmado), la Marina Armada de México inició, sin Orden de Aprehensión y sin Orden de Cateo, el 20 de julio pasado, un operativo militar para la captura del Monstruo de Tláhuac, también se dice que un “Juez de Distrito” del que se ignora su nombre o adscripción (acaso porque no existe) obsequió una Orden de Aprehensión, que por cierto nadie ha visto, ni exhibido, y que según los aplaudidores del estado militar le fue obsequiada a la PGR y no a la Marina.
A las 10:00 horas según las notas periodística, la Marina se dirigió al domicilio de “El Felipe” o “El Ojos”, siendo recibido el contingente "por una lluvia de balas", que misteriosamente no hirieron a nadie, ni dejaron huellas en la carpeta asfáltica ni en el frente de las casas de los vecinos, y sin forzar las puertas de la casa del Felipe El Ojos, y sin impactos de bala en la cerca metálica, salvo uno “de salida”, se introdujeron a empujones los marinos, para salir después de escucharse disparos y gritos de agonía.
El saldo fue el de ocho personas muertas por heridas de bala, y que en las fotografías que se aprecian en los diarios, sus cadáveres aparecen convenientemente sobre armas largas de fuego, entre ellas el cuerpo de El Ojos, y sin que ningún marino resultara herido, no obstante que la balacera fue dentro de un casa y en el pasillo donde una camioneta Dodge estaba estacionada y donde ultimaron a uno de los infortunados. Los impactos se concentraron en los cuerpos de quienes murieron. Esa es la historia oficial.
Yo tengo otra versión probable, según la cual algún enemigo de El Ojos, lo denunció vía telefónica a la Marina, y estos defensores de la Patria se presentaron a la casa de El Ojos, tocaron la puerta y al abrir, los marinos se metieron y ya dentro, por alguna razón (justificada o no) se atemorizaron y dispararon contra los ocupantes, salieron sin lesiones y dejando ocho cadáveres. La PGR no estuvo al frente de esta actuación y se enteró al escuchar las noticias.
A partir de ese momento la Marina estuvo dos días, limpiando la escena, recogieron balas, cartuchos, movieron los cuerpos, y se pusieron en contacto con las autoridades civiles que montaron la historia de oprobio contra el difunto muerto El Ojos.
La más seria carpeta de acusación contra El Ojos la constituye un artículo publicado en El Universal por H. de Mauleón que concluye que El Ojos vendía droga en las instalaciones de la UNAM.
Es probable que El Ojos haya sido un criminal, pero no existe ninguna sentencia judicial que así lo demuestre, es posible que se haya dictado una Orden de Aprehensión en su contra, pero nunca se ha exhibido, es posible que los militares dentro de la casa de El Ojos hayan actuado en defensa propia, pero los muertos no hablan y las cámaras de vídeo de los marinos al momento en que dispararon, se encontraban fuera de operación.
Los Marinos, dice una nota que entregaron armas y drogas (supongo a la PGR), pero no hay expediente que investigue a los Marinos, que sin ser autoridad civil, y sin ninguna facultad para suplantar a las autoridades civiles, se ven envueltos en una matanza, se comportaron como un batallón de guerra, dieron muerte a todos los que estaban en esa casa habitación y rinden cuentas mochas a la sociedad.
Que El Ojos sea un criminal importa y bueno sería que respondiera ante la justicia por lo que se le acusa, pero también importa que La Marina de guerra sea una institución cuyos miembros, acaten la Ley y actúen en su competencia y dentro de su función, ya que en este caso, mediante un proceso torpe, primero mataron y después preguntaron, en todo caso debieron sitiar el domicilio, hacer comparecer a la autoridad civil, y retirarse del lugar sin mancharse de sangre. Son militares, están preparados para matar en guerra extranjera, y a falta de ésta parecen conformarse con civiles en tiempos de Paz.

Por Antonio Limón López.

FELIPE CALDERÓN, EL MALWARE.

Cuando Antonio van Leeuwenhoek pudo observa con claridad a través de su microscopio, no viendo hacia las estrellas como Galileo, sino en sentido opuesto, hacia la tierra, pudo observar a otro mundo poblado por seres inconcebibles, dotados de múltiples y desproporcionados ojos, poderosas extremidades, abultados e insaciables vientres, bocas ávidas dentro de desafiantes lanzas, y que vivían en nuestro mismo hogar, en nuestra mesa, en nuestro pelo y seguramente, como hombre de negocios capitalista, Leeuwenhoek pensó indignado “y sin pagar renta”.
Más de dos siglos después, otro tipo de nombre impronunciable, acaso por ser su paisano, Martinus Willem Beijerinck, descubrió indirectamente al primer virus, el del Mosaico del Tabaco, no se podía “ver” pero “Beij” que así le decían, porque hasta los holandeses se empelotaban con su apellido, utilizó métodos indirectos,con los que descubrió que “eso” no era un microbio sino algo distinto: un virus.
Para enredar más el asunto, los griegos que a pesar del auxilio de dioses y semidioses no podían vencer los muros de Troya, perversos como eran, idearon dar un regalo a los troyanos en reconocimiento a la heroica defensa de su amada ciudad, el obsequio fue un caballo de madera, que como estaba la hambruna, lo hubieran preferido de carne y hueso, pero a caballo dado no se le ve colmillo, y los troyanos aceptaron el gigantesco caballo de madera, que era hueco y albergaba a un pequeño ejército de griegos muy irritados, que durante la noche salieron del escondite y armaron la de San Quintín.
Y de ahí nos tenemos que ir hasta el siglo XX, en que una vez que los sistemas digitales adquirieron el rango de medios privilegiados en las comunicaciones y en los sistemas de almacenamiento de la información, alguien para hacer una diablura y un buen negocio, colocó un pequeño programa informático que ordenaba a la computadora central de un banco de talla mundial, que de cada cuenta bancaria, retirara un centavo y lo depositara a la última cuenta, la de un tal “Zzzbz X!. Resultó que Zzzbz X era ni más ni menos que el astuto bromista convertido en multimillonario apenas un par de días después.
Así se descubrió el mundo secreto que vive en torno a nosotros, se descubrieron también los virus, y los virus informáticos, los llamados “malware” o “badware” y con el correr del ingenio llegaron los virus troyanos. Lo que sabemos es que los virus son instrucciones biológicas o informáticas que aparentan ser inocuas, insignificantes pero que una vez que logran “entrar”, se combinan y se transforman con los elementos esenciales del RAN o del DNA en los biológicos o en los mismos programas útiles, para dañar, enfermar y destruir las células o los programas que infestan y que se reproducen causando mal.
Ahora también los “BadWare” o “MalWare” también atacan a las sociedades con efectos perversos y crueles, pues su código de maldad infinita corrompe a todas las estructuras sanas, convirtiéndolas en instituciones corruptas, degradadas, enfermas, mortalmente heridas y que solo se reproducen para repetir el mismo código negro de muerte.
México está infectado por este tipo de MalWare, destacándose por su agresividad y gran resistencia el virus tipo troyano, porque se introdujo al cuerpo de México como si fuera un benefactor, y que tiene el nombre de Felipe Calderón Hinojosa.
Lo primero que hizo al ingresar a la Presidencia de México fue respetar y multiplicar todas las practicas corruptas que enferman a México: amiguismo, nepotismo y protección a todos los peculador de México, colaboró para enlodar la política mexicana, apropiándose del PAN para convertirlo en otra pandilla anti democrática, para imponer en él a su familia y amigos, endeudó al país tanto con deuda externa como nacional, hasta dejarnos en la miseria, fomentó a todo grupo de empresarios pillos, no acusó a ninguno de los grandes delincuentes, favoreció a la mafia corrupta del PRI a la que le entregó el poder y ahora quiere por medio del estado de septicemia provocado por su maldad, regresar a Los Pinos, para ello no existe impudicia que no este dispuesto a cometer, como la de traer a su pobre esposa como rehén de su ambición ilimitada, tampoco existe acto de traición que no haya cometido o quiera cometer.
Dinero, riqueza, poder y gloria son las metas personales de Felipe Calderón, y las pretende lograr apropiandose del PAN, utilizando a personas de buena fe, incluso a su familia y personas a las que debiera amar y respetar y no utilizarlas. Todo es engaño en este exitoso prevaricador de la política mexicana.

Por Antonio Limón López.




EL IRRELEVANTE EMPRESARIADO MEXICANO.

Varios de los empresarios más ricos del mundo son mexicanos, algunos de ellos viven en México y están conectados con nuestra sociedad de todas las formas posibles. Como empresarios están organizados en cientos de cámaras, asociaciones, clubes y participan como ciudadanos en todo tipo de asociaciones sociales, fundaciones, académicas, filantrópicas, no gubernamentales, iglesias y partidos políticos. Algunos hasta escriben y opinan con agudeza sobre todo tipo de temas.


No existe ninguna razón para que los empresarios estén excluidos en el debate actual sobre el futuro de nuestro país, o sobre las elecciones del 2018, y sin embargo los empresarios están fuera de ese debate, y de cualquier debate, aunque eso no impide que de pronto algunos aparezcan como figuras decorativas o como testigos de honor.

Es cierto que existen empresarios cuyo apoyo es vital para cualquier gobierno en turno, por ejemplo Carlos Slim, Alberto Baillères González, Germán Larrea Mota Velasco, Emilio Azcárraga Jean, y que optaron por defender sus intereses siendo soldados del presidente en turno. Nada malo hay en eso, pero eso los excluye como factores de cambio para este país que tiene que cambiar urgentemente.

Fuera de estos casos, y de la tibia combatividad del sindicato patronal COPARMEX, los empresarios en México son irrelevantes en el plano político, aunque eso no quiere decir que los empresarios no participen como candidatos, pues esto es frecuente e incluso algunos llegan a ser gobernadores, pero el papel que cumplen es opaco, o gris en el mejor de los casos. Javier Duarte el ex gobernador de Veracruz era un panadero (empresario) que saltó de amasar virotes a amasar fortunas en la política, Yunes que lo siguió es, como Alejandra Barrales líder del PRD, importantes empresarios inmobiliarios, Ricardo Anaya se dedica a la actividad de gran heredero de inmensas fortunas que sus tatarabuelas le dejaron, el gobernador del Estado de Nayarit es también un empresario y heredero.

Lo contrario es lo normal, que los políticos exitosos sean a la postre empresarios multimillonarios y exitosos, el caso de Carlos Hank González es un nítido ejemplo. Otro caso es el de los altos funcionarios que terminan siendo empleados de grandes empresas multinacionales, como el ex presidente Felipe Calderón quien a pesar de recibir una pensión multimillonaria de la Nación, además cobra como empleado, dice que es consejero (en qué) de Iberdrola en su filial Avangrid, También el ex Presidente Ernesto Zedillo concluyó como empleado de la Kansas City Southern, la empresa ferrocarrilera beneficiada por el propio mandatario con la privatización de la red de ferrocarriles nacionales. Otro caso espectacular es el del ex Secretario de Hacienda Pedro Aspe Armella, que tiene el despacho de regularización de entuertos contables de entidades públicas, con serios problemas de endeudamiento y moches. Todo lo arregla este maestro del ITAM.

La lista de mediocres funcionarios públicos pero exitosos empleados de empresas multimillonarias es larga: Jesús Reyes Heroles, Luis Ramírez Corzo, Georgina Kessel, Juan José Suárez Coppel, Emilio Lozoya Austin, Juan José Suárez Coppel, Adrián Lajous Vargas, Carlos Ruiz Sacristán, Eugenio Elorduy.

Contrasta la ausencia de empresarios en la política y el gobierno de México, la causa es clara, el gobierno de México es el principal contratante de sus servicios e insumos, de manera que el dinero del petróleo les llega a través de jugosos contratos de todo tipo y al menos, por pudor, no se inmiscuyen en la política.

Por otra parte, los empresarios no tienen punto de comparación con los partidos políticos, en la época de López Portillo y de Miguel de La Madrid se firmaban pactos con los empresarios, en el 2013 Enrique Peña Nieto ni los invitó a la celebración del Pacto por México que se hizo con los partidos políticos únicamente.

Existen organizaciones privadas como el IMCO que participa en el negocio de la política, obteniendo pingues ganancias de ella, como también lo hacen los encuestadores y grupos enquistados en las universidades. Ahora los gobernadores utilizan a las asociaciones publico privadas (APP) para eludir las licitaciones y otorgar multimillonarios contratos de obra o de insumos a sus amigos, como ocurre en Baja California y seguramente en todo México.

Nuestros empresarios en realidad son en su mayoría simples rentistas, cuando el gobierno dice que las empresas mexicanas exportan autos, tecnología aeroespacial, médica, simplemente mienten, lo que exportamos es mano de obra barata de las maquiladoras, no existe ningún empresario mexicano que produzca un auto, los empresarios mexicanos rentan predios a las maquiladoras, son renteros y no empresarios. México apenas produce tornillos y lo que exportan nuestros empresarios son sus dólares …, a EEUU.

Por Antonio Limón López.
There was an error in this gadget

Twitter

Archivo de publicados.